Tu­ris­mo pa­ra ver las es­tre­llas

El brillo de es­tre­llas y los fe­nó­me­nos ce­les­tes re­quie­ren un en­torno pri­vi­le­gia­do a sal­vo de la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca. Apun­ta­mos al­gu­nos en­cla­ves ob­je­to de de­seo en to­do el mun­do

La Vanguardia - ES - - PORTADA -

Sin lí­mi­tes pa­ra via­jar. So­bre to­do cuan­do el te­cho es la bó­ve­da ce­les­te. Pe­ro cuan­do la in­ten­ción es es­cu­dri­ñar las es­tre­llas, los pla­ne­tas y fe­nó­me­nos ce­les­tia­les, no sir­ve cual­quier lu­gar. Tan­to es así que la Unesco con­tem­pla que los lu­ga­res de in­te­rés as­tro­nó­mi­co pue­dan de­cla­rar­se pa­tri­mo­nio mun­dial. Au­men­ta el nú­me­ro de per­so­nas que via­jan pa­ra en­con­trar los lu­ga­res más idó­neos pa­ra ver el cie­lo. El lla­ma­do as­tro­tu­ris­mo se es­tá con­vir­tien­do en una al­ter­na­ti­va co­mo des­tino se­gún se ha cons­ta­ta­do en las Pri­me­ras Jor­na­das de Tu­ris­mo As­tro­nó­mi­co ce­le­bra­das en An­da­lu­cía ha­ce ca­si un par de me­ses. Las pro­pues­tas tu­rís­ti­cas es­pe­cia­li­za­das en la as­tro­no­mía se mul­ti­pli­can tan­to en Ca­ta­lun­ya co­mo en Ca­na­rias o La Rio­ja. Al­gu­nas bajo la cer­ti­fi­ca­ción Star­light, una ini­cia­ti­va in­ter­na­cio­nal que to­mó cuer­po le­gal en el año 2009, pe­ro cu­yo pri­mer impulso sur­gió en abril del 2007 en Ca­na­rias a raíz de la De­cla­ra­ción mun­dial en de­fen­sa del cie­lo noc­turno y el de­re­cho a ob­ser­var las es­tre­llas. Star­light es­tá ava­la­do por la Unesco, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Tu­ris­mo y la Unión As­tro­nó­mi­ca In­ter­na­cio­nal. Se tra­ta de un pro­yec­to en el que se con­tem­pla otor­gar cer­ti­fi­ca­cio­nes pa­ra iden­ti­fi­car aque­llos lu­ga­res que reúnen me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra la con­tem­pla­ción del fir­ma­men­to. El pri­mer des­tino Star­light se cer­ti­fi­có en el año 2011, re­cuer­da Luis Mar­tí­nez, di­rec­tor de la Fun­da­ción Star­light. Se tra­ta del em­bal­se de Al­que­va, en Por­tu­gal. Y ac­tual­men­te, seis de los diez que ya lo son o es­tán en pro­ce­so de con­se­guir­lo son es­pa­ño­les. En­tre los que ya lo han ob­te­ni­do se en­cuen­tra el Parc As­tro­nò­mic Mon­tsec en Llei­da, un lu­gar don­de ade­más se desa­rro­llan va­rias ac­ti­vi­da­des di­ri­gi­das a to­do ti­po de vi­si­tan­te, in­clui­dos los más pe­que­ños. Di­cha zo­na es­tá ca­ta­lo­ga­da co­mo uno de los me­jo­res cie­los del mun­do, tan­to por sus ca­rac­te­rís­ti­cas cli­ma­to­ló­gi­cas co­mo por la prác­ti­ca­men­te au­sen­cia de con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca, lo que lo con­vier­te en un en­torno ex­cep­cio­nal, co­mo se­ña­la Sal­va­dor Ri­bas, di­rec­tor cien­tí­fi­co del par­que. Des­de an­tes de los años no­ven­ta, es­ta zo­na ha si­do uti­li­za­da por co­lec­ti­vos de afi­cio­na­dos a la as­tro­no­mía co­mo lu­gar de re­fe­ren­cia pa­ra rea­li­zar sus ob­ser­va­cio­nes. Una de las ac­ti­vi­da­des más so­li­ci­ta­das en es­te par­que es pre­ci­sa­men­te la vi­si­ta noc­tur­na al Cen­tre d’Ob­ser­va­ció de l’Uni­vers. En el edi­fi­cio prin­ci­pal hay una ex­po­si­ción per­ma­nen­te en la que se ha­ce un repaso a los gran­des te­mas de la as­tro­no­mía, des­de el big bang, la for­ma­ción de las ga­la­xias, los agu­je­ros ne­gros o la de­tec­ción de otros pla­ne­tas, has­ta la evo­lu­ción de las es­tre­llas. En la se­gun­da es­truc­tu­ra, iden­ti­fi­ca­da co­mo el Ojo del Mon­tsec, es una ins­ta­la­ción úni­ca en to­do el Es­ta­do, pues­to que es a la vez un pla­ne­ta­rio di­gi­tal mul­ti­me­dia y una pla­ta­for­ma pa­ra la ob­ser­va­ción del cie­lo en di­rec­to. Su cú­pu­la, de 12 me­tros de diá­me­tro, y la pa­red fron­tal se abren com­ple­ta­men­te de­jan­do al vi­si­tan­te bajo la bó­ve­da ce­les­te. Por úl­ti­mo se en­cuen­tra el par­que de los te­les­co­pios, un es­pa­cio re­ser­va­do a la ob­ser­va­ción del fir­ma­men­to tan­to noc­turno co­mo diurno com­pues­to por dos cú­pu­las de ob­ser­va­ción con va­rios te­les­co­pios. Pa­ra la vi­si­ta no ha­ce nin­gu­na preparación es­pe­cial más que el en­tu­sias­mo de de­jar­se sor­pren­der. En Ca­na­rias tam­po­co se que­dan atrás por la ex­cep­cio­na­li­dad de su cie­lo y las ac­ti­vi­da­des que ofre­cen a los vi­si­tan­tes, co­mo se­ña­la Car­me­lo Gon­zá­lez,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.