En jue­go

La Vanguardia - ES - - NEWS - Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

2048 es un jue­go que era del gus­to de Oriol Ripoll has­ta que ha apa­re­ci­do una ac­tua­li­za­ción que no le aca­ba de con­ven­cer

Un buen jue­go de­be te­ner un ob­je­ti­vo cla­ro pa­ra que el ju­ga­dor se­pa en to­do mo­men­to qué de­be ha­cer y una me­ta ase­qui­ble. Aun­que pa­rez­ca fá­cil hay mu­chos ejem­plos que par­ten de una bue­na idea pe­ro que aca­ban fra­ca­san­do por­que o bien no se sa­be exac­ta­men­te qué ha­cer o bien el ob­je­ti­vo es tan com­ple­jo que no se sa­be có­mo lle­gar. Du­ran­te el mes de mar­zo de es­te año sa­lió 2048, un jue­go que era tan sim­ple y cla­ro que pa­re­cía que te­nía la cla­ve del éxi­to. Lo pue­den ju­gar en la web de su crea­dor (Ga­brie­le­Ci­ru­lli.com), con un te­lé­fono in­te­li­gen­te o so­bre una ta­ble­ta tác­til. Cuan­do se co­mien­za la par­ti­da en la pan­ta­lla hay una pa­rri­lla de 4x4 ca­si­llas y dos nú­me­ros. El ju­ga­dor de­be mo­ver los dos nú­me­ros pa­ra que se su­men y con ca­da mo­vi­mien­to apa­re­ce un nue­vo nú­me­ro (los

HAY JUE­GOS QUE PAR­TEN DE UNA BUE­NA IDEA PE­RO FRA­CA­SAN POR­QUE EL OB­JE­TI­VO ES COM­PLE­JO

nú­me­ros só­lo pue­den su­mar­se si son igua­les, si son di­fe­ren­tes se pue­den mo­ver pa­ra que apa­rez­ca una nue­va ci­fra) . El jue­go se aca­ba bien cuan­do no se pue­de rea­li­zar nin­gún mo­vi­mien­to o cuan­do se lle­ga a 2048 . El jue­go ori­gi­nal era así, pe­que­ño y con un ob­je­ti­vo cla­ro. Pe­ro no ha­ce mu­cho apa­re­ció una ac­tua­li­za­ción y el jue­go per­dió el nor­te. Aho­ra cuan­do lle­ga a 2048 se pue­de se­guir ju­gan­do, en mi opi­nión sin nin­gún ti­po de ali­cien­te ya que el jue­go no da pa­ra más, se ha­ce re­pe­ti­ti­vo y po­co in­tere­san­te. Tam­bién se pue­de in­ten­tar su­pe­rar re­tos con un plan­tea­mien­to po­co mo­ti­va­dor co­mo por ejem­plo con­se­guir una se­rie de nú­me­ros con un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de mo­vi­mien­tos. Ha si­do un cre­ci­mien­to en la di­rec­ción equi­vo­ca­da . Dots (WeP­la­yDots.com) ha se­gui­do el ca­mino in­ver­so. El jue­go tam­bién te­nía la sim­pli­ci­dad del éxi­to: ha­bía que unir el má­xi­mo nú­me­ro de pun­tos de un mis­mo co­lor. En es­te ca­so el pro­ble­ma era que el ju­ga­dor no te­nía una me­ta bien de­fi­ni­da. Ini­cial­men­te só­lo te­nía que su­pe­rar su mar­ca, ha­cien­do más pun­tos que en las an­te­rio­res par­ti­das. Es­to ter­mi­na­ba por can­sar: su­pe­rar­se a sí mis­mo es­tá bien, pe­ro ¿has­ta dón­de hay que lle­gar? Sus au­to­res, un equi­po plu­ri­dis­ci­pli­nar de Nue­va York, aca­ban de sa­car una se­gun­da ver­sión del jue­go sin eli­mi­nar la pri­me­ra. Se lla­ma Two Dots y en es­te ca­so se man­tie­ne el mis­mo con­cep­to pe­ro es­ta­ble­cien­do ni­ve­les que sí fun­cio­nan, ya que en ca­da uno los ju­ga­do­res han de re­unir un nú­me­ro de pun­tos o con­se­guir unos re­tos de­ter­mi­na­dos. Es­to ha si­do po­si­ble por­que la es­truc­tu­ra del jue­go per­mi­tía ha­cer ni­ve­les y con­se­guir que ca­da uno fue­ra di­ver­ti­do. Hoy les he pre­sen­ta­do dos jue­gos que han cre­ci­do. Uno lo ha he­cho per­dien­do el nor­te, su ob­je­ti­vo cla­ro, y só­lo ha aña­di­do dis­per­sión sin me­jo­rar el re­to. El otro lo ha ga­na­do por­que ha de­fi­ni­do bien su ob­je­ti­vo en pe­que­ños pa­sos y ca­da una tie­ne sen­ti­do por sí so­lo. Un re­to bien de­fi­ni­do sue­le ser un sín­to­ma de un jue­go bien di­se­ña­do. Cuan­do es­tén pro­ban­do un jue­go y en­cuen­tren que no les atrapa, pien­sen si el pro­ble­ma es­tá en que no sa­ben exac­ta­men­te qué tie­nen que ha­cer. Si es eso, no le den más vuel­tas, por mu­cho que jue­guen con­ti­nua­rán abu­rrién­do­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.