Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - NEWS - Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

Re­pe­ti­mos nues­tros com­por­ta­mien­tos de una ma­ne­ra cí­cli­ca. Ra­mi­ro Ca­lle ofre­ce al­ter­na­ti­vas a la cua­dra­tu­ra del círcu­lo

PRE­GUN­TA | Me lla­mo To­más y ten­go 68 años. A lo lar­go de mi vi­da he te­ni­do tres re­la­cio­nes a las que po­dría­mos de­no­mi­nar­las co­mo plan A, plan B y plan C. El plan A fue mi ma­tri­mo­nio que aca­bó en di­vor­cio 14 años más tar­de. El plan B re­sul­tó ser la chi­ca más gua­pa y lis­ta del bai­le, pe­ro no de­bí creér­me­lo del to­do por­que la re­la­ción ter­mi­nó a los sie­te años. Cuan­do a los 61 años ini­cié el plan C, la ter­ce­ra y ac­tual re­la­ción, es­ta­ba con­ven­ci­do de me­re­cer una ter­ce­ra opor­tu­ni­dad. Hoy, sie­te años más tar­de, por suer­te, o por des­gra­cia, se me han abier­to los ojos y me es­toy dan­do cuen­ta de que mi ac­tual plan C se pa­re­ce ca­da vez más al plan A. He leí­do que nues­tra men­te crea la reali­dad. Yo no voy a de­cir ni que sí ni que no. Sin em­bar­go es­toy con­ven­ci­do de que so­mos he­re­de­ros de nues­tras cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas. En otras pa­la­bras: uno sos­pe­cha en el úl­ti­mo tra­mo de

SO­MOS VÍC­TI­MAS DE NUES­TROS VIE­JOS PA­TRO­NES RE­PI­TIEN­DO SI­TUA­CIO­NES PE­RO PUE­DE CAM­BIAR­SE

la vi­da que la ha mal­gas­ta­do in­ter­pre­tan­do a al­guien que, en reali­dad, no es. Y an­te mí se me apa­re­ce el abis­mo, no só­lo un abis­mo par­ti­cu­lar, sino tam­bién político ha­cien­do bue­na la pro­fe­cía de T.S. Eliot: “El pre­sen­te y el pa­sa­do / Tal vez se ha­llan pre­sen­tes en el fu­tu­ro / Y el fu­tu­ro con­te­ni­do en el pa­sa­do”.

RES­PUES­TA | Hola To­más, plan­teas asun­tos muy in­tere­san­tes y que ins­pi­ra­rían mu­chas pá­gi­nas. Quie­ro an­tes que na­da ha­cer re­fe­ren­cia a una ins­truc­ción orien­tal que re­za: “So­mos he­re­de­ros de nues­tra men­te y de ella he­re­da­re­mos lo que a par­tir de es­te mo­men­to so­bre ella ha­ga­mos”. Ca­da uno de no­so­tros, por ejem­plo, de aquí a un año re­ci­bi­rá aque­llo que ha­ya he­cho en su men­te. Si na­da ha he­cho pa­ra cam­biar­la, na­da re­ci­bi­rá. La men­te es­tá lle­na de con­di­cio­na­mien­tos: cli­chés so­cio­cul­tu­ra­les y los pa­tro­nes fa­mi­lia­res, así co­mo las pro­pias ex­pe­rien­cias, los com­ple­jos, trau­mas y un lar­go et­cé­te­ra. To­do ello le ro­ba a la per­so­na li­ber­tad e in­de­pen­den­cia. Ca­da uno, sin em­bar­go, pue­de ir po­nien­do las con­di­cio­nes pa­ra arro­jar far­dos psí­qui­cos por la bor­da y em­pe­zar a vi­vir en ba­se a los pro­pios de­seos, sue­ños y mo­ti­va­cio­nes y no só­lo en ba­se a los de los de­más. La his­to­ria psi­co­ló­gi­ca tien­de a re­pe­tir­se. En­tra­mos en un cir­cui­to re­pe­ti­ti­vo de creen­cias pres­ta­ble­ci­das y con­di­cio­na­mien­tos psí­qui­cos y en­ton­ces al fi­nal se per­pe­túan si­tua­cio­nes que nos atra­pan. Lo más fa­cil es car­gar la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre los otros, pe­ro la ver­da­de­ra res­pon­sa­bi­li­dad es­tá en uno y su fal­ta a ve­ces de vi­sión cla­ra y sa­bia de­ter­mi­na­ción. Al fi­nal con­ver­ti­mos lo nue­vo en vie­jo, el plan C en el plan A y si lle­ga el ca­so el plan D en el plan B. Aca­rrea­mos con­duc­tas an­te­rio­res que con­ta­mi­nan las pos­te­rio­res. So­mos víc­ti­mas de nues­tros vie­jos pa­tro­nes, pe­ro po­de­mos em­pe­zar se­ria­men­te a tra­tar de cam­biar­los y po­der in­ten­tar sa­lir fue­ra del ca­lle­jón sin sa­li­da en el que es­ta­mos. Se pue­de ha­cer. Fá­cil no es; po­si­ble, sí. Mu­cha gen­te cree que bas­ta con cam­biar las cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas, pe­ro hay que cam­biar tam­bién las in­ter­nas. Ca­da uno es res­po­na­ble de sus pro­pios ac­tos y de sus con­se­cuen­cias. Es­ta­mos muy li­mi­ta­dos y más en una so­cie­dad que con­fa­bu­la con­tra el in­di­vi­duo. Pe­ro pue­des con­quis­tar ca­da día un po­co más de dis­cer­ni­mien­to y así lo­grar que la ac­ción sea más dies­tra y te­ner una men­te li­bre y fres­ca pa­ra que el plan A no de­gra­de el plan C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.