Ce­men­te­rios que atraen tu­ris­tas Nue­vas téc­ni­cas de lec­tu­ra rá­pi­da

Los ce­men­te­rios, lu­ga­res sa­gra­dos y emo­cio­na­les, son tam­bién re­fle­jo de la his­to­ria. El ne­cro­tu­ris­mo es otra ma­ne­ra de co­no­cer los lu­ga­res y su cul­tu­ra. Tum­bas de per­so­na­jes ilus­tres, obras de ar­te fu­ne­ra­rias, pa­tri­mo­nio ar­queo­ló­gi­co, ar­qui­tec­tu­ra ur­ba­na.

La Vanguardia - ES - - PORTADA -

Los ce­men­te­rios son un es­pe­jo en mi­nia­tu­ra del lu­gar al que sir­ven. To­das las ten­den­cias ar­tís­ti­cas, los mo­de­los ur­ba­nos y los fe­nó­me­nos so­cia­les se van re­pro­du­cien­do en ellos, no só­lo los cambios en el gus­to, sino tam­bién en el con­jun­to de la so­cie­dad. En las tum­bas, pan­teo­nes y lá­pi­das se pue­den des­cu­brir per­so­na­jes ilus­tres, le­yen­das ol­vi­da­das y frag­men­tos de un pa­sa­do que ha de­ja­do su hue­lla en mo­nu­men­tos y es­cul­tu­ras. En el ce­men­te­rio ju­dío de Smí­chov (Pra­ga), por ejem­plo, se ve có­mo en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX los tex­tos ale­ma­nes dan pa­so a las ins­crip­cio­nes en che­co, y en el de Ah­lat, en el la­go Van (Tur­quía) son vi­si­bles las ha­bi­li­da­des de los can­te­ros ar­me­nios que pro­du­je­ron las be­llas estelas fu­ne­ra­rias oto­ma­nas, don­de apa­re­cen sus nom­bres. In­clu­so cuan­do los pue­blos de­sa­pa­re­cen o son aban­do­na­dos por sus ha­bi­tan­tes, los ce­men­te­rios per­ma­ne­cen con su his­to­ria es­cri­ta en pie­dra. La vi­si­ta a un cam­po­san­to es siem­pre una ex­pe­rien­cia es­tre­me­ce­do­ra (es di­fí­cil ol­vi­dar, por ejem­plo, las 12.000 lá­pi­das amon­to­na­das del vie­jo ce­men­te­rio ju­dío de Pra­ga, don­de más de 100.000 per­so­nas es­tán se­pul­ta­das unas so­bre otras, por la fal­ta de es­pa­cio), pe­ro los ges­to­res tu­rís­ti­cos ha­ce tiem­po que los pro­mue­ven pa­ra atraer a los vi­si­tan­tes que desean ras­trear sus raí­ces o ren­dir ho­me­na­je a hé­roes o vi­lla­nos muer­tos ha­ce tiem­po. Vean sino el Pè­re La­chai­se de Pa­rís, lle­ní­si­mo de ce­le­bri­da­des y tan vi­si­ta­do co­mo la to­rre Eif­fel. En Es­pa­ña es­te tu­ris­mo no es tan ha­bi­tual pe­ro va cre­cien­do. El año pa­sa­do, 12.000 per­so­nas se apun­ta­ron a las vi­si­tas do­mi­ni­ca­les a los ce­men­te­rios de Po­ble­nou y Montjuïc, ex­pli­ca Jor­di Bal­man­ya, di­rec­tor ge­ne­ral de Ce­men­ti­ris de Bar­ce­lo­na. Sa­ber cuán­tos tu­ris­tas van por su cuen­ta es más com­pli­ca­do, pe­ro se cal­cu­la que unos 9.000 via­je­ros vi­si­tan el cam­po­san­to de Po­ble­nou ca­da año, la ma­yo­ría ex­tran­je­ros. El Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na de­di­ca ca­da año tres mi­llo­nes de eu­ros a la re­cu­pe­ra­ción de pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co de los re­cin­tos fu­ne­ra­rios de la ciu­dad. “Me gus­ta­ría que los his­to­ria­do­res del fu­tu­ro se re­fi­rie­ran a los ce­men­te­rios co­mo mu­seos que en el si­glo XXI de­di­ca­ron es­fuer­zo y di­ne­ro pa­ra que es­te pa­tri­mo­nio sea un lu­gar de cul­tu­ra tam­bién en el si­glo XXII”, in­di­ca Bal­man­ya. Los gran­des cam­po­san­tos del sur de Eu­ro­pa (Bar­ce­lo­na, Bil­bao, Lis­boa, Gé­no­va, Bo­lo­nia, Ro­ma...) son to­tal­men­te di­fe­ren­tes a los del centro y el nor­te del con­ti­nen­te. Mien­tras los se­gun­dos son ce­men­te­rios con­ce­bi­dos co­mo un jar­dín, los del sur mues­tran la pu­jan­za de la bur­gue­sía co­mer­cial e in­dus­trial fi­na­les del si­glo XVIII y prin­ci­pios del XIX. Los mis­mos ar­qui­tec­tos que cons­truían las gran­des man­sio­nes de es­tos prohom­bres que no re­pa­ra­ban en gas­tos les ha­cían los mau­so­leos, así que son re­cin­tos cier­ta­men­te mo­nu­men­ta­les. Los gran­des ce­men­te­rios la­ti­noa­me­ri­ca­nos, co­mo el bo­nae­ren­se de La Re­co­le­ta; el de Su­cre (Bo­li­via), el Pres­bí­te­ro Maes­tro, en Lima; el de La Habana, o el ce­men­te­rio Ge­ne­ral de San­tia­go de Chi­le si­guen es­te mis­mo pa­trón mo­nu­men­tal. La vi­si­ta a cam­po­san­tos, co­mo lu­ga­res de im­por­tan­cia cul­tu­ral e his­tó­ri­ca es­tá muy arrai­ga­da en Eu­ro­pa, don­de exis­te una Aso­cia­ción Eu­ro­pea de Ce­men­te­rios Sin­gu­la­res (Sig­ni­fi­can­tCe­me­te­ries.org), que in­clu­ye 150 ce­men­te­rios que va­le la pe­na visitar. En año 2010, el Con­se­jo de Eu­ro­pa re­co­no­ció co­mo itinerario cul­tu­ral la Ru­ta Eu­ro­pea de Ce­men­te­rios, un epí­gra­fe que com­par­te con el ca­mino de San­tia­go, el le­ga­do an­da­lu­sí, la ru­ta de los fe­ni­cios o la vía fran­cí­ge­na. Es­ta ru­ta es­tá for­ma­da por una se­sen­te­na de cam­po­san­tos lo­ca­li­za­dos en 20 ciu­da­des co­mo

Vie­na, Bel­gra­do, Opor­to, Flo­ren­cia, Es­to­col­mo, Pa­rís, Londres, Cra­co­via o Ate­nas. De Es­pa­ña se han ele­gi­do 18, y Ca­ta­lun­ya y An­da­lu­cía son las co­mu­ni­da­des con más pre­sen­cia en la ru­ta. En es­ta fi­gu­ran cam­po­san­tos co­mo el mu­ni­ci­pal de Gra­na­da, que es par­te del pai­sa­je de la Al­ham­bra; el mo­der­nis­ta de Can­ta­ga­llet de Al­coi, re­fle­jo de la so­cie­dad in­dus­trial; el de Ci­rie­go, al bor­de del Can­tá­bri­co en San­tan­der, o el ce­men­te­rio de Po­lloe (San Sebastián), que aco­ge a Cla­ra Cam­poa­mor. Tam­bién se mues­tran a los tu­ris­tas los ce­men­te­rios de Co­mi­llas (Can­ta­bria), Va­len­cia (ru­ta Mu­seo del Si­len­cio), y los ma­dri­le­ños La Al­mu­de­na y el Pan­teón de los Hom­bres Ilus­tres. Tam­bién me­re­cen ser vi­si­ta­dos, por su ori­gi­na­li­dad, los ce­men­te­rios de Bil­bao, que al­ber­ga uno de los prin­ci­pa­les gru­pos de ar­te fu­ne­ra­rio de Es­pa­ña y es un re­fle­jo de la épo­ca do­ra­da del ar­te del País Vas­co de fi­na­les del XIX y prin­ci­pios del XX, o el In­glés de Má­la­ga, el pri­mer ce­men­te­rio pro­tes­tan­te que se abrió de Es­pa­ña, con­ce­bi­do co­mo un jar­dín bo­tá­ni­co, que or­ga­ni­za vi­si­tas noc­tur­nas y bi­lin­gües. Uno de los ce­men­te­rios con una ubi­ca­ción más pri­vi­le­gia­da es el de Luar­ca, un ex­ce­len­te mi­ra­dor de la cos­ta as­tu­ria­na. El ce­men­te­rio mu­ni­ci­pal de La Ca­rrio­na (Avi­lés) se re­mon­ta a fi­na­les del si­glo XIX y es­tá re­ple­to de es­cul­tu­ras car­ga­das de ale­go­rías de re­le­van­cia ar­tís­ti­ca, mien­tras que el de Mon­tur­que (Cór­do­ba) es el úni­co ce­men­te­rio de Es­pa­ña que con­tie­ne en su in­te­rior una zo­na ar­queo­ló­gi­ca de­cla­ra­da bien de in­te­rés cul­tu­ral: unas cis­ter­nas ro­ma­nas que se des­cu­brie­ron en el si­glo XIX, cuan­do una epi­de­mia de có­le­ra obli­gó a am­pliar el ce­men­te­rio. En Ga­li­cia, des­ta­can el de San Amaro (A Co­ru­ña) y el co­no­ci­do co­mo “ce­men­te­rio del fin del mun­do”, a los pies del fa­ro de Fis­te­rra. Es obra de Cé­sar Por­te­la y es­tá for­ma­do por 14 cu­bos de gra­ni­to pro­yec­ta­dos ha­cia el mar des­de el acan­ti­la­do. Acu­mu­la mul­ti­tud de pre­mios de ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea y es­tá re­co­no­ci­do co­mo una de las me­jo­res obras fu­ne­ra­rias del mun­do, pe­ro 16 años des­pués de su cons­truc­ción es un ce­men­te­rio sin di­fun­tos. Si­gue sin aca­bar­se y los ma­yo­res del lu­gar quie­ren se­pul­tar a los su­yos en un lu­gar “más aco­ge­dor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.