JUS­TO TAL CO­MO ÉRA­MOS

De siem­pre, la Cos­ta Bra­va ha enamo­ra­do a pin­to­res, es­cri­to­res y fo­tó­gra­fos, a los que se les han uni­do ha­ce po­co los sen­de­ris­tas que re­co­rren el ca­mino de lar­go re­co­rri­do que ex­plo­ra los es­pa­cios vír­ge­nes de su abrup­to con­torno

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Ha­ce más de cien años que el pe­rio­dis­ta y político Fe­rran Agulló tu­vo la ocu­rren­cia de bau­ti­zar una par­te del li­to­ral de Gi­ro­na co­mo Cos­ta Bra­va, nom­bre y ape­lli­do que a pe­sar de la pre­sión ur­ba­nís­ti­ca le va co­mo anillo al de­do al tra­mo abrup­to, ple­tó­ri­co de ca­las y ca­bos, que va de la po­bla­ción de Pa­la­mós has­ta la de Ta­ma­riu. La me­jor ma­ne­ra de dar­se cuen­ta de su fu­ria es si­guien­do el GR 92, el sen­de­ro de lar­go re­co­rri­do que, co­mo si fue­ra un lá­piz si­lue­tean­do el ma­pa, di­bu­ja un fas­ci­nan­te per­fil ma­rí­ti­mo. El GR 92 apro­ve­cha en mu­chos pun­tos los an­ti­guos ca­mi­nos de ron­da usa­dos por ma­ri­ne­ros –y tam­bién pi­ra­tas y con­tra­ban­dis­tas–, aun­que en al­gu­nos momentos se ve for­za­do a aban­do­nar la pla­ya o a pa­sar por ella. En va­rios lu­ga­res hay edi­fi­ca­cio­nes que obli­gan a des­viar­se, pe­ro siem­pre hay al­gu­na ma­ne­ra de se­guir ade­lan­te, pues la ley de Cos­tas ga­ran­ti­za una ser­vi­tud de pa­so de 6 me­tros, am­plia­ble a 20 si se tra­ta de un tra­mo pe­li­gro­so. Es una bue­na ma­ne­ra de com­bi­nar mar y mon­ta­ña y, por tan­to, ha­brá que in­cluir en la mochila un buen pro­tec­tor so­lar. Con la ex­cur­sión va­mos a te­ner ra­yos UV has­ta har­tar­nos. De sur a nor­te, el pa­seo pue­de em­pe­zar en la ca­lle Pe­rill de Pa­la­mós. No que­da cla­ro si el nom­bre se de­be a que en tiem­pos era de trán­si­to di­fí­cil por lo es­car­pa­do o al he­cho de que por aquí en­tra­ron las hor­das de pi­ra­tas al man­do de Bar­ba­rro­ja. Pa­sa­do el ca­bo Gros, se ac­ce­de a una de las pla­yas más gran­des y vír­ge­nes de la Cos­ta Bra­va, la del Cas­tell, sal­va­da de la ac­ción ur­ba­nís­ti­ca por vo­ta­ción po­pu­lar el año 1994. Des­de allí, el GR se in­ter­na en un bos­que de pi­nos y al­cor­no­ques que pa­re­cen aga­rrar­se al sue­lo con de­ses­pe­ra­ción pa­ra no vo­lar con la tra­mon­ta­na, pa­ra ir des­cu­brien­do ac­to se­gui­do pe­que­ñas ca­las co­mo la Es­tre­ta o la de Can­yers. A re­pa­ro del vien­to y de las mi­ra­das, eran las fa­vo­ri­tas de los con­tra­ban­dis­tas y, más ade­lan­te, de ar­tis­tas co­mo Sal­va­dor Da­lí, a quien su ami­go Al­ber­to Puig Pa­lau le per­mi­tió ins­ta­lar una ba­rra­ca pa­ra que pin­ta­ra en las in­me­dia­cio­nes. De he­cho, es­tas pe­que­ñas bahías se en­cuen­tran re­la­ti­va­men­te cer­ca del cas­ti­llo de Pú­bol. Subidas, ba­ja­das y gi­ros ines­pe­ra­dos nos le­van des­de allí has­ta el ca­bo Roig, adon­de lle­ga­ron en 1927 el ma­tri­mo­nio Woe­vodsky, se enamo­ra­ron del lu­gar y de­di­ca­ron 50 años a res­tau­rar el cas­ti­llo y crear un gran jar­dín bo­tá­ni­co. Sus ve­ci­nos los lla­ma­ban “los ru­sos”, avan­za­di­lla de los com­pra­do­res que hoy ras­trean pro­pie­da­des por el li­to­ral, si bien la es­po­sa era de ori­gen bri­tá­ni­co. Aquí es don­de se ce­le­bra el fa­mo­so fes­ti­val mu­si­cal de verano. Des­pués del ca­bo Roig, el ca­mino tra­za un lar­go des­cen­so que atra­vie­sa va­rios tú­ne­les pa­ra evi­tar re­tor-

cer­se to­da­vía más. Así se lle­ga a la ca­la El Gol­fet, un bal­nea­rio na­tu­ral idí­li­co pro­te­gi­do por acan­ti­la­dos ver­ti­ca­les y con vis­tas a las is­las For­mi­gues. Eso sí, por la tar­de es uno de los lu­ga­res don­de an­tes se po­ne el sol. A só­lo un ki­ló­me­tro y me­dio nos es­pe­ra Ca­le­lla de Pa­la­fru­gell, con su cé­le­bre ca­la de di­men­sio­nes con­te­ni­das y sus ca­sas sos­te­ni­das so­bre so­por­ta­les de me­dio pun­to, que al­gu­nos ase­gu­ran que se cons­tru­ye­ron pa­ra ga­na­re te­rreno al mar. Lue­go, el ca­mino de ron­da se ele­va de nue­vo pa­ra ren­dir ho­me­na­je al fo­tó­gra­fo Xa­vier Mi­se­rachs, en cu­yo ho­nor se bau­ti­zó el tra­mo que desem­bo­ca en Lla­franc. Mi­se­rachs for­mo par­te de aquel gru­po año­ra­do de fo­tó­gra­fos ca­ta­la­nes en el que se con­ta­ba a Fran­cesc Ca­ta­láRo­ca, Oriol Mas­pons o Ri­card Terré. Des­de Lla­franc só­lo nos que­da es­for­zar­nos has­ta lo al­to del fa­ro de San Se­bas­tià pa­ra dis­fru­tar de la in­men­sa ten­ta­ción azul que abar­ca has­ta don­de al­can­za la vis­ta.

El ca­bo de Creus, el pun­to más orien­tal de la Pe­nín­su­la Bron­cear­se con tac­to

3

3

2

1

1 En Sant Pol de S’Aga­ró aún que­dan las clá­si­cas ca­se­tas de pla­ya. Al fon­do, se en­cuen­tra el em­ble­má­ti­co hos­tal de La Ga­vi­na

2 Una de las ca­las de S’Aga­ró ro­dea­da por pi­nos me­di­te­rrá­neos

3 Una pa­re­ja de ci­clis­tas pa­sean por la Ca­la S’Al­guer, de­cla­ra­da bien de in­te­rés cul­tu­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.