La cas­ta­ña de Da­vid Ca­ra­bén

Hu­bie­ra po­di­do ser fut­bo­lis­ta o bai­la­rín, pe­ro es­co­gió la mú­si­ca o la mú­si­ca lo es­co­gió a él. Li­de­ra des­de ha­ce 15 años Mis­hi­ma

La Vanguardia - ES - - NEWS - Tex­to Cris­ti­na Sáez Fo­tos Lau­ra Gue­rre­ro

Es­to no es lo que pa­re­ce, na­da que ver con una juer­ga o al­go si­mi­lar. El can­tan­te de Mis­hi­ma mues­tra una cas­ta­ña de ver­dad, ¿qué por qué? Eso ya...

aque­lla per­so­na des­co­no­ci­da que me le­gó la cas­ta­ña. Ade­más, siem­pre es agra­da­ble ir to­que­tean­do al­go en el bol­si­llo”. Co­mo pe­rio­dis­ta que es, el epi­so­dio de la cas­ta­ña le ge­ne­ró tan­ta cu­rio­si­dad que in­ves­ti­gó si obe­de­cía a al­gún ti­po de tra­di­ción. “Lle­var una cas­ta­ña en el bol­si­llo es bue­ní­si­mo pa­ra la sa­lud y… cu­ra las al­mo­rra­nas”, ex­pli­ca con voz gra­ve y se­ria, an­tes de es­ta­llar en­tre ri­sas. “Que cons­te que yo no he no­ta­do na­da”.

Can­cio­nes sin es­tri­bi­llo o en las que tar­da una vi­da en lle­gar. Que suben mu­cho pa­ra caer en pi­ca­do. Que ha­blan de ami­gos, de pro­ble­mas, de amor, del ro­mán­ti­co y del que vie­ne des­pués, el real. ¡Can­cio­nes con letras que no hay quien en­tien­da! Al­gu­nas no ap­tas pa­ra ni­ños. Pe­ro que to­das sa­len de re­ta­zos de con­ver­sa­cio­nes, de me­lo­días y pa­la­bras ca­za­das en la ca­lle, de ex­pe­rien­cias, de fra­ses que sue­nan bien, de dos acor­des ras­ga­dos en la gui­ta­rra, de ca­sua­li­da­des y de mu­chas ho­ras de tra­ba­jo “de ofi­ci­na”. “Me gus­ta mo­ver­me en esa fron­te­ra en­tre la vi­da y la obra, que en mi ca­so es po­ro­sa. Quien can­ta no soy yo pe­ro hay mu­cho de mí y de la ban­da. Y eso es lo que te ha­ce ser ori­gi­nal, ser fiel a una ma­ne­ra de ser y no bus­car la ori­gi­na­li­dad per sé”, ex­pli­ca Da­vid Ca­ra­bén (Bar­ce­lo­na, 1973), gui­ta­rris­ta, com­po­si­tor y lí­der de la ban­da ca­ta­la­na Mis­hi­ma. Tam­bién, ase­gu­ra, co­mo les ocu­rre a los ci­neas­tas o a los es­cri­to­res, él se do­cu­men­ta pa­ra com­po­ner. “No ten­go mie­do de de­cir que he sa­ca­do la ma­te­ria pri­ma de aquí o de allá, por­que no soy un ge­nio, sino un ti­po que uti­li­za pa­ra crear otras crea­cio­nes que me ins­pi­ren, que me ayu­den. Des­de una no­ve­la has­ta un cua­dro. Ne­ce­si­to apren­der co­sas nue­vas. Por­que no sé lo su­fi­cien­te. ¿Es eso pop in­te­lec­tual?”. Tal vez lo que le ocu­rrió ha­ce unos años en un mar­ché aux pu­ces, en Fran­cia, al­gún día lo con­vier­ta en can­ción. Al ir­se a com­prar una ame­ri­ca­na, me­tió la mano en uno de los bol­si­llos y des­cu­brió una cas­ta­ña. Tal vez el an­te­rior pro­pie­ta­rio se la de­jó ol­vi­da­da; tal vez qui­so que la he­re­da­ra el nue­vo por­ta­dor de la chaqueta. Quién sa­be. Y des­de en­ton­ces, es­te mú­si­co se la ha ido pa­san­do de abri­go en abri­go. “No lo ha­go por su­pers­ti­ción, ¿eh? –ma­ti­za–. Es tan só­lo una es­pe­cie de cues­tión de res­pe­to por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.