LA OCA­SIÓN

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

Des­de que era un pi­pio­lo uni­ver­si­ta­rio, in­ge­nuo y en­tu­sias­ta, me ha acom­pa­ña­do una fra­se de Jea­nPaul Sar­tre, que ya no sé si es au­tén­ti­ca o me la he in­ven­ta­do: “Quie­ro ser la oca­sión de que al­go be­llo exis­ta”. Me pa­re­ce, una ma­ne­ra no­ble de es­tar en el mun­do. Pa­ra mi uso pri­va­do la he sus­ti­tui­do por “ser la oca­sión de que al­go va­lio­so exis­ta” por­que la pa­la­bra be­llo ha per­di­do gran par­te de su po­de­río trans­cen­den­tal, pa­ra con­ver­tir­se en tó­pi­co de mar­cas cos­mé­ti­cas. En cam­bio, va­lio­so in­clu­ye lo be­llo y lo bueno, co­mo ha­cía la sa­bia len­gua grie­ga que unía am­bas co­sas en una pa­la­bra: ka­lo­ka­gat­hos. La usé pa­ra de­fi­nir la crea­ti­vi­dad. Crear es ha­cer que al­go va­lio­so que no exis­tía, exis­ta. La fra­se de Sar­tre me pa­re­ce so­ber­bia y hu­mil­de a la vez. No quie­ro ser la cau­sa, sino la opor­tu­ni­dad. Tal

HU­YEN­DO DE LA VA­NI­DAD, ME PA­RE­CE BE­LLO FI­JAR­SE LA ME­TA DE IM­PUL­SAR CO­SAS SIN ES­TAR VI­SI­BLE

vez por­que vi­vo en pri­me­ra per­so­na las ten­ta­cio­nes de la va­ni­dad, me pa­re­ce lu­mi­no­so fi­jar­se en el ob­je­ti­vo sin que­rer ser pro­ta­go­nis­ta. Es la ac­ti­tud de los edu­ca­do­res, que pre­ten­den ser la oca­sión de que el alumno triun­fe por sí mis­mo. Tal vez mo­vi­do por es­ta idea me de­di­qué des­de muy pron­to a or­ga­ni­zar co­sas que otros ha­cían. Fun­dé re­vis­tas, di­ri­gí com­pa­ñías de tea­tro uni­ver­si­ta­rio, he pues­to en mar­cha va­ria­das ini­cia­ti­vas edu­ca­ti­vas. No me im­por­ta­ría que me re­cor­da­ran co­mo “al­guien que me ani­mó a ha­cer”. La ex­pe­rien­cia me di­ce que ca­si siem­pre ne­ce­si­ta­mos más una pa­la­bra de áni­mo que un con­se­jo. Tal vez por ello, me emo­cio­na la me­tá­fo­ra del tram­po­lín. Se que­da don­de es­tá, pe­ro lanza a los otros. Hay una fra­se en los evan­ge­lios que siem­pre me con­mue­ve pro­fun­da­men­te. Ha­ce re­fe­ren­cia a un tex­to de Isaías, que se apli­ca a Je­sús de Nazaret. “La ca­ña cas­ca­da no la que­bra­rá, el pa­bi­lo va­ci­lan­te no lo apa­ga­rá”. En momentos apre­su­ra­dos, en tiem­pos de usar y ti­rar –o de ti­rar si no lo pue­do usar– es­ta ac­ti­tud es­pe­ran­za­da, sal­va­do­ra, me pa­re­ce be­llí­si­ma. Des­de que or­ga­ni­cé la Uni­ver­si­dad de pa­dres he es­ta­do en con­tac­to con mi­les de ma­dres y pa­dres. Son un vi­vo ejem­plo de la afir­ma­ción de Sar­tre. Son la oca­sión de que al­go be­llo exis­ta: sus ni­ños. Es­ta crea­ti­vi­dad ge­ne­ro­sa me si­gue emo­cio­nan­do. Dan­do un sal­to que pue­de pa­re­cer digno del ga­to con bo­tas, voy a apli­car es­ta mis­ma idea a la po­lí­ti­ca. La gran­de­za del político de­be­ría con­sis­tir en ser oca­sión de que al­go va­lio­so exis­ta. Sin em­bar­go, a lo lar­go de los si­glos he­mos cul­ti­va­do en el po­der el cul­to a la per­so­na­li­dad. Ha­blan­do Or­te­ga de las ter­tu­lias en la Ca­cha­rre­ría del Ate­neo, con­ta­ba que de re­pen­te lle­ga­ba Una­muno y sol­ta­ba su yo co­mo un or­ni­to­rrin­co en me­dio de la dis­cu­sión. Me pa­re­ce que hay una afir­ma­ción des­me­su­ra­da del ego. La pa­sión por el po­der se so­bre­po­ne a la pa­sión por mo­vi­li­zar ener­gías aje­nas. Pien­so que la postura pro­pia del político en una de­mo­cra­cia es ani­mar, in­sis­tir, per­sua­dir a los de­más pa­ra que ha­gan. Siem­pre he de­fen­di­do –fren­te a los que di­cen que el Es­ta­do de­be ser ca­si inexis­ten­te pa­ra de­jar al in­di­vi­duo ple­na li­ber­tad y a los que di­cen que el Es­ta­do de­be ser el que arre­gle las co­sas– una fi­gu­ra del Es­ta­do pro­mo­tor, que es­ti­mu­la la ac­ción ciu­da­da­na. El que es tan so­lo oca­sión de que al­go va­lio­so que no exis­tía, exis­ta.

Ilus­tra­ción Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.