¿QUIÉN SE IN­VEN­TA LOS CHIS­TES?

Pa­ra al­gu­nos, sur­gen de lu­ga­res don­de tra­ba­ja mu­cha gen­te y sue­len ser obra de per­so­nas con em­pleos ma­nua­les y re­pe­ti­ti­vos, que in­vi­tan a di­va­gar. Pa­ra otros, son crea­cio­nes co­lec­ti­vas sin nom­bres y ape­lli­dos. Pe­ro tam­bién hay quien pien­sa que los crea un

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to An­to­nio Or­tí

En un cé­le­bre sketch de Monty Pyt­hon ti­tu­la­do The fun­niest jo­ke in the world (el chis­te más gra­cio­so del mun­do), un hom­bre lla­ma­do Er­nest Scrib­bler es­cri­be un chis­te tan co­lo­sal que na­da más leer­lo se mue­re de ri­sa. Al po­co, lle­ga su mu­jer y se lo en­cuen­tra ti­ra­do en el sue­lo con una no­ta en la mano, así que la lee pen­san­do en una car­ta de des­pe­di­da, pe­ro su­fre el mis­mo ataque de ri­sa y cae iná­ni­me so­bre el es­cri­to­rio. Ho­ras des­pués, la po­li­cía acor­do­na la zo­na y Scotland Yard se ha­ce car­go del asun­to e in­ten­ta “sa­car al chis­te de la ca­sa”. El pri­mer gen­dar­me que lo pre­ten­de fa­lle­ce al­bo­ro­za­do jun­to a un se­to, por lo que el ejér­ci­to no tar­da en in­tere­sar­se por el po­ten­cial mi­li­tar del chis­te ase­sino y su de­vas­ta­do­ra efi­ca­cia en un ra­dio de 50 me­tros. Gran Bre­ta­ña es­tá en gue­rra con Ale­ma­nia, así que a los al­tos man­dos se les ocu­rre en el in­vierno de 1943 tra­du­cir­lo al alemán (a ca­da tra­duc­tor se le asig­na una úni­ca pa­la­bra des­pués de aca­bar hos­pi­ta­li­za­do un intérprete que se atre­ve con dos vo­ca­blos) y lo que su­ce­de a con­ti­nua­ción es real­men­te… pa­ra mo­rir­se de ri­sa. A di­fe­ren­cia de es­te chis­te, mu­chos na­cen del ano­ni­ma­to y eso ha mo­ti­va­do que al­gu­nas men­tes bri­llan­tes ha­yan in­ten­ta­do des­en­tra­ñar es­te gran enig­ma, ca­so del es­cri­tor ru­so de cien­cia fic­ción Isaac Asi­mov, quien en el cuen­to El chistoso atri­bu­ye la au­to­ría de es­tas bro­mas a una po­ten­cia ex­tra­te­rres­tre. Una te­sis no me­nos hi­la­ran­te que la que ma­ne­jó en su día El Jue­ves, cuan­do su­gi­rió en una vi­ñe­ta que una so­cie­dad se­cre­ta se en­car­ga­ba de in­ven­tar­los. En la historieta, un per­so­na­je de­cía al­go así: “Ya es­tá: tres de Jai­mi­to, dos de ga­lle­gos y otros cin­co de un fran­cés, un español y un alemán y… la pro­duc­ción de es­te año ya es­tá lis­ta”, a lo que otro per­so­na­je res­pon­día: “La hu­ma­ni­dad nun­ca sa­brá el gran fa­vor que le ha­ce­mos”. La úl­ti­ma hi­pó­te­sis es obra del ci­neas­ta Da­vid Trueba, quien vino a su­ge­rir que los chis­tes se los in­ven­ta­ban gru­pos de ju­bi­la­dos que se reunían en Des­pe­ña­pe­rros (Jaén). Sig­mund Freud, por ejem­plo, for­mu­ló en su día una teo­ría del chis­te na­da gra­cio­sa don­de usó pa­la­bras co­mo coer­ción o su­je­to in­fan­til que mo­ti­vó que sus coe­tá­neos se pu­sie­ran muy se­rios. A mo­do de cu­rio­si­dad, el psi­coa­na­lis­ta vie­nés era un gran co­lec­cio­nis­ta de chis­tes (en par­ti­cu­lar, de ju­díos) aun­que el sen­ti­do del humor no ador­na­ra pre­ci­sa­men­te sus tex­tos. ¿De dón­de vie­nen? “La res­pues­ta es que se los in­ven­ta la gen­te, así de sen­ci­llo. Hay gen­te más ocu­rren­te que otra, pe­ro el chis­te, por lo ge­ne­ral, es un pro­ce­so de ela­bo­ra­ción co­lec­ti­va en el que in­ter­vie­nen mu­chas ma­nos”, ase­gu­ra el fol­klo­ris­ta y fi­ló­lo­go Juan Jo­sé Prat, ex­per­to que co­men­zó su an­da­du­ra en Ca­li­for­nia y que en la ac­tua­li­dad es pro­fe­sor de la IE Uni­ver­sity de Se­go­via. Prat lle­va tiem­po es­tu­dian­do los chis­tes por ser una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes del fol­klo­re, jun­to con las can­cio­nes, los cuen­tos, los bai­les, las cos­tum­bres y de­más sa­ber po­pu­lar, ma­te­rial que ha plas­ma­do en li­bros co­mo Bajo el ár­bol del pa­raí­so (Edi­to­rial CSIC) e His­to­ria del cuen­to tra­di­cio­nal (Fun­da­ción Ji­mé­nez Díaz). A su jui­cio, los pri­me­ros chis­tes da­tan del im­pe­rio ro­mano y son re­la­tos cor­tos en pro­sa o en ver­so en los que se na­rra un epi­so­dio de la vi­da dia­ria que cul­mi­na con una si­tua­ción hu­mo­rís­ti­ca o pa­ta­da, por em­plear la pa­la­bra que ci­ta es­te fol­klo­ris­ta. Tal y co­mo re­co­ge Ale­xan­der Hag­gerty Krap­pe (18941947) en The scien­ce of fol­klo­re, es­tas historias jo­co­sas ya las ofre­ce el so­fis­ta Ate­neo, quien ha­cia el año 200 con­ta­ba que Fi­li­po de Ma­ce­do­nia ha­bía pa­ga­do a los miem­bros de una agru­pa­ción so­cial ate­nien­se pa­ra que le pu­sie­ran por es­cri­to las ocu­rren­cias

in­ge­nio­sas y su­ti­les de sus miem­bros. Tam­bién Plau­to, en el si­glo II a. C., men­cio­na la exis­ten­cia de li­bros de chis­tes. Y lo mis­mo se po­dría de­cir de Ho­me­ro (y la his­to­ria de los amo­res adúl­te­ros en­tre Ares y Afro­di­ta y del ver­gon­zo­so cas­ti­go a los que los so­me­tió He­fes­to) o He­ró­do­to. Con to­do, se­gún una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Wol­ver­ham­pton (Gran Bre­ta­ña), el chis­te más an­ti­guo del mun­do da­ta del año 1900 an­tes de Cris­to y ha­ce re­fe­ren­cia a las fla­tu­len­cias de una mu­jer an­te su ma­ri­do. Lo más cu­rio­so del asun­to es que mu­chos chis­tes con ca­si dos mil años de his­to­ria se si­guen con­tan­do en nues­tros días, ca­so del ti­tu­la­do El ton­to y los la­dro­nes, que Hag­gerty re­la­ta así en su li­bro: “Tres ton­tos se es­con­den cuan­do oyen que se acer­can unos la­dro­nes; es­tos pi­llan a uno y lo ma­tan, pe­ro se ad­mi­ran de que su san­gre sea muy os­cu­ra. ‘Es que co­mió mo­ras’, di­ce otro de los ton­tos, con lo que tam­bién lo sa­can de su es­con­di­te y lo ma­tan. En­ton­ces uno de los la­dro­nes co­men­ta que si no hu­bie­ra di­cho na­da, no ha­bría muer­to. ‘Por eso es que yo me he que­da­do ca­lla­do’, co­men­tó el ter­cer ton­to”. Es­ta­mos, pues, an­te la pri­me­ra pis­ta: mu­chos de los que co­no­ce­mos los ha in­ven­ta­do la hu­ma­ni­dad en su con­jun­to –egip­cios, grie­gos, ro­ma­nos....–. O si se pre­fie­re: pe­se a que el chis­pa­zo ini­cial que dio lu­gar al chis­te pro­ba­ble­men­te sur­gió de la ca­be­za de una per­so­na en con­cre­to en una épo­ca de­ter­mi­na­da, en su desa­rro­llo pos­te­rior in­ter­vi­nie­ron mi­les de chis­to­sos anó­ni­mos que en­ri­que­cie­ron el re­la­to.

LOS PRI­ME­ROS CHIS­TES DA­TAN DE LA ÉPO­CA DEL IM­PE­RIO RO­MANO LOS CHIS­TES SA­LEN, SE­GÚN TEO­RÍAS, EN BA­RES, EN EL TRA­BA­JO... Y HAS­TA EN LA CÁR­CEL

A par­tir de aquí, cir­cu­lan di­ver­sas teo­rías. Una de las más se­rias, se­ña­la que los chis­tes se ori­gi­nan en si­tios don­de tra­ba­ja mu­cha gen­te, por ejem­plo, en gran­des fá­bri­cas, y son crea­dos por per­so­nas que desem­pe­ñan tra­ba­jos ma­nua­les y re­pe­ti­ti­vos, que les per­mi­ten de­di­car los me­jo­res años de su vi­da a ma­qui­nar ocu­rren­cias agu­das. Es­ta hi­pó­te­sis le pa­re­ce más o me­nos acep­ta­ble a Juan Jo­sé Prat, quien re­cuer­da que el fi­ló­lo­go, his­to­ria­dor, fol­klo­ris­ta y me­die­va­lis­ta español Ra­món Menéndez Pidal tam­bién se in­tere­só por mu­je­res que rea­li­za­ban tra­ba­jos ma­nua­les en el cam­po y, muy es­pe­cial­men­te, por las hi­lan­de­ras, cu­ya ocu­pa­ción era tan reite­ra­ti­va que las lle­va­ba a con­tar­se to­na­di­llas, jue­gos ver­ba­les y chis­tes mien­tras re­du­cían a hi­lo la lana, la se­da o el al­go­dón. Pe­ro no so­lo en las fá­bri­cas, di­ce Prat, hay per­so­nas con la men­te de­socu­pa­da, sino tam­bién en los

ba­res o en las cár­ce­les, des­de don­de, se es­pe­cu­la, han con­se­gui­do fu­gar­se bas­tan­tes chis­tes. Por ejem­plo, cuan­do se le pre­gun­ta quién se in­ven­ta los chis­tes a Mayte Quí­lez, di­rec­to­ra de El Jue­ves, un re­fe­ren­te en la ma­te­ria, co­men­ta ha­ber es­cu­cha­do jus­ta­men­te el día an­te­rior la teo­ría de que sur­gen en las pri­sio­nes. No es la úni­ca que lo pien­sa, pues las ocu­rren­cias más fes­ti­vas son obra, mu­chas ve­ces, de per­so­nas ca­pa­ces de reír­se ab­so­lu­ta­men­te de to­do y es­tá cla­ro que en la cár­cel se dan las con­di­cio­nes idó­neas pa­ra ha­blar con li­ber­tad de cual­quier cues­tión. El comité de re­dac­ción de El Jue­ves, reu­ni­do en se­sión ple­na­ria, se atre­ve con más con­je­tu­ras: si pa­ra Mayte Quí­lez, la di­rec­to­ra, hay al­go así co­mo un “in­cons­cien­te co­lec­ti­vo de los chis­tes”, pa­ra el di­bu­jan­te y ex edi­tor de la pu­bli­ca­ción, JL Mar­tín, “lo más po­si­ble es que sea una so­cie­dad se­cre­ta”, mien­tras que a jui­cio de Gui­lle, re­dac­tor de la re­vis­ta, los chis­tes sur­gen nor­mal­men­te en lu­ga­res don­de rei­na una ca­ma­ra­de­ría jo­co­sa que pro­pi­cia que aflo­ren bro­mas pri­va­das en lu­ga­res y momentos (ba­res, so­bre­me­sas, via­jes) don­de la gen­te pa­sa mu­chas ho­ras jun­ta y, so­bre to­do, en­tre ami­gos “a par­tir de un acer­ti­jo que le plan­teas a un co­le­ga pa­ra bus­car­le las cos­qui­llas, de una con­ver­sa­ción don­de se jue­ga a ver quién di­ce la ma­yor bu­rra­da, de una anéc­do­ta a la que se le bus­ca un desen­la­ce dis­tin­to, más di­ver­ti­do.” El si­guien­te en ser ci­ta­do a de­cla­rar es Eduar­do Jáu­re­gui, doc­tor en Cien­cias Po­lí­ti­cas y So­cia­les, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía Po­si­ti­va, más­ter en An­tro­po­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Ox­ford y co­fun­da­dor de Humor Po­si­ti­vo, una em­pre­sa de for­ma­ción es­pe­cia­li­za­da en el sen­ti­do del humor. Pa­ra Jáu­re­gui, “en reali­dad só­lo hay 27 chis­tes”, el res­to son va­ria­cio­nes. “Hay chis­tes que lle­van con­tan­do des­de ha­ce cien­tos de años y que se adap­tan a ca­da épo­ca”, ma­ni­fies­ta. Res­pec­to a la teo­ría de que son crea­dos, en gran me­di­da, por per­so­nas que tie­nen tra­ba­jos ma­nua­les y re­pe­ti­ti­vos, se­ña­la que le pa­re­ce una hi­pó­te­sis “in­tere­san­te”, di­ce, que le re­cuer­da lo ocu- rri­do con los afri­ca­nos es­cla­vi­za­dos co­mo mano de obra ba­ra­ta y de cu­yas men­tes sur­gió bue­na par­te de la mú­si­ca ac­tual. Sin em­bar­go, el au­tor de El sen­ti­do

del humor: ma­nual de ins­truc­cio­nes ( RBA), pre­ci­sa que los chis­tes no sur­gen úni­ca­men­te en en­tor­nos la­bo­ra­les. Tam­po­co es­tá de acuer­do con la su­po­si­ción de que los chis­tes se los in­ven­tan, por nor­ma ge­ne­ral, per­so­nas de bajo ni­vel cul­tu­ral ca­pa­ces de reír­se de te­mas ta­bú: pros­ti­tu­tas, ho­mo­se­xua­les, obe­sos, de­fi­cien­tes men­ta­les, bo­rra­chos, ton­tos… “Hay muy po­cas per­so­nas que se rían de to­do, lo nor­mal es reír­se del otro... El humor, por lo co­mún, es con­ser­va­dor. Nos reí­mos del que in­frin­ge la nor­ma”, apre­cia. Sin em­bar­go, al­gu­nos de los prin­ci­pa­les sos­pe­cho­sos de aten­tar con­tra el buen or­den to­da­vía no se han pro­nun­cia­do. Uno de ellos es Ge­rard Flo­re­jachs, di­rec­tor del pro­gra­ma de TV3 Crac­kò­via y au­tor en su día de los mo­nó­lo­gos de An­dreu Bue­na­fuen­te. Su chis­te de ca­be­ce­ra es de Eu­ge­nio: “Le di­ce una mu­jer al ma­ri­do: ‘Ca­ri­ño, ¿qué te gus­ta más de mí? ¿Mi be­llo ros­tro, mi cuer­po es­cul­tu­ral o mi so­bra­da in­te­li­gen­cia?’. Diu: ‘Tu sen­ti­do del humor, ne­na’”. Flo­re­jachs tam­bién se pre­gun­ta quién se in­ven­ta los chis­tes. “Lo he pen­sa­do mu­chas ve­ces, pe­ro no he lle­ga­do a nin­gu­na con­clu­sión. No sé si pue­do ayu­dar mu­cho”, di­ce ti­ran­do ba­lo­nes fue­ra… Pe­ro sí pue­de: “Los chis­tes sur­gen en­tre ami­gos –avan­za– aun­que me cues­ta mu­cho ima­gi­nar que sal­gan de una úni­ca ca­be­za, por­que hay chis­tes des­lum­bran­tes, con un ni­vel de in­ge­nio muy bes­tia. Me cues­ta asu­mir que de­trás de ca­da chis­te hay una per­so­na en con­cre­to, aun­que igual sí, igual es po­si­ble que los chis­tes sean momentos de ins­pi­ra­ción pre­ci­sa de al­guien en con­cre­to, de una per­so­na que, pe­se a no ser ne­ce­sa­ria­men­te bri­llan­te, un buen día es­tu­vo sem­bra­da y pa­só a la his­to­ria por esa ocu­rren­cia úni­ca que re­co­gie­ron quie­nes es­ta­ban a su la­do”, opi­na. Pe­ro… ¿de quién nos reí­mos aho­ra? ¿De los eco­no­mis­tas? ¿De los po­lí­ti­cos? Flo­re­jachs pien­sa que no, que “la so­cie­dad es­tá tan har­ta con al­gu­nas co­sas que han ocu­rri­do, que me da la sen­sa­ción que la in­dig­na­ción no se ha vis­to re­fle­ja­da en de­ma­sia­dos chis­tes, pues con un chis­te con­si­gues ha­cer sim­pá­ti­ca una si­tua­ción, al­go que aho­ra mis­mo no ape­te­ce”, in­di­ca el di­rec­tor de Crac­kò­via. De he­cho, es po­si­ble que aho­ra se cuen­ten me­nos chis­tes, en­tre otras co­sas por­que las nue­vas tec­no­lo­gías han acor­ta­do la tra­ma, has­ta re­du­cir­la a emo­ti­co­nos y me­mes. Un me­me es una fo­to o di­bu­jo que se en­vía a tra­vés del mó­vil o del or­de­na­dor, acom­pa­ña­da de un pe­que­ño tex­to. He aquí un ejem­plo: en una ins­tan­tá­nea se ob­ser­va un pe­rro mi­ran­do un ár­bol de Na­vi­dad con las

EL NÚ­ME­RO DE CHIS­TES SE ACER­CA A LOS 5.000, EL RES­TO SON VA­RIA­CIO­NES EL HUMOR DE EU­GE­NIO INS­PI­RA A LOS QUE GUS­TAN DE CREAR CHIS­TES

bom­bi­lli­tas en­cen­di­das y mas­cu­llan­do en­tre dien­tes: “Al fin pu­sie­ron lu­ces en el ba­ño”. El me­me que le ha lle­ga­do por What­sApp a Án­gel Co­to­bal, guio­nis­ta de Glo­bo­me­dia que ha tra­ba­ja­do con El Te­rrat y El Hor­mi­gue­ro, es una fo­to de Ser­gio Ra­mos, el bra­vo de­fen­sa del Real Ma­drid, en la que pue­de leer­se: “Ma­ña­na ten­go exa­men de ori­na: ten­go que es­tu­diar”. Y aho­ra su chis­te de ca­be­ce­ra, igual­men­te de Eu­ge­nio, que pa­re­ce ha­ber de­ja­do hue­lla tam­bién en Ma­drid, don­de vi­ve Co­to­bal: “Es­tán dos ami­gos sen­ta­dos y uno di­ce: Oye ¿tú sa­bes có­mo se lla­man los ha­bi­tan­tes de San Sebastián”, a lo que el otro res­pon­de, “hom­bre, to­dos no…”. Tam­po­co él di­ce sa­ber na­da so­bre la exis­ten­cia de una es­pe­cie de sec­ta, so­cie­dad se­cre­ta o Club Bil­der­berg de la co­me­dia a la que en­do­sar la in­ven­ción de los chis­tes.

A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con los chis­tes que cuen­tan a pie de ca­lle per­so­nas nor­ma­les y co­rrien­tes, se sa­be bas­tan­te bien quién se in­ven­ta los te­le­vi­si­vos. Es el ca­so de Ama­dor Mo­reno, an­ti­guo guio­nis­ta de El Club del Chis­te, has­ta 2013 en A3. “Re­cuer­do que hu­bo un mo­men­to en que se nos aca­ba­ron los chis­tes y tu­vi­mos que ir a li­bre­rías de se­gun­da mano a bus­car an­ti­guos. Gra­cias a es­tas obras nos per­ca­ta­mos de que mu­chos chis­tes nue­vos son muy vie­jos. Cuan­do tam­bién ago­ta­mos es­tos chis­tes, em­pe­za­mos a pe­dir chis­tes a per­so­nas con las que tra­ba­já­ba­mos en el ex­tran­je­ro y aquí tu­vi­mos la se­gun­da sor­pre­sa: los chis­tes que se cuen­tan en Ams­ter­dam, Nue­va York, Londres o Pa­rís son los mis­mos que aquí, has­ta tal pun­to que los fa­mo­sos chis­tes de Le­pe tie­nen su co­rres­pon­dien­te en Es­ta­dos Uni­dos”, apun­ta Mo­reno, que en la ac­tua­li­dad tra­ba­ja co­mo guio­nis­ta en Za­pean­do, el pro­gra­ma de La Sex­ta. “Así que res­pon­de­ría que una pe­que­ña par­te de los chis­tes que se cuen­tan en te­le­vi­sión se los in­ven­tan los guio­nis­tas, por­que no es fá­cil in­ven­tar­se historias que ha­gan reír a la gen­te, y que la ma­yor par­te es­tán ya in­ven­ta­dos. Y és­tos no son tan­tos: por lo que pu­di­mos in­ves­ti­gar, en el mun­do oc­ci­den­tal no de­be de ha­ber más de 5.000 chis­tes, y no mi­llo­nes co­mo ima­gi­na la gen­te”, de­cla­ra es­te guio­nis­ta. Y aho­ra, por fin, la res­pues­ta al gran asun­to: los chis­tes se los in­ven­tan los dic­ta­do­res que opri­men a la po­bla­ción, un muer­to a pun­to de ser en­te­rra­do vi­vo, una jo­ven­ci­ta que se ca­sa sin sa­ber na­da del se­xo, los cu­ras, los psi­có­lo­gos, la Ca­sa Real, los tri­bu­na­les de jus­ti­cia, la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya, el anun­cio del je­fe del go­bierno de que es­te año me­jo­ra­rá la eco­no­mía (y, si no, el si­guien­te…), los ni­ños que na­cen con un co­lor de piel di­fe­ren­te al que se ima­gi­na­ban sus pa­dres (que no sus ma­dres…) y, por su­pues­to, las lectoras y lec­to­res de es­te ar­tícu­lo.

Fo­to­gra­mas de ‘El chis­te más di­ver­ti­do del mun­do’,

uno de los gags más bri­llan­tes de Monty Pyt­hon

Aba­jo, los Monty Pyt­hon al com­ple­to en 1975 y en el ro­da­je de ‘Los ca­ba­lle­ros...”. De iz­quier­da a de­re­cha, Graham Chap­man, Eric Id­le, Mi­chael Pa­lin, Terry Jo­nes, John Clee­se y aga­cha­do, Terry Gi­lliam

Bajo es­tas lí­neas, dos es­ce­nas de ‘El sen­ti­do de la vi­da’, de Monty Pyt­hon En en el me­dio, fo­to­gra­mas de ‘La vi­da de Brian’, di­ri­gi­da per Terry Jo­nes Aba­jo, ‘Los ca­ba­lle­ros de la me­sa cua­dra­da’, de Terry Gi­lliam y Terry Jo­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.