Bron­cear­se con tac­to

To­mar el sol y po­ner­se mo­re­nos (sin que­mar­se) es un ar­te. Des­de la elec­ción del fac­tor de pro­tec­ción, pa­san­do por la can­ti­dad a apli­car has­ta las ho­ras de ex­po­si­ción, mu­chos creen sa­ber­lo to­do so­bre el bronceado per­fec­to, pe­ro...

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Un ra­yo de sol (“Sha la la la la, oh oh oh”). Me tra­jo tu amor, co­mo di­ce la cé­le­bre can­ción, pe­ro si no se to­man precauciones tam­bién pue­de traer al­gu­na ma­la sor­pre­sa pa­ra nues­tra piel. Que­ma­du­ras, es­co­zo­res, es­ca­mas o en­fer­me­da­des cu­tá­neas más gra­ves. Una ame­na­za que mu­chos pa­re­cen sub­es­ti­mar. Al­gu­nas en­cues­tas, co­mo la lle­va­da a ca­bo por la re­vis­ta Eros­ki Con­su­mer, in­di­can que un 12% no com­pra ha­bi­tual­men­te cre­mas so­la­res y un 19% confiesa no pro­te­ger­se nun­ca du­ran­te las vacaciones, por­cen­ta­je que en verano se dis­pa­ra has­ta el 25%. Y no. Hay que em­pe­zar des­de pe­que­ños a ser cons­cien­te de la im­por­tan­cia de una co­rrec­ta ex­po­si­ción so­lar, por­que la piel tie­ne me­mo­ria. Re­cuer­da las que­ma­du­ras im­por­tan­tes re­ci­bi­das du­ran­te la in­fan­cia, que son fac­tor de ries­go pa­ra desa­rro­llar en­fer­me­da­des en la vi­da adul­ta. Di­cen que en­tre el 50% y el 80% de la ex­po­si­ción so­lar que un in­di­vi­duo re­ci­be en to­da su vi­da se rea­li­za en los 18-20 pri­me­ros años. Por lo tan­to, es ne­ce­sa­rio pro­te­ger­se des­de eda­des tem­pra­nas. Asi­mis­mo, to­dos te­ne­mos un lla­ma­do capital so­lar que ad­mi­nis­trar pa­ra no que­mar (li­te­ral­men­te) los car­tu­chos an­tes de tiem­po. “El hom­bre de piel blan­ca pue­de ab­sor­ber 900 ju­lios de ener­gía so­lar al año. En cam­bio, el de piel mo­re­na lle­ga a los 1.500. Es una ener­gía que se acu­mu­la a lo lar­go del tiem­po. Por lo tan­to, si se to­ma sol en ex­ce­so

aca­ba­mos per­ju­di­can­do la piel, por­que su­pe­ra­mos los ni­ve­les per­mi­ti­dos”, ex­pli­ca Da­vid For­tuny i Or­mad, dermatólogo de la clí­ni­ca Sa­gra­da Fa­mí­lia. La guía de pro­tec­ción so­lar ela­bo­ra­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad y Con­su­mo, el Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios Ofi­cia­les de Far­ma­céu­ti­cos y la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la con­tra el Cán­cer (AECC) pro­por­cio­na al­gu­nas recomendaciones. Pa­ra em­pe­zar, cuan­do se va a to­mar el sol, se ex­po­ne la piel a la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta. Hay dos ti­pos que in­te­re­san de cer­ca: los ra­yos UVA y UVB. Los pri­me­ros cau­san el fotoenvejecimiento de la piel y la apa­ri­ción de man­chas y de arru­gas. Son ra­yos que in­clu­so atra­vie­san las nu­bes cuan­do el cie­lo es­tá gris o ac­túan des­de los cris­ta­les de las ven­ta­nas. Por lo tan­to, un día nu­bla­do y con vien­to y fres­cor pue­de ser muy en­ga­ño­so, por­que se si­gue es­tan­do ex­pues­tos a es­tos ra­yos. Los UVA pe­ne­tran en pro­fun­di­dad y pue­den des­en­ca­de­nar al­gu­nas aler­gias. La ra­dia­ción UVB es la más vi­si­ble: es la que que­ma y que, un día des­pe­ja­do, ha­ce que uno se pon­ga mo­reno. Son ra­yos con mu­cha ener­gía, aun­que pe­ne­tran po­co en la piel. Son los res­pon­sa­bles del eritema y del en­ro­je­ci­mien­to. Aho­ra bien, uno tie­ne que pro­te­ger­se no só­lo en la pla­ya o en la pis­ci­na, sino en to­das par­tes, siem­pre que ha­ya sol. En es­te sen­ti­do, la mon­ta­ña pue­de lle­gar a ser peor que la pla­ya. Ca­da 300 me­tros de al­ti­tud las ra­dia­cio­nes se in­cre­men­tan un 4%. Y aten­ción: apro­xi­ma­da­men­te un 90% de los ra­yos ul­tra­vio­le­tas pa­sa a tra­vés de las nu­bes. El agua (un 25%), la nie­ve (un 80%) y la are­na (un 15%) y la hier­ba (un 10%) po­ten­cian el efec­to de las ra­dia­cio­nes so­la­res co­mo un es­pe­jo. En la som­bra o bajo una som­bri­lla, la ra­dia­ción so­lar pue­de dis­mi­nuir has­ta un 50%. Pe­ro las ra­dia­cio­nes se re­fle­jan igual­men­te y pue­den in­ci­dir. La ubi­ca­ción, la tem­po­ra­da y la ho­ra tam­bién cuen­tan a la ho­ra de to­mar el sol. La teo­ría sos­tie­ne que hay que evi­tar en­tre las 12 y las 16h. Pe­ro se re­fie­re a la ho­ra so­lar, no le­gal. Por lo tan­to aquí en Es­pa­ña se­ría en­tre las dos y las seis de la tar­de. Y cuan­to más cer­ca uno es­té cer­ca del ecua­dor, más los ra­yos del sol in­ci­di­rán ver­ti­cal­men­te so­bre la tie­rra. He­chas es­tas pre­mi­sas, es im­pres­cin­di­ble po­ner­se un pro­tec­tor so­lar. ¿Cuál? Los fo­to­pro­tec­to­res con­tie­nen sus­tan­cias quí­mi­cas o fí­si­cas (los fil­tros) que son ca­pa­ces de ab­sor­ber o re­fle­jar las ra­dia­cio­nes, pro­te­gien­do la piel de los efec­tos da­ñi­nos de las mis­mas. Los fil­tros inor­gá­ni­cos, es de­cir fí­si­cos, van muy bien pa­ra ni­ños me­no­res de 3 años, re­sis­ten al agua, re­fle­jan las ra­dia­cio­nes (en lu­gar de ab­sor­ber­las) y son ino­cuos en cuan­to a to­xi­ci­dad (los más co­mu­nes son el dió­xi­do de ti­ta­nio y el óxi­do de zinc). Las cre­mas tie­nen en su eti­que­ta el lla­ma­do fac­tor de pro­tec­ción so­lar, co­no­ci­do co­mo SPF. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­te nú­me­ro? Es un coeficiente que in­di­ca cuán­to tiem­po uno pue­de ex­po­ner­se al sol sin ha­cer­se da­ño. Fun­cio­na cal­cu­lan­do los mi­nu­tos que nor­mal­men­te tar­da­ría la piel de un in­di­vi­duo en em­pe­zar a que­mar­se si no se lle­va­ra pro­tec­ción al­gu­na. Por ejem­plo, si uno tar­da quin­ce mi­nu­tos, al apli­car­se una cre­ma fac­tor 6, se mul­ti­pli­ca ese tiem­po por el fac­tor (15x6) y el re­sul­ta­do es de 90 mi­nu­tos. Así, en teo­ría, la per­so­na con es­ta cre­ma po­drá to­mar sol du­ran­te una ho­ra y me­dia sin co­rrer ries­go. Y aquí en­tra un jue­go un fac­tor esen­cial: el ti­po de piel. Al­gu­nos pre­ci­sa­rán una pro­tec­ción más al­ta que otros. El fo­to­ti­po os­ci­la des­de I, has­ta IV (o in­clu­so más, co­mo las per­so­nas de piel ne­gra). En la fran­ja más ba­ja en­con­tra­mos a los in­di­vi­duos de piel blan­ca, pe­li­rro­jos, ojos cla­ros, pe­cas. Es­te co­lec­ti­vo se­rá el que de­be­rá po­ner­se la ma­yor pro­tec­ción. No por usar una pro­tec­ción so­lar al­ta uno no se pon­drá mo­reno. Al con­tra­rio, el bronceado se­rá pro­gre­si­vo y más du­ra­de­ro. Las per­so­nas de piel os­cu­ra tam­bién de­be­rán po­ner­se cre­ma, aun­que bas­ta­rá una con pro­tec­ción más ba­ja. En cuan­to al fac­tor, tam­po­co hay que ob­se­sio­nar­se con los nú­me­ros. De he­cho, hay es­tu­dios que han de­mos­tra­do que los pro­tec­to­res so­la­res de más de 50 prác­ti­ca­men­te pro­te­gen lo mis­mo que 60, 90 o 100 y que la di­fe­ren­cia que hay en­tre un fac­tor 25 y un 50 es me­nos del do­ble en cuan­to a pro­tec­ción. Asi­mis­mo, el tér­mino pan­ta­lla to­tal es un tan­to en­ga­ño­so, por­que nin­gu­na cre­ma ofre­ce una ba­rre­ra to­tal fren­te a las ra­dia­cio­nes del sol. Por lo tan­to, los ex­per­tos pre­fie­ren ha­blar de pro­tec­ción ba­ja, me­dia, al­ta o muy al­ta pa­ra evi­tar con­fu­sio­nes. La ex­po­si­ción tie­ne que ser pro­gre­si­va. Diez mi­nu­tos es un buen co­mien­zo pa­ra pre­pa­rar la piel. Es­tán equi­vo­ca­dos los que pien­san que po­nién­do­se un fac­tor bajo los pri­me­ros días se pon­drán mo­re­nos an­tes y así es­ta­rán lis­tos en po­co tiem­po pa­ra to­mar ra­yos el res­to del verano. Lo der­ma­tó­lo­gos re­co­mien­dan no em­pe­zar nun­ca con un pro­tec­tor me­nor de 15, in­clu­so con piel muy os­cu­ra. En efec­to, la pig­men­ta­ción in­me­dia­ta no pro­te­ge con­tra las fu­tu­ras que­ma­du­ras so­la­res. Só­lo una vez que la piel aca­be sin­te­ti­zan­do la me­la­ni­na, en­ton­ces, al ca­bo de unos días –con la ayu­da de los men­cio­na­dos pro­tec­to­res–, se irá cons­ti­tu­yen­do una de­fen­sa na­tu­ral y un bronceado du­ra­de­ro y re­sis­ten­te. Y cuan­do con­si­ga un buen co­lor, tam­po­co hay que can­tar vic­to­ria. Aun­que el mo­reno ac­túa –par­cial­men­te– co­mo ba­rre­ra na­tu­ral fren­te a las que­ma­du­ras (UVB), no sir­ve pa­ra fre­nar los ra­yos UVA, que pe­ne­tran en la piel. “En las ex­po­si­cio­nes so­la­res pos­te­rio­res al bronceado tam­bién es im­por­tan­te se­guir pro­te­gien­do la piel con fil­tros so­la­res y uti­li­zar pro­tec­ción ocu­lar con ga­fas re­gla­men­ta­rias, así co­mo lle­var ro­pa ade­cua­da pa­ra li­mi­tar la ex­po­si­ción de zo­nas más vul­ne­ra­bles co­mo la ca­ra, el es­co­te, los hom­bros o la par­te su­pe­rior de la es­pal­da”, re­co­mien­dan des­de Ni­vea. To­dos los pro­tec­to­res so­la­res pro­te­gen de los ra­yos UVB, res­pon­sa­bles de las te­mi­das que­ma­du­ras cu­tá­neas. Sin em­bar­go, a la su­per­fi­cie de la Tie­rra lle­gan apro­xi­ma­da­men­te 10 ve­ces más ra­yos UVA que ra­yos UVB. Por ello, se­ría con­ve­nien­te com­pro­bar

que la cre­ma pro­te­ja tam­bién de es­tos pa­ra re­tar­dar el en­ve­je­ci­mien­to de la piel (así de­be re­fle­jar­se en el en­va­se, con el se­llo UVA den­tro de un círcu­lo). El va­lor de re­fe­ren­cia pa­ra me­dir el fac­tor de pro­tec­ción de los UVA es el PPD, el ín­di­ce de la ca­pa­ci­dad de de pro­du­cir pig­men­ta­ción en la piel du­ra­de­ra o in­me­dia­ta. El PPD pre­sen­ta los si­guien­tes ín­di­ces: 2 (dé­bil), 4 (me­dio), 8 (fuer­te) y 14 (muy fuer­te). Es­te fac­tor no sue­le es­tar in­di­ca­do en el en­va­se y es lo que cer­ti­fi­ca la pro­tec­ción con­tra los UVA . Por lo ge­ne­ral, un pro­tec­tor equi­li­bra­do es el que tie­ne una re­la­ción en­tre SPF (el co­no­ci­do fac­tor de pro­tec­ción so­lar) y PPD in­fe­rior o igual a 3. “Es im­pres­cin­di­ble que el pro­duc­to ten­ga una aso­cia­ción de fil­tros, de ma­ne­ra que pro­te­jan fren­te a to­das las ra­dia­cio­nes”, in­di­can des­de La­bo­ra­toi­res Vichy. Hay que ser bas­tan­te ge­ne­ro­sos en el mo­men­to de po­ner­se el pro­tec­tor. “La ma­yor par­te de la gen­te lo apli­ca mal”, aler­ta Da­vid For­tuny i Or­mad. La do­sis re­co­men­da­da es de 2 mg/cm2 de for­ma uni­for­me, so­bre la piel se­ca, por lo me­nos me­dia ho­ra an­tes de la ex­po­si­ción al sol. Un tru­co apro­xi­ma­do con­sis­te en apli­car una can­ti­dad de cre­ma que co­rres­pon­da por lo me­nos a la su­per­fi­cie de la pal­ma de una mano o el equi­va­len­te de seis cu­cha­ra­di­tas de ca­fés. Des­de Ni­vea re­cuer­dan que “una can­ti­dad in­di­ca­ti­va es ex­ten­der una lí­nea de cre­ma des­de la punta del de­do ín­di­ce has­ta la mu­ñe­ca, pa­san­do a lo lar­go de to­da la pal­ma de la mano. Con un for­ma­to spray se re­quie­ren al­re­de­dor 10 pul­ve­ri­za­cio­nes en ca­da una de las zo­nas del cuer­po”, aña­den. Lo de la can­ti­dad tie­ne más im­por­tan­cia que lo que se pien­sa. Hay es­tu­dios que in­di­can que la gen­te só­lo se po­ne una cuar­ta par­te de lo que se­ría ne­ce­sa­rio. Así, por mu­cho que una per­so­na use un fac­tor 40, si se po­ne una cuar­ta par­te es co­mo si usa­ra un fac­tor 10. Pa­ra pro­te­ger los la­bios, me­jor apli­car lá­pi­ces o ba­rras fo­to­pro­tec­to­ras, que son más efi­ca­ces. Hay que vol­ver a apli­car el pro­tec­tor ca­da dos o tres ho­ras y re­pe­tir cons­tan­te­men­te la apli­ca­ción. En el mer­ca­do hay va­rios ti­pos, des­de cre­mas has­ta ge­les. Las pre­fe­ren­cias tam­bién cuen­tan en la elec­ción, por­que hay per­so­nas que no so­por­tan la sen­sa­ción de la cre­ma en la piel y sin em­bar­go otras se sien­ten más pro­te­gi­das cuan­do la no­tan. Si us­ted se su­mer­ge a na­dar, se­gui­rá to­man­do sol ya que el 95% de los UV pe­ne­tran en el agua. Lo de la re­sis­ten­cia al agua que pre­su­men mu­chos pro­tec­to­res, es cier­to pe­ro en par­te. Aun­que se pro­cla­me que la ca­pa­ci­dad pro­tec­to­ra pue­de man­te­ner­se in­clu­so des­pués de una in­mer­sión en el agua (las wa­ter­proof lle­gan in­clu­so a 80 mi­nu­tos), los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan re­pe­tir la apli­ca­ción des­pués de un ba­ño de 20 mi­nu­tos. Y hay que se­car­se con cui­da­do la piel, por­que las go­tas de agua pue­den ac­tuar co­mo lu­pa y al­te­rar las pro­pie­da­des de los fo­to­pro­tec­to­res. Be­ber agua, du­char­se, y uti­li­zar cre­ma hi­dra­tan­te ayu­da. Lle­var sombrero o go­rra, ca­mi­se­ta y ga­fas de sol, tam­bién. Así, co­mo al­gu­nos ali­men­tos. Pa­ra me­jo­rar nues­tro bronceado–se­ña­lan des­de Ni­vea So­lar–, es im­por­tan­te in­ge­rir en­tre dos y tres li­tros de lí­qui­dos: agua, zu­mos, so­pas. Y man­te­ner una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da ri­ca en verduras o fru­tas de co­lor ro­jo anaran­ja­do: za­naho­rias, ca­la­ba­za, fre­sas, al­ba­ri­co­que, me­lo­co­tón... Gra­cias al al­to con­te­ni­do en be­ta­ca­ro­te­nos que tie­nen es­tos ali­men­tos, ayu­da­rán a con­se­guir un bronceado más uni­for­me. “So­mos lo que co­me­mos, la na­tu­ra­le­za es sa­bia y ca­da épo­ca nos ofre­ce pro­duc­tos idó­neos. Los pimientos ro­jos, los to­ma­tes o las ce­re­zas tie­nen sus­tan­cias ayu­dan la fo­to­pro­tec­ción. Lo mis­mo la san­día, las es­pi­na­cas, los li­mo­nes o el gaz­pa­cho”, con­fir­ma el dermatólogo Da­vid For­tuny i Or­mad . Los com­ple­men­tos ali­men­ta­rios re­fuer­zan las de­fen­sas de la piel, pe­ro no pro­te­gen en sí de los ra­yos UV. En cuan­to a las con­tro­ver­ti­das se­sio­nes de ra­yos en las ca­bi­nas de bronceado no es ver­dad que pre­pa­ran la piel pa­ra el sol. El mo­reno que pro­por­cio­nan no es du­ra­de­ro y hay es­tu­dios que aler­tan in­clu­so so­bre po­si­bles efec­tos no­ci­vos a lar­go pla­zo. Usar co­lo­nias, des­odo­ran­tes y otros ti­pos de cos­mé­ti­cos pue­de ser pe­li­gro­so, ya que es­tos fa­vo­re­cen la apa­ri­ción de man­chas. El ma­qui­lla­je, sin fo­to­pro­tec­to­res aso­cia­dos, pro­por­cio­na un gra­do de pro­tec­ción so­lar equi­va­len­te a un 4. Por lo tan­to, no pue­den ser subs­ti­tu­tos de cre­mas. Si la cre­ma ha es­ta­do mu­cho tiem­po so­me­ti­da a al­tas tem­pe­ra­tu­ras (en el co­che o en la pla­ya), pue­de ha­ber per­di­do efi­ca­cia ya que al­gu­nos com­po­nen­tes, que no son es­ta­bles, con el tiem­po se de­gra­dan. Es el ca­so de aque­llos bo­tes que no tie­nen cie­rre ti­po spray y que ca­da vez que se apli­can de­jan que en­tre ai­re en su in­te­rior. “Bas­ta fi­jar­se y ver si, una vez que se vuel­van a usar, la cre­ma ha desa­rro­lla­do una ca­pa acei­to­sa el lí­qui­do o si se ha vuel­to opa­co”, se­ña­la For­tu­na i Or­mad. Por lo tan­to, me­jor com­prar una nue­va cre­ma cuan­do em­pie­za la tem­po­ra­da. ¿Y des­pués? “Los cui­da­dos es­pe­cí­fi­cos tras la ex­po­si­ción so­lar, pa­ra cal­mar y reacon­di­cio­nar una piel sen­si­bi­li­za­da por la ra­dia­ción son más im­por­tan­tes de lo que pu­die­ra pa­re­cer, y por ello los af­ter sun son la me­jor elec­ción”, afir­man des­de Ni­vea. Eso sí: si apa­re­cen am­po­llas, en­ton­ces ha­brá que re­cu­rrir a un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co. Por cier­to, los ni­ños me­no­res de 3 años nun­ca de­ben ser ex­pues­tos al sol ya que su piel es muy in­ma­du­ra y no tie­ne res­pues­ta an­te el sol. Al­gu­nos pa­dres creen que los más pe­que­ños tie­nen que to­mar el sol por­que le va a sen­tar bien. En efec­to, nues­tro or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta sol pa­ra sin­te­ti­zar vi­ta­mi­na D. Pe­ro bas­tan po­cos mi­nu­tos pa­ra que es­to ocu­rra, in­clu­so un pa­seo al ai­re li­bre es su­fi­cien­te. En cam­bio, es­tá de­mos­tra­do que uno se bron­cea me­nos con el pa­so de los años. La can­ti­dad me­la­ni­na, el pig­men­to que pro­du­ce nues­tra piel pa­ra de­fen­der­nos del sol a par­tir de los 30 años em­pie­za a dis­mi­nuir un 10% ca­da año. A par­tir de cier­ta edad, no hay na­da co­mo leer un buen li­bro en la som­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.