Be­bi­das re­fres­can­tes he­chas en ca­sa

Pa­ra apa­gar la sed, na­da me­jor que el agua. Pe­ro en verano, la com­bi­na­ción de ca­lor y más tiem­po li­bre ha­ce que mu­chas per­so­nas se de­can­ten por los re­fres­cos. Pre­pa­rar­los en ca­sa es la me­jor op­ción pa­ra que, ade­más de apor­tar fres­cor, nu­tran

La Vanguardia - ES - - NEWS - Tex­to Mayte Rius

No ha­ce fal­ta lle­nar la ne­ve­ra de be­bi­das in­dus­tria­les, se pue­den ha­cer en ca­sa con­tro­lan­do las can­ti­da­des de fru­ta y azú­car evi­tan­do con­ser­van­tes in­ne­ce­sa­rios

El verano pro­pi­cia el con­su­mo de re­fres­cos in­clu­so en­tre quie­nes no son be­be­do­res ha­bi­tua­les de los mis­mos. Las ma­yo­res ne­ce­si­da­des de hi­dra­ta­ción im­pul­san a be­ber mu­cho más en­tre ho­ras y dis­pa­ra la ape­ten­cia de be­bi­das con sa­bor y que den sen­sa­ción de fres­cor. Pa­ra sa­tis­fa­cer­la no ha­ce fal­ta lle­nar la ne­ve­ra de bo­te­llas y la­tas con be­bi­das in­dus­tria­les, pues bas­tan unos mi­nu­tos pa­ra ela­bo­rar en ca­sa re­fres­cos de­li­cio­sos y na­tu­ra­les, sin edul­co­ran­tes, con­ser­van­tes, es­ta­bi­li­zan­tes, emul­sio­nan­tes, po­ten­cia­do­res del sa­bor o co­lo­ran­tes ar­ti­fi­cia­les. Los die­tis­tas y nu­tri­cio­nis­tas ase­gu­ran que es­ta es la pri­me­ra ven­ta­ja de los re­fres­cos ca­se­ros fren­te a los in­dus­tria­les, pe­ro no la úni­ca. “La prin­ci­pal es que co­no­ces los in­gre­dien­tes uti­li­za­dos y prin­ci­pal­men­te la can­ti­dad de azú­ca­res aña­di­dos, por­que si el re­fres- co lo ha­ces tú pue­des de­ci­dir cuán­to azú­car po­nes o in­clu­so sus­ti­tuir­lo por edul­co­ran­tes”, ase­gu­ra Cín­tia Fe­rrei­ra Pê­go, miem­bro del Col·le­gi de Die­tis­te­sNu­tri­cio­nis­tes de Ca­ta­lun­ya (Co­di­nu­cat). Y del mis­mo mo­do que se eli­ge la do­sis de azú­car, se eli­ge la de otros in­gre­dien­tes que pue­den ha­cer de un sim­ple re­fres­co una be­bi­da nu­tri­ti­va y sa­lu­da­ble. “Si pre­pa­ras el re­fres­co en ca­sa el tan­to por cien­to de fru­ta lo de­ci­des tú, y sa­bes la ca­li­dad de la fru­ta o del ca­cao que echas, de mo­do que el re­sul­ta­do es un ali­men­to, tie­ne un apor­te nu­tri­cio­nal, mien­tras que el con­te­ni­do del re­fres­co in­dus­trial di­ría­mos que es un in­te­rro­gan­te: fun­da­men­tal­men­te agua y co­lo­ran­tes, azú­ca­res, adi­ti­vos, gas…”, afir­ma Mag­da Car­las, mé­di­co nu­tri­cio­nis­ta. Aho­ra bien, que un re­fres­co sea na­tu­ral y ela­bo­ra­do con in­gre­dien­tes de ca­li­dad no qui­ta que apor­te ca­lo­rías. La fru­ta, las verduras, la le­che o el ca­cao que lle­van la ma­yo­ría de pre­pa­ra­cio­nes no son agua, tie­nen su ener­gía, sus azú­ca­res, y, co­mo se tra­ta de lí­qui­dos, se ab­sor­ben más rá­pi­da­men­te y sa­cian po­co. “La ma­yo­ría de re­fres­cos ca­se­ros com­par­ten con los in­dus­tria­les el in­con­ve­nien­te del al­to con­te­ni­do en azú­ca­res; por eso la be­bi­da re­co­men­da­da pa­ra con­su­mir a lo lar­go del día pa­ra com­ba­tir la sed y la des­hi­dra­ta­ción es el agua, mien­tras que el re­fres­co es al­go que ha de to­mar­se de ma­ne­ra oca­sio­nal”, apun­ta Fe­rrei­ra Pê­go. Car­las coin­ci­de en la ne­ce­si­dad de to­mar con­cien­cia del apor­te ca­ló­ri­co de los re­fres­cos y con­si­de­rar­los un com­ple­men­to nu­tri­ti­vo, un ten­tem­pié, una me­rien­da, un pos­tre o, en el ca­so de los ela­bo­ra­dos con zu­mos de fru­ta, co­mo sus­ti­tu­tos de una de las ra­cio­nes dia­rias. No obs­tan­te, sub­ra­ya que al ela­bo­rar­los en ca­sa se pue­den se­guir al­gu­nas pau­tas pa­ra ha­cer­los más li­ge­ros, co­mo di­luir el zu­mo de fru­ta en agua, re­du­cir al má­xi­mo la do­sis de azú­car o uti­li­zar edul­co­ran­tes, usar le­che se­mi­des­na­ta­da pa­ra los ba­ti­dos… Y su con­se­jo es “ha­cer un re­fres­co de ca­pa­ci­dad li­mi­ta­da, te­nien­do en cuen­ta cuán­tos so­mos y cuán­to va­mos a be­ber”, en lu­gar de pre­pa­rar gran­des ja­rras y de­jar­las en la ne­ve­ra pa­ra po­der ir be­bien­do a lo lar­go del día. “No po­de­mos nu­trir­nos con re­fres­cos; al ser lí­qui­dos la sen­sa­ción de sa­cie­dad que dan es muy ba­ja y te po­drías be­ber dos li­tros, so­bre to­do por­que el sa­bor dul­ce es­ti­mu­la más la sed y des­pués de un re­fres­co quie­res más re­fres­co”, en­fa­ti­za. Fe­rrei­ra Pê­go con­si­de­ra que las me­jo­res op­cio­nes de re­fres­cos ca­se­ros son aque­llas que uti­li­zan in­gre­dien­tes con po­co con­te­ni­do ca­ló­ri­co –agua, hie­lo o ga­seo­sa sin ca­lo­rías–, co­mo gra­ni­za­dos de zu­mo de li­món, tés fríos o zu­mos de fru­tas na­tu­ra­les sin azú­car aña­di­do to­ma­dos de for­ma oca­sio­nal. “Siem­pre es pre­fe­ri­ble con­su­mir la pie­za de fru­ta en­te­ra que en zu­mo, por­que ex­pri­mi­da pier­de la fi­bra y me­ta­bó­li­ca­men­te ac­túa exac­ta­men­te co­mo si con­su­mié­se­mos un zu­mo co­mer­cial en el sen­ti­do de que se ab­sor­ben rá­pi­da­men­te y sa­cian me­nos”, di­ce. Las op­cio­nes pa­ra ela­bo­rar re­fres­cos ca­se­ros son ca­si infinitas. Fru­tas, hortalizas, tés, ca­fé, le­che, ca­cao, es­pe­cias, raí­ces, vino… pue­den com­bi­nar­se de múl­ti­ples ma­ne­ras. Las pre­pa­ra­cio­nes más ha­bi­tua­les son las ba­sa­das en fru­tas –des­de la tra­di­cio­nal li­mo­na­da has­ta el gra­ni­za­do de to­ma­te pa­san­do por los po­los de fru­tas tro­pi­ca­les–, las que par­ten de infusiones –co­mo el té frío– y las de ti­po lác­teo, co­mo la le­che me­ren­ga­da o los ba­ti­dos. En es­tas pá­gi­nas re­co­ge­mos al­gu­nas pro­pues­tas sen­ci­llas y re­fres­can­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.