Ni­ños en los fo­go­nes

Só­lo hay que ade­cuar las he­rra­mien­tas y las re­ce­tas a la edad y la des­tre­za de los ni­ños y po­ner­se ma­nos a la obra. Co­ci­nan­do cre­cen y en­tien­den lo que es una die­ta equi­li­bra­da

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Ensalada de pes­ca­do, ba­ti­do ve­ge­tal, ma­ce­do­nia de

fru­tas con he­la­do, sánd­wich de tres en ra­ya o unos sim­ples ma­ca­rro­nes. Co­ci­nar con los ni­ños no só­lo es una idea di­ver­ti­da pa­ra com­par­tir una ac­ti­vi­dad en­tre pa­dres e hi­jos sino que ade­más es una bue­na he­rra­mien­ta edu­ca­ti­va. El se­cre­to es pen­sar en re­ce­tas sen­ci­llas y so­bre to­do que ten­gan in­gre­dien­tes na­tu­ra­les y ca­se­ros. y, cla­ro, ade­cuar los úti­les de cocina y el tra­ba­jo que se va a rea­li­zar a la edad y des­tre­za de los ni­ños. El ob­je­ti­vo no es só­lo di­ver­tir­se. Tam­bién es con­ver­tir la co­mi­da sa­na en un pre­mio y no una obli­ga­ción y en­ten­der el tra­ba­jo que con­lle­van las co­sas más sen­ci­llas. “Los ni­ños pue­den apren­der im­por­tan­tes va­lo­res im­pres­cin­di­bles en su desa­rro­llo psi­co­ló­gi­co co­mo la res­pon­sa­bi­li­dad y el va­lor de co­la­bo­rar en las ta­reas de ca­sa”, ex­pli­ca Neus Ca­nal, co­fun­da­do­ra de Coo­ki­te­ca. Pe­ro ade­más, su im­pli­ca­ción en la cocina es tam­bién la vía más rá­pi­da pa­ra el des­cu­bri­mien­to de “las pro­pie­da­des de los ali­men­tos y la im­por­tan­cia de se­guir una die­ta ade­cua­da y equi­li­bra­da”, ase­gu­ra la doc­to­ra nu­tri­cio­nis­ta Lucía Bul­tó, au­to­ra de Los con­se­jos de la Nu­tri­nanny. Es­ta es­pe­cia­lis­ta re­cuer­da que “el ni­ño es un apren­diz y el adul­to es el maes­tro”. Por lo que si “se in­vo­lu­cra al ni­ño en to­do el pro­ce­so, es mu­cho más fá­cil que en­tien­da la ne­ce­si­dad de los buenos há­bi­tos... Unos há­bi­tos que de­ben ins­tau­rar los pa­dres y abue­los en eda­des tem­pra­nas y pa­ra te­ner éxi­to dar ejem­plo”. Di­cho de otro mo­do: “Es muy di­fí­cil en una ca­sa don­de los pa­dres no co­men ver­du­ra que los ni­ños co­man ver­du­ra”. Y si cues­ta la ver­du­ra, ¿lo me­jor? Pues que ellos, los ni­ños, ayu­den a pre­pa­rar­la de for­ma di­ver­ti­da. Ella acon­se­ja es­tas ac­ti­vi­da­des en fa­mi­lia en cual­quier mo­men­to, pe­ro re­cuer­da que es es­pe­cial­men­te útil en aque­llos días llu­vio­sos en los que no que­da más al­ter­na­ti­va que que­dar­se en ca­sa. “Al fi­nal a to­dos les gus­ta mez­clar los in­gre­dien­tes, com­por­tar­se co­mo un adul­to en la cocina y ver có­mo to­man for­ma los pla­tos con su ayu­da”, aña­de la res­pon­sa­ble de Coo­ki­te­ca, don­de se im­par­ten ta­lle­res es­pe­cia­les pa­ra ni­ños y don­de en los úl­ti­mos tiem­pos in­clu­so se rea­li­zan con­cur­sos de mas­ter chef pa­ra ellos. “Hay un gran in­te­rés por es­ta ac­ti­vi­dad so­bre to­do a raíz de los éxi­tos de los pro­gra­mas te­le­vi­si­vos de­di­ca­dos a la cocina y de­be­ría­mos sa­car el má­xi­mo ren­di­mien­to”, ex­pli­ca. Ade­más de ha­blar de to­das las pro­pie­da­des de la co­mi­da y de có­mo de­be ser una die­ta equi­li­bra­da, “el he­cho de de­co­rar sus pro­pios pla­tos es ya en sí to­da una aven­tu­ra”, ad­vier­te Lucía Bul­tó. El re­sul­ta­do al fi­nal es que los ni­ños apren­den pe­ro tam­bién co­men más a gus­to y lo en­cuen­tran to­do más sa­bro­so. Advertencia. Las re­ce­tas de­ben ser real­men­te sen­ci­llas. “Lo que no po­de­mos es plan­tear la ac­ti­vi­dad y que lue­go sean los ma­yo­res quie­nes lo re­suel­ven to­do con la ex­cu­sa del te vas a que­mar o te vas a man­char… Hay que de­jar­les a ellos, eso sí, con to­das las precauciones pa­ra que no se ha­gan da­ño”, ex­pli­ca. An­tes de co­men­zar hay que va­lo­rar la edad y la des­tre­za del ni­ño. No hay nor­mas fi­jas, pe­ro por lo ge­ne­ral la for­ma de in­vo­lu­crar­los en es­ta ta­rea es co­men­zar con al­go que real­men­te les gus­te. “¡Los pasteles son el me­jor ini­cio: a po­cos ni­ños no les gus­ta y a se­gu­ro que a to­dos les di­vier­te co­mo mí­ni­mo ma­ni­pu­lar la ma­sa!”, ad­vier­te Vic­to­ria Ba­lles­ta, res­pon­sa­ble de Vic­to­ria’s Ca­ke, ta­lle­res que co­men­za­ron su an­da­du­ra en Bar­ce­lo­na y que es­tán fran­qui­cian­do en to­da Es­pa­ña. “Por su­pues­to que no va­mos a de­jar que un ni­ño ma­ni­pu­le el horno an­tes de los diez o do­ce años (¡siem­pre bajo su­per­vi­sión cla­ro!), pe­ro hay un mon­tón de pro­ce­sos que pue­den ha­cer per­fec­ta­men­te”, aña­de Ro­ser Ve­láz­quez, res­pon­sa­ble de Coo­kies Pa­ra­di­se en Gra­no­llers. Pa­ra te­ner una idea de lo que pue­de lle­gar a ha­cer o ma­ni­pu­lar un ni­ño sin co­rrer nin­gún ti­po de ries­gos, Neus Ca­nal su­gie­re di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des se­gún ca­da edad. A par­tir de los 3-4 años, los

ni­ños sue­len te­ner la mo­tri­ci­dad fi­na desa­rro­lla­da pa­ra ma­ni­pu­lar pe­que­ños ali­men­tos y ayu­dar a ela­bo­rar ca­si cual­quier pla­to y a par­tir de los cin­co o seis ya po­drán ejer­cer de pin­ches de cocina sin pro­ble­mas. Lo más acon­se­ja­ble es in­vi­tar a los ni­ños más pe­que­ños a ta­reas co­mo “ayu­dar a ama­sar, la­var fru­tas y verduras, mez­clar in­gre­dien­tes en un bol, tro­cear le­chu­ga, ver­ter lí­qui­dos (nun­ca de­ma­sia­do ca­lien­tes)..., eso has­ta los tres, y a los cua­tro ya pue­den en­gra­sar mol­des, abrir pa­que­tes, cor­tar hier­bas con ti­je­ras ro­mas... o por ejem­plo pe­lar na­ran­jas y hue­vos du­ros (es­pe­ran­do an­tes a que se en­fríen bien)”. Se va evo­lu­cio­nan­do po­co a po­co de ma­ne­ra, que con cin­co o seis años un ni­ño ya pue­de co­men­zar a me­dir in­gre­dien­tes, cor­tar ali­men­tos con un cu­chi­llo sin fi­lo, de­co­rar pla­tos o po­ner la me­sa, so­bre los sie­te u ocho por sí mis­mos ya pue­den iden­ti­fi­car los in­gre­dien­tes o es­pe­cias en la des­pen­sa, uti­li­zar una ba­ti­do­ra (an­te la mi­ra­da de los ma­yo­res que es­tán a su car­go, cla­ro), mol­dear ga­lle­tas y ma­sas ha­cien­do for­mas di­ver­ti­das y ya in­te­li­gi­bles y has­ta pla­near la co­mi­da que se va a rea­li­zar. Cuan­do pa­san de los nue­ve años se no­ta un gran cam­bio en su ac­ti­tud y tie­nen una ma­yor se­gu­ri­dad que les pue­de per­mi­tir usar un horno mi­cro­on­das (con su­per­vi­sión), pre­pa­rar com­ple­ta­men­te so­los re­ce­tas sim­ples, ma­ne­jar un horno y un cu­chi­llo de cocina (con su­per­vi­sión) y ra­llar que­so y verduras. Y ya en­tre los 13 y los 16 ya es­tán ca­pa­ci­ta­dos, si tie­nen en­tre­na­mien­to y la des­tre­za ne­ce­sa­ria pa­ra pre­pa­rar y pen­sar por sí mis­mo re­ce­tas con va­rios in­gre­dien­tes por su cuen­ta. “Al fi­nal no se tra­ta úni­ca­men­te de apren­der a co­ci­nar. En esa gran au­la que es una cocina tam­bién apren­den ma­te­má­ti­cas, cien­cia, ven có­mo se trans­for­man los ali­men­tos y co­mo cam­bian de for­ma y de co­lor an­te sus pro­pios ojos... Es ca­si ma­gia. Momentos en fa­mi­lia en que po­nen a prue­ba tam­bién su pa­cien­cia , me­jo­ran su crea­ti­vi­dad... en fin, apren­den un po­co de to­do”, ex­pli­ca Lucía Bul­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.