SO­SIE­GO EN LA MEN­TE Y EL ES­TÓ­MA­GO

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

PRE­GUN­TA | Se­ñor Ca­lle, le si­go por sus li­bros des­de ha­ce mu­chos años. Tam­bién prac­ti­co la re­la­ja­ción a tra­vés de su web. Me lla­mo Leo­nar­do y acu­do a us­ted por un pro­ble­ma que ter­mi­na por qui­tar­me mu­cha ale­gría, aun­que pa­rez­ca bo­bo. Ten­go 42 años y soy muy ner­vio­so. Tan­to es así que he ter­mi­na­do por da­ñar­me el apa­ra­to di­ges­ti­vo. Cuan­do me agi­to es co­mo si una lanza me atra­ve­sa­se la bo­ca del es­tó­ma­go. Quie­ro pre­gun­tar­le si de­bo pro­lon­gar las se­sio­nes de re­la­ja­ción, pues só­lo prac­ti­co cin­co mi­nu­tos o así. Al ser muy au­toe­xi­gen­te, me ator­men­to sin ne­ce­si­dad en cuan­to creo que en al­go he fa­lla­do. Me ate­rra el fra­ca­so o fa­llar en al­go en lo que ha­bía pues­to mu­chas ex­pec­ta­ti­vas. A ve­ces ten­go ta­les con­trac­tu­ras que ni si­quie­ra mi ma­sa­jis­ta me ali­via. Soy bas­tan­te com­pe­ten­te en mi tra­ba­jo, pe­ro nun­ca me sien­to a la al­tu­ra y a ve­ces me au­to­rre­pro­cho sin cesar. Mi

LA HU­MIL­DAD NOS CU­RA; AYU­DA A ACEP­TAR­NOS Y A NO FOR­CE­JEAR CON NO­SO­TROS MIS­MOS

mu­jer es­tá un po­co har­ta de mí y yo, sin­ce­ra­men­te, más aún. Gra­cias por aten­der­me y oja­lá pue­da res­pon­der­me.

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­do Leo­nar­do, gra­cias por tu sin­ce­ri­dad y por es­cri­bir­me. An­tes que na­da, sí, tie­nes tra­tar de cam­biar tu en­fo­que, mo­di­fi­car tu ac­ti­tud, to­már­te­lo de otra ma­ne­ra. To­dos fra­ca­sa­mos, y por eso va­mos apren­dien­do; fa­lla­mos y por eso po­de­mos co­rre­gir. Co­mo tu ac­ti­tud es de­ma­sia­do au­toe­xi­gen­te y siem­pre quie­res es­tar a la al­tu­ra de tu yo idea­li­za­do o de un pa­trón de­ter­mi­na­do, eso te pro­du­ce an­sie­dad y esa an­sie­dad se so­ma­ti­za y te cau­sa des­ór­de­nes di­ges­ti­vos y con­trac­tu­ras. Por un la­do tie­nes que tra­tar de va­riar tu en­fo­que, por­que tan no­ci­va es la ex­ce­si­va au­to­exi­gen­cia co­mo la au­to­in­dul­gen­cia des­me­su­ra­da. Hay que en­con­trar un pun­to de equi­li­brio en­tre uno y otro ex­tre­mo. Por otro la­do, hay que re­cu­rrir a las téc­ni­cas de aquie­ta­mien­to, a esas que le otor­gan so­sie­go a la men­te y se­dan el sis­te­ma ner­vio­so. O sea, tie­nes que tra­ba­jar por dos la­dos: mo­di­fi­car tu ac­ti­tud y ac­ti­var la re­la­ja­ción, sí, pe­ro no cin­co mi­nu­tos, sino apli­car­te a se­sio­nes de quin­ce mi­nu­tos, tra­tan­do de aflo­jar to­do lo que pue­das el cuer­po, pe­ro des­pués tra­tar de se­re­nar la men­te, sea pro­fun­di­zan­do más en la sen­sa­ción de re­la­ja­ción o co­nec­tan­do la men­te con la res­pi­ra­ción o sin­tien­do las sen­sa­cio­nes en las pal­mas de las ma­nos. Te pue­den ser muy úti­les las res­pi­ra­cio­nes ab­do­mi­na­les, muy se­da­ti­vas, eje­cu­tán­do­las len­ta y pau­sa­da­men­te por la na­riz y con­du­cien­do el ai­re al vien­tre y al es­tó­ma­go. In­clu­so al to­mar el ai­re, men­ta­li­za que te lle­na de quie­tud, y al ex­ha­lar­lo, que te li­bras de cual­quier sen­sa­ción de ten­sión o an­sie­dad. En­sa­ya asu­mir el fra­ca­so co­mo apren­di­za­je y de ahí el ada­gio: “El que fra­ca­sa una vez se de­pri­me, pe­ro el que lo ha­ce tres ve­ces es un maes­tro”. Los au­to­rre­pro­ches o el au­to­des­dén nos neu­ro­ti­zan y des­gas­tan. Cuan­do sien­tas que el ai­re no te en­tra –sín­to­ma de an­sie­dad– tra­ta de re­la­jar­te y no fuer­ces la res­pi­ra­ción. Eres una per­so­na efi­cien­te, así que con­gra­tú­la­te de ello y no cai­gas en la tram­pa nar­ci­sis­ta de que­rer ser su­per­mán. La hu­mil­dad tam­bién cu­ra mu­chos ma­les, y nos ayu­da a acep­tar­nos y, por tan­to, a no for­ce­jear inú­til­men­te con no­so­tros mis­mos.

Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.