EL CHIS­TE MÁS GRA­CIO­SO DEL MUN­DO

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Se­gún Ri­chard Wi­se­man, psi­có­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Hert­fords­hi­re (Reino Uni­do), y ex­per­to en in­ves­ti- ga­cio­nes ra­ras, de las que se han he­cho eco pu­bli­ca­cio­nes del pres­ti­gio de New Scien­tist –que re­co­gió un es­tu­dio de Wi­se­man en el que se ex­pli­ca­ba por qué los pa­tos son los ani­ma­les más gra­cio­sos, así co­mo la per­so­na­li­dad de las verduras–, el chis­te más

gra­cio­so del mun­do, es de­cir, aquel que más car­ca­ja­das pro­vo­ca con in­de­pen­den­cia de la na­cio­na­li­dad, el se­xo o la edad de los oyentes, es el si­guien­te: “Dos ca­za­do­res van por el bos­que y uno de ellos de pron­to se des­plo­ma y pa­re­ce que ya no res­pi­ra. El otro lla­ma por te­lé­fono al nú­me­ro de emer­gen­cias y pre­gun­ta: –Mi ami­go es­tá muer­to, ¿qué de­bo ha­cer? –Tran­qui­lo, –le res­pon­de un hom­bre al otro la­do de la lí­nea–. Pri­me­ro te­ne­mos que sa­ber con se­gu­ri­dad si es­tá muer­to. Se pro­du­ce un si­len­cio. Y lue­go se es­cu­cha un ti­ro. El ca­za­dor re­to­ma el mó­vil: –Muy bien, ya es­tá, ¿y aho­ra?”. Pe­se a que el an­te­rior chis­te ob­tu­vo el res­pal­do del 55% de los 350.000 in­ter­nau­tas de 70 paí­ses que ac­ce­die­ron a par­ti­ci­par en es­te es­tu­dio, ha­bría mu­cho que de­cir so­bre la jus­ti­cia del ve­re­dic­to. Por ejem­plo, se­gún de­cla­ró so­bre es­te par­ti­cu­lar Jo­sé Or­dó­ñez, un co­lom­biano ca­paz de es­tar 60 ho­ras se­gui­das en la ra­dio con­tan­do chis­tes, a la re­vis­ta

El Tiem­po, “cual­quier chis­te pue­de ser el me­jor del mun­do”, pues to­do de­pen­de del lu­gar, el mo­men­to, de quién cuen­ta el chis­te y de quién lo es­cu­cha. Tan­to es así que el pro­pio Wi­se­man, el im­pul­sor de es­ta in­ves­ti­ga­ción tan se­ria en la que co­la­bo­ró The Bri­tish Scien­ce As­so­cia­tion, re­co­no­ce que el chis­te más gra­cio­so del mun­do no es el de los ca­za­do­res (su ori­gen, al pa­re­cer, fue una bro­ma de Gur­pal Go­sall, un psi­quia­tra de Man­ches­ter), sino el que si­gue: “Dos pa­tos es­tán en un es­tan­que y uno di­ce ‘Cuac’, a lo que el otro res­pon­de: ‘Oh, yo iba a de­cir lo mis­mo’”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.