Pros y contras de un ani­mal do­més­ti­co

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Luis Mui­ño, psi­co­te­ra­peu­ta

Los hu­ma­nos es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra afron­tar los trau­mas más du­ros, pe­ro a ve­ces nos de­rrum­ba­mos aco­sa­dos por una se­rie de dra­mas co­ti­dia­nos de ba­ja in­ten­si­dad que, cuan­do se acu­mu­lan, nos ha­cen es­ta­llar

Char­les Bu­kows­ki es­cri­bió: “No son las co­sas im­por­tan­tes las que en­vían a un hom­bre al ma­ni­co­mio... sino las se­ries inin­te­rrum­pi­das de pe­que­ñas tra­ge­dias que su­ce­den cons­tan­te­men­te... tam­po­co la muer­te de la per­so­na ama­da, sino el cor­dón del za­pa­to que se rom­pe cuan­do hay pri­sa”. La ex­pe­rien­cia te­ra­péu­ti­ca en­se­ña que a pe­sar de lo que nos ven­den los me­lo­dra­má­ti­cos guio­nes de ci­ne y te­le­vi­sión, los momentos de ba­jón no sue­len ser pro­duc­to de trá­gi­cos acon­te­ci­mien­tos pun­tua­les. Los se­res hu­ma­nos es­ta­mos bien pre­pa­ra­dos pa­ra su­pe­rar los trau­mas es­po­rá­di­cos. Pa­ra lo que no es­ta­mos tan bien equi­pa­dos es pa­ra su­pe­rar las frus­tra­cio­nes co­ti­dia­nas que lle­van años pro­du­cién­do­se. Eso lo ha re­cor­da­do el bió­lo­go Ro­bert Sa­polsky, au­tor de ¿Por qué las ce­bras no tie­nen úl­ce­ra? (Alian­za): “Al ser más in­te­li­gen­tes, los pri­ma­tes re­suel­ven en me­nos tiem­pos sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas y tie­nen más tiem­po li­bre. En vez de es­tar con­ti­nua­men­te pen­dien­tes de fac­to­res que son vi­ta­les, co­mo la ali­men­ta­ción o huir del enemigo, es­tán so­me­ti­dos en mu­cha ma­yor me­di­da a fac­to­res es­tre­san­tes de­ri­va­dos de sus re­la­cio­nes so­cia­les. El pro­ble­ma es que es­tas res­pues­tas se tie­nen que dar an­te te­mo­res más in­de­fi­ni­dos y com­ple­jos y, ade­más, se pre­pa­ran con más an­te­la­ción. Esos tres fac­to­res ha­cen que pa­se­mos del es­trés pun­tual al es­trés glo­bal. Y pa­ra es­te úl­ti­mo, nues­tro or­ga­nis­mo es­tá me­nos pre­pa­ra­do”. Es­te cien­tí­fi­co ar­gu­men­ta que los acon­te­ci­mien­tos ac­ti­va­do­res de la aler­ta que só­lo ocu­rren una vez ca­da mu­cho tiem­po son di­ge­ri­bles. Una cebra, por ejem­plo, pue­de ser per­se­gui­da por un león ham­brien­to: si es de­vo­ra­da de­ja de es­tar es­tre­sa­da; si no, pue­de vol­ver a es­tar tran­qui­la du­ran­te mu­chos días. Y en los dos ca­sos, su es­tó­ma­go dejará de su­frir… Pe­ro los hu­ma­nos –al igual que unas po­cas es­pe­cies, co­mo los ba­buinos– te­ne­mos pro­ble­mas con­ti­nuos que ele­van nues­tro es­trés to­do el tiem­po. Y por eso te­ne­mos úl­ce­ras de es­tó­ma­go. Nues­tras ne­ce­si­da­des psi­co­ló­gi­cas ac­tua­les tie­nen que ver con la ca­pa­ci­dad de to­le­rar el es­trés con­ti­nuo e in­de­fi­ni­do. Y las en­fer­me­da­des de la men­te mo­der­na se re­la­cio­nan con los momentos en que no po­de­mos con esa pre­sión. No só­lo ocu­rre con el es­trés: la de­pre­sión, la an­sie­dad, los trastornos de ali­men­ta­ción o los pro­ble­mas de pa­re­ja –por po­ner al­gu­nos ejem­plos– pro­vie­nen de la su­ce­sión de even­tos ac­ti­va­do­res. Sin em­bar­go, cuan­do se ha­bla de so­lu­cio­nes pa­ra los pro­ble­mas de sa­lud men­tal, la ma­yo­ría de las per­so­nas in­ten­tan en­con­trar el gran re­me­dio. A pe­sar de que sa­be­mos que los pro­ble­mas son mul­ti­fac­to­ria­les, bus­ca­mos de­ses­pe­ra­da­men­te una he­rra­mien­ta de­fi­ni­ti­va in­flui­dos por el mo­de­lo mé­di­co (la cu­ra­ción a tra­vés de un so­lo me­di­ca­men­to). Es una tác­ti­ca con­de­na­da al fra­ca­so: to­dos los te­ra­peu­tas sa­be­mos por ex­pe­rien­cia que fun­cio­nan me­jor diez pe­que­ñas co­sas que una gran so­lu­ción. ¿Y si an­tes de bus­car ese re­me­dio mi­la­gro­so echa­mos un vistazo a nues­tros ac­tos, nues­tros pen­sa­mien­tos y nues­tros sen­ti­mien­tos co­ti­dia­nos pa­ra cam­biar nues­tro es­ta­do de áni­mo? Aquí re­co­pi­la­mos al­gu­nas ideas de hi­gie­ne men­tal que pue­den re­sul­tar úti­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.