Se­xo en­tre ami­gos

Re­la­cio­nes se­xua­les ali­ña­das con los sen­ti­mien­tos pro­pios de la amis­tad. Ser ami­gos con de­re­cho a ro­ce cuen­ta con al­gu­nas ven­ta­jas, bas­tan­tes ries­gos y ca­da vez más prac­ti­can­tes

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sé An­drés Ro­drí­guez

Sue­na ra­ro, pe­ro los tiem­pos cam­bian una bar­ba­ri­dad. El se­xo en­tre ami­gos cuen­ta con al­gu­nas ven­ta­jas, bas­tan­tes ries­gos y ca­da vez más prac­ti­can­tes

Ami­gos de to­da la vi­da, ami­gos de la uni­ver­si­dad, ami­gos del tra­ba­jo… que un día de­ci­den tras­la­dar, por qué no, la amis­tad a la ca­ma. A ve­ces, el se­xo es la con­se­cuen­cia de una no­che que se les va de las ma­nos. Y ahí se que­da. A ve­ces, esa no­che se re­pi­te va­rias no­ches. La re­la­ción en­tre esas dos per­so­nas ya no se­rá pu­ra­men­te de amis­tad, por­que se su­po­ne que en­tre ami­gos el se­xo es­tá ex­clui­do. Pe­ro tam­po­co se­rán una pa­re­ja, por­que no hay enamo­ra­mien­to ni se exi­gen fi­de­li­dad. ¿Có­mo aca­ban dos ami­gos con­vir­tién­do­se en aman­tes? Qui­zás ya ha­bía atrac­ción se­xual en­tre ellos. Una atrac­ción más o me­nos in­ten­sa, pe­ro guar­da­da bajo lla­ve en el baúl de los de­seos prohi­bi­dos. O qui­zás la atrac­ción sur­ge de for­ma ines­pe­ra­da. “En mi opi­nión, es­te ti­po de historias se sue­len re­su­mir en dos ami­gos que es­tán sin pa­re­ja y que de­ci­den com­par­tir su so­le­dad y so­lu­cio­nar sus ne­ce­si­da­des se­xua­les man­te­nien­do re­la­cio­nes en­tre ellos”, co­men­ta Mar­ta Arasanz, psi­có­lo­ga, se­xó­lo­ga y di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Ca­ta­lán de Se­xo­lo­gía. Un af­fai­re pa­ra que sea más en­tre­te­ni­da la sa­la de es­pe­ra de los que aguar­dan enamo­rar­se de nue­vo. Y una op­ción ca­da vez más fre­cuen­te en es­tos tiem­pos en que el mer­ca­do de sol­te­ros es­tá tan mo­vi­do (en 2012 se pro­du­je­ron en Es­pa­ña 110.764 rup­tu­ras ma­tri­mo­nia­les) y el se­xo se vi­ve de for­ma me­nos encorsetada. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que la amis­tad en­tre hom­bres y mu­je­res es mu­cho más ha­bi­tual aho­ra que ha­ce unos años. “An­tes ape­nas se da­ban es­tas amis­ta­des –se­ña­la Ra­quel Os­bor­ne, so­ció­lo­ga y pro­fe­so­ra de la UNED–. Por­que pa­ra que ha­ya amis­tad de­be ha­ber igual­dad, un as­pec­to que se es­tá lo­gran­do en los úl­ti­mos años”. Hoy día, hom­bres y mu­je­res coin­ci­den en la uni­ver­si­dad o en el tra­ba­jo, se re­la­cio­nan mu­cho más de igual a igual y van de­jan­do atrás los es­te­reo­ti­pos de hom­bre pro­vee­dor y mu­jer ama de ca­sa. “Por otro la­do, las re­la­cio­nes se­xua­les es­po­rá­di­cas es­tán ca­da vez me­nos pe­na­li­za­das pa­ra las mu­je­res –aña­de es­ta so­ció­lo­ga–. Al

EL PRO­BLE­MA QUE SUR­GE ES LO­GRAR EQUI­LI­BRIO EN­TRE EL SE­XO Y LA AMIS­TAD... ...Y CUAN­DO ESO NO SE CON­SI­GUE, SUE­LE PA­SAR QUE LA AMIS­TAD SE ROM­PE

hom­bre siem­pre se le ha per­mi­ti­do el se­xo sin amor. Pe­ro no a la mu­jer. Va­mos avan­zan­do en el ca­mino de que tam­bién las mu­je­res pue­dan dis­fru­tar del se­xo só­lo por pla­cer”. El menú de la se­xua­li­dad es más am­plio. “Hay pa­re­jas que se per­mi­ten re­la­cio­nes se­xua­les con otras per­so­nas, hay per­so­nas que só­lo buscan se­xo y no una re­la­ción sen­ti­men­tal. Y ca­da vez hay más ami­gos que de­ci­den te­ner se­xo”. Ni dos des­co­no­ci­dos que se van a la ca­ma, ni una pa­re­ja ben­de­ci­da por Cupido. Se­xo sin amor, pe­ro con el ca­ri­ño y el res­pe­to que se tie­nen los ami­gos. ¿Me­jo­ra la amis­tad las re­la­cio­nes se­xua­les o es más bien un in­cor­dio en la ca­ma? “Pue­de que al prin­ci­pio les dé más ver­güen­za que si fue­ran dos des­co­no­ci­dos –se­ña­la Jo­sé Bus­ta­man­te, psi­có­lo­go es­pe­cia­lis­ta en se­xua­li­dad y pa­re­ja–. Por eso, en­tre otras ra­zo­nes, es­tas re­la­cio­nes se sue­len lle­var en se­cre­to”. Aun­que, qui­zás, la com­pli­ci­dad pro­pia de la amis­tad fa­ci­li­te la in­ti­mi­dad se­xual. “No creo que la amis­tad sea una ga­ran­tía pa­ra que ha­ya buen se­xo –con­si­de­ra Mar­ta Arasanz–. Por­que tam­po­co lo es el amor de pa­re­ja. La ca­li­dad del se­xo tie­ne que ver con el de­seo y, so­bre to­do, con la ca­pa­ci­dad pa­ra dar y ex­pre­sar lo que uno quie­re en la ca­ma”. La li­ber­tad apa­re­ce co­mo la gran ven­ta­ja de es­te ti­po de re­la­cio­nes. Los ami­gos con de­re­cho a ro­ce dis­fru­tan del se­xo y, co­mo ex­clu­yen del con­tra­to el enamo­ra­mien­to, no se sien­ten ata­dos. Se ven cuan­do se ven y tie­nen re­la­cio­nes se­xua­les cuan­do las tie­nen. “Dis­fru­tan de una in­ti­mi­dad se­xual con una per­so­na con la que hay un víncu­lo de ca­ri­ño y de con­fian­za –apun­ta Bus­ta­man­te–. Y se aho­rran te­ner que bus­car­se el se­xo de co­pas por la no­che o en in­ter­net”. “Aun­que yo veo más ries­gos que ven­ta­jas”, se­ña­la Es­te­ban Ca­ña­ma­res, psi­có­lo­go y se­xó­lo­go. Una opi­nión con la que coin­ci­den el res­to de los ex­per­tos con­sul­ta­dos. Ries­go de que uno de los dos se enamo­re, ries­go de que uno quie­ra más se­xo que el otro, ries­go de que uno no acep­te que su ami­go dis­fru­te de otras re­la­cio­nes… En de­fi­ni­ti­va, ries­go de que se rom­pa la amis­tad. Por ejem­plo, a un ami­go se le ex­pli­ca ca­si to­do. Pe­ro, ¿se pue­de con­tar a un ami­go es­pe­cial otras aventuras se­xua­les? ¿Có­mo se de­ci­de el cuán­do de los con­tac­tos se­xua­les si no hay com­pro­mi­so? “De­fi­nir el rol de ca­da uno en esa nue­va re­la­ción en la que se ha in­clui­do el se­xo pue­de ser com­pli­ca­do”, ex­pli­ca es­te psi­có­lo­go. El pro­ble­ma es có­mo equi­li­brar amis­tad con se­xo pa­ra que am­bos se sien­tan có­mo­dos. “Lo que sue­le pa­sar es que uno de los dos aca­ba pi­dien­do más se­xo y más com­pro­mi­so que amis­tad –aña­de Jo­sé Bus­ta­man­te–. Por muy mo­der­nos que sea­mos, por mu­cho que uno pien­se, des­de su par­te ra­cio­nal, que la si­tua­ción no se le va a ir de las ma­nos, no es fá­cil con­tro­lar las emo­cio­nes. Ade­más, las re­la­cio­nes se­xua­les crean víncu­los muy po­ten­tes. Jus­to des­pués del or­gas­mo, se se­gre­ga oxi­to­ci­na, la hor­mo­na del amor, lo que for­ta­le­ce el víncu­lo, las ga­nas de vol­ver a to­car al otro. Hay ami­gos que di­cen: ‘Lo ha­ce­mos una vez y ya es­tá’. Pe­ro, si al­go te gus­ta, vas a que­rer re­pe­tir. Y, si ya has sal­ta­do una vez la ba­rre­ra, lue­go es más fá­cil vol­ver a sal­tar­la. Cree­mos que te­ne­mos más con­trol del que en reali­dad te­ne­mos”. No tie­ne por­qué ser el amor lo que lle­ve a uno de los ami­gos a que­rer más com­pro­mi­so y se­xo que el otro. Pue­de ser sim­ple­men­te que sea una per­so­na más de­pen­dien­te. O que le cues­te más des­li­gar el se­xo de los sen­ti­mien­tos. A jui­cio de Mar­ta Arasanz, “acos­tum­bran a ser ellas, en ge­ne­ral, las que, aun­que no se enamo­ren, po­nen más emo­cio­nes en ese se­xo. Un hom­bre es más prag­má­ti­co. Una mu­jer, a pe­sar de no es­tar enamo­ra­da del ami­go con el que tie­ne se­xo, qui­zás pien­sa al día si­guien­te: ‘Me po­dría ha­ber lla­ma­do o en­via­do un men­sa­je’”. En ese mo­men­to, cuan­do uno desea al­go más y pa­ra el otro ya es­tá to­do bien tal cual o quie­re al­go me­nos, se pro­du­ce el te­rre­mo­to pa­ra la amis­tad. “He vis­to mu­chas rup­tu­ras de ami­gos por es­te mo­ti­vo –ex­pli­ca Mar­ta Arasanz–. No es fá­cil se­guir vien­do a un ami­go con el que quie­res más im­pli­ca­ción si él no la desea y ade­más te es­tá ex­pli­can­do otros ro­llos o que se ha enamo­ra­do de otro”. Por eso, se­ña­la es­ta psi­có­lo­ga, el gran te­mor de mu­chas per­so­nas que ini­cian una aven­tu­ra con un ami­go es que la amis­tad se rom­pa. Co­mo co­men­ta Es­te­ban Ca­ña­ma­res, “me di­cen en con­sul­ta que tie­nen mie­do de que su ami­go se enamo­re, de ha­cer­le da­ño, y que la re­la­ción se com­pli­que. Cuan­do dos ami­gos tie­nen se­xo, su re­la­ción cam­bia, que­da te­ñi­da con otro co­lor”. Una com­pli­ci­dad es­pe­cial, si la co­sa aca­ba ci­vi­li­za­da­men­te, o una ti­ran­tez di­fí­cil de lle­var, si el fi­nal del se­xo no es pac­ta­do. Se­gún los ex­per­tos, es­te ti­po de re­la­cio­nes no sue­len ser via­bles a lar­go pla­zo. “Co­mo mu­cho, du­ran unos me­ses, mien­tras am­bos se en­cuen­tran en el mis­mo ni­vel”, se­ña­la Ca­ña­ma­res. Pa­ra al­gu­nos, los ries­gos de me­ter­se en la ca­ma con un ami­go qui­zás se vean com­pen­sa­dos por el se­xo. Qui­zás otros se arre­pen­ti­rán en­se­gui­da si creen ha­ber hi­po­te­ca­do una amis­tad por una o va­rias no­ches de pla­cer. “Y es­to úl­ti­mo es lo que les pa­sa a mu­chos”, se­ña­la Mar­ta Arasanz. Asi­mis­mo, en es­tos asun­tos pa­re­ce di­fí­cil pac­tar unas re­glas so­bre qué no se de­be sen­tir. “Lo úni­co que se pue­de ha­cer es ser cons­cien­te de dón­de te me­tes. Por­que es­tas co­sas nun­ca se sa­be có­mo aca­ban”, apun­ta Jo­sé Bus­ta­man­te. A pe­sar de que en el con­tra­to ini­cial no se in­clu­ya el enamo­ra­mien­to, es­te pue­de sur­gir. “No creo que sea lo más ha­bi­tual –se­ña­la Jo­sé Bus­ta­man­te–, por­que, co­mo ya he di­cho, veo es­tas re­la­cio­nes más co­mo una for­ma de com­par­tir la so­le­dad y de ob­te­ner se­xo”. Pe­ro, mis­te­rios del co­ra­zón, to­do pue­de ocu­rrir. “Qui­zás es­ta­mos acos­tum­bra­dos a la ver­sión de Holly­wood del amor”, ex­pli­ca Mar­ta Arasanz. Una ver­sión en la que Cupido une al ins­tan­te a dos per­so­nas que se atraen na­da más co­no­cer­se. Pe­ro, ¿có­mo pue­de sur­gir un enamo­ra­mien­to au­tén­ti­co en­tre dos ami­gos que se co­no­cen des­de ha­ce vein­te años? “No to­do los enamo­ra­mien­tos em­pie­zan con una pa­sión des­bor­da­da. Qui­zás esos ami­gos se gus­tan, sim­ple­men­te, pe­ro gra­cias a la tor­men­ta hor­mo­nal del se­xo, la in­ti­mi­dad que van cons­tru­yen­do y la com­pli­ci­dad que van ge­ne­ran­do… cons­tru­yen una his­to­ria de amor que pue­de ser más só­li­da que la se ha ba­sa­do en la pa­sión pe­ro que ca­re­ce de otros ele­men­tos muy im­por­tan­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.