ME­JOR CIEN­TO VOLANDO

Mi­rar en­si­mis­ma­do el cie­lo si­guien­do la tra­yec­to­ria im­pre­de­ci­ble de los pá­ja­ros que lue­go se lan­zan en pi­ca­do a la su­per­fi­cie del agua es un es­pec­tácu­lo. Hay des­ti­nos que lo ga­ran­ti­zan

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Hay fe­rias in­ter­na­cio­na­les de tu­ris­mo or­ni­to­ló­gi­co en ca­da una de las es­ta­cio­nes del año. Una de las más im­por­tan­tes es la que se rea­li­za en In­gla­te­rra ca­da verano des­de ha­ce más de vein­te años, en el pe­que­ño con­da­do de Rutland. Y en oto­ño, a fi­na­les de no­viem­bre, la de Ar­gen­ti­na, en Pa­ta­go­nia. Que el res­to del año, se ce­le­bren la ya con­so­li­da­da Ex­tre­ma­du­ra Bird­wat­ching Fair (o Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Tu­ris­mo Or­ni­to­ló­gi­co) en el par­que na­cio­nal de Mon­fra­güe, Cá­ce­res, en in­vierno; y en pri­ma­ve­ra la re­cién es­tre­na­da Do­ña­na Bir­dfair a 25 ki­ló­me­tros de Sevilla con mo­ti­vo del 60 aniver­sa­rio de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Or­ni­to­lo­gía (SEO/Bir­dLi­fe), pue­de dar una idea del pe­so y po­ten­cial de es­te ti­po de ac­ti­vi­dad aquí. “En los úl­ti­mos años se ha re­gis­tra­do un im­por­tan­te in­cre­men­to tan­to en la ofer­ta co­mo en la de­man­da, por­que Es­pa­ña es un país pri­vi­le­gia­do pa­ra el avis­ta­mien­to de aves”, ex­pli­ca Ra­món Mar­tí, di­rec­tor de coor­di­na­ción te­rri­to­rial de SEO/Bir­dLi­fe. Co­mo mues­tra, un bo­tón. Ex­tre­ma­du­ra, que se ha vol­ca­do al tu­ris­mo re­la­cio­na­do con la na­tu­ra­le­za y el me­dio am­bien­te, ha pa­sa­do de re­ci­bir ca­si seis mil tu­ris­tas in­tere­sa­dos en la ob­ser­va­ción de aves en el 2007 a los 20.000 que se han con­ta­bi­li­za­do en el úl­ti­mo año. “Atrae es­pe­cial­men­te a tu­ris­tas in­gle­ses, ho­lan­de­ses y nór­di­cos, in­tere­sa­dos en ver es­pe­cies que en sus paí­ses no se en­cuen­tran”, aña­de Ra­món Mar­tí. En Es­pa­ña hay des­cri­tas cer­ca de 600 es­pe­cies se­gún la lis­ta de aves ela­bo­ra­da por la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Or­ni­to­lo­gía. Só­lo en Ca­ta­lun­ya y An­do­rra han si­do des­cri­tas ca­si 400 es­pe­cias, de las cua­les más de 200 se re­pro­du­cen en el te­rri­to­rio. Tal co­mo re­co­gen y de­ta­llan los or­ni­tó­lo­gos Jo­sep del Ho­yo y Jor­di Sar­ga­tal en On ob­ser­var ocells a Ca­ta­lun­ya (Lynx Edi­cions), en tie­rras ca­ta­la­nas hay lo­ca­li­za­das 15 zo­nas con va­rios iti­ne­ra­rios a rea­li­zar en ca­da uno de ellos. Des­ta­can en­tre otros el Parc Na­tu­ral dels Ai­gua­molls de l’Em­por­dà y el del Del­ta de l’Ebre, don­de es po­si­ble ob­ser­var en­tre otros mu­chos la cu­rru­ca subal­pi­na, el fla­men­co eu­ro­peo y la gar­ce­ta co­mún. En la zo­na vol­cá­ni­ca de la Ga­rrot­xa no es di­fí­cil ob­te­ner imá­ge­nes del arren­de­jo. Tam­bién sin sa­lir de Ca­ta­lun­ya, en Llei­da hay des­cri­tas bas­tan­tes ru­tas or­ni­to­ló­gi­cas co­mo las que pa­san por las ci­mas más al­tas del Mon­tsec y Boumort, don­de po­drá ob­ser­var el pin­zón vul­gar, el uro­ga­llo pi­re­nai­co o el pi­qui­tuer­to co­mún. In­clu­so en la sie­rra de Coll­se­ro­la, en Bar­ce­lo­na, es po­si­ble de­lei­tar­se con la vi­sión del he­rre­ri­llo ca­pu­chino y el rui­se­ñor del Ja­pón. Pe­ro si quie­re aven­tu­rar­se en otros te­rri­to­rios de la Pe­nín­su­la, los ex­per­tos ha­blan de las ex­ce­len­cias de Mon­fra­güe, en Ex­tre­ma­du­ra don­de es po­si­ble avis­tar el 35% de las es­pe­cies de aves eu­ro­peas pro­te­gi­das. La com­bi­na­ción de la­de­ras con den­sa ve­ge­ta­ción y zo­nas abier­tas fa­ci­li­ta lu­ga­res de re­fu­gio y ni­di­fi­ca­ción. Por otra par­te los bos­ques de al­cor­no­ques y en­ci­nas aco­gen a la co­lo­nia de bui­tre ne­gro más nu­me­ro­sa y den­sa del mun­do (hay en­tre 300 y 400 pa­re­jas). Mien­tras que el águi­la im­pe­rial ibé­ri­ca, es­pe­cie ca­ta­lo­ga­da en pe­li­gro de ex­tin­ción, cuen­ta con una do­ce­na de pa­re­jas re­pro­duc­to­ras. Al­gu­nos alo­ja­mien­tos de la zo­na es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra es­ta ac­ti­vi­dad. Un lu­jo. Hay más, co­mo el ca­bo de Ga­ta, en Al­me­ría, don­de a fi­na­les de ju­lio y prin­ci­pio de agos­to coin­ci­dien­do con su pa­so mi­gra­to­rio es po­si­ble con­ta­bi­li­zar mi­les de fla­men­cos ro­sa­dos y co­mu­nes en un en­torno

SÓ­LO EN CA­TA­LUN­YA YA HAY 15 ZO­NAS CON RU­TAS

de ori­gen vol­cá­ni­co que no de­ja in­di­fe­ren­te. Y el Par­que Na­cio­nal y Na­tu­ral de Do­ña­na, en­tre Huel­va, Sevilla y Cá­diz, de­cla­ra­do ade­más pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad por la Unesco en 1994, tie­ne una si­tua­ción geo­grá­fi­ca pri­vi­le­gia­da. Ha si­do in­clui­do en la lis­ta de re­ser­vas de la bios­fe­ra co­mo zo­na es­pe­cial pro­tec­ción pa­ra las aves (ZE­PA), aun­que eso no le im­pi­de re­ci­bir más de 300.000 vi­si­tas al año. Los tu­ris­tas es­pe­ran ver al­gu­nas de las 360 es­pe­cies de aves, de las que unas 130 se re­pro­du­cen ha­bi­tual­men­te en Do­ña­na. No só­lo en Do­ña­na. En An­da­lu­cía hay con­ta­bi­li­za­dos dos­cien­tos hu­me­da­les re­par­ti­dos en las ocho pro­vin­cias, que han con­ver­ti­do la ob­ser­va­ción de los pá­ja­ros co­mo una sus ac­ti­vi­da­des ha­bi­tua­les. La So­cie­dad Es­pa­ño­la de Or­ni­to­lo­gía se­ña­la que el dis­fru­te no es lo úni­co que ofre­cen las aves. “Son un mag­ní­fi­co in­di­ca­dor de la ca­li­dad de los eco­sis­te­mas y una se­ñal de avi­so so­bre el es­ta­do de nues­tro en­torno, ya que las aves reac­cio­nan de for­ma rá­pi­da y vi­si­ble a cual­quier al­te­ra­ción del me­dio. De he­cho la UE con­si­de­ra el es­ta­do de las po­bla­cio­nes sil­ves­tres de aves co­mo un ín­di­ce de la ca­li­dad de vi­da y la ofi­ci­na es­ta­dís­ti­ca eu­ro­pea Eu­ros­tat in­clu­ye el se­gui­mien­to de las po­bla­cio­nes de aves en­tre los ín­di­ces más im­por­tan­tes de sos­te­ni­bi­li­dad y bie­nes­tar so­cial”. La de­le­ga­da de So­cie­dad Es­pa­ño­la de Or­ni­to­lo­gía en Ca­ta­lun­ya, Cris­ti­na Sán­chez, coor­di­na la ini­cia­ti­va Ibe­rA­ves con la in­ten­ción de ga­ran­ti­zar es­te res­pe­to an­te cual­quier ti­po de ac­ti­vi­dad re­la­cio­na­da con la or­ni­to­lo­gía. “Su­po­ne un com­pro­mi­so vo­lun­ta­rio que ad­quie­ren los pro­fe­sio­na­les del sec­tor que de­ci­den com­par­tir los prin­ci­pios de sos­te­ni­bi­li­dad de la ac­ti­vi­dad y de con­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za que pro­mue­ve SEO/Bir­dLi­fe”. Al­gu­nos ho­te­les y ca­sas ru­ra­les han fir­ma­do es­te com­pro­mi­so. Lo pue­de con­sul­tar en la web de la SEO. Aho­ra ya só­lo le que­da es­co­ger los momentos del día más idó­neos. El ama­ne­cer, cuan­do el sol aca­ba de sa­lir por el ho­ri­zon­te, y el atar­de­cer son las me­jo­res elec­cio­nes. Los con­tras­tes son más ní­ti­dos. Y pa­ra evi­tar sor­pre­sas los ex­per­tos re­cuer­dan la ne­ce­si­dad de lle­var re­pe­len­tes de mos­qui­tos, so­bre to­do cuan­do se vi­si­tan hu­me­da­les. Y a de­jar­se inun­dar por el asom­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.