¿QUÉ FUE DE LOS BUENOS ME­LO­CO­TO­NES?

Qui­zá ha­ya es­cu­cha­do que com­prar me­lo­co­to­nes es una lo­te­ría. Pa­re­ce­rá un chascarrillo, pe­ro no lo es. Las va­rie­da­des que lle­gan al mer­ca­do cam­bian ca­da se­ma­na –es la ma­ne­ra que tie­nen los pro­duc­to­res de re­co­lec­tar fru­tos de for­ma es­ca­lo­na­da–, y aun­que de

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Mayte Rius

A es­tas al­tu­ras de verano el me­lo­co­tón es­tá pre­sen­te

en los fru­te­ros de mu­chas ca­sas. En unos se ven los ro­jos, tam­bién lla­ma­dos de agua o fres­qui­llas se­gún las zo­nas. En otros des­ta­can los de vi­ña o me­lo­co­to­nes ama­ri­llos. Y en al­gu­nos más las nec­ta­ri­nas, los pa­ra­gua­yos o las pla­ta­ri­nas, a me­dio ca­mino en­tre am­bos. Y pues­tos a de­ta­llar su di­ver­si­dad, los hay de piel li­sa o ater­cio­pe­la­da, de pul­pa blan­da y ju­go­sa o de car­ne prie­ta, de sa­bor muy dul­ce o li­ge­ra­men­te aci­du­la­do, de car­ne blan­ca o ama­ri­lla... De he­cho, los ex­per­tos ase­gu­ran que se cultivan más de dos mil va­rie­da­des de me­lo­co­tón en to­do el mun­do, un cen­te­nar en Es­pa­ña, y ca­da año sa­len de­ce­nas de ellas nue­vas al mer­ca­do. Pe­ro que ha­ya mu­chos y muy va­ria­dos no ha­ce más fá­cil en­con­trar me­lo­co­to­nes buenos, dul­ces y aro­má­ti­cos cuan­do lle­ga el verano. Más bien al con­tra­rio. En­tre tan­tos, com­prar me­lo­co­to­nes se con­vier­te en una lo­te­ría en la que no sa­bes qué fru­to te aca­ba­rá to­can­do, y de po­co sir­ve ir siem­pre a la mis­ma fru­te­ría o ele­gir­los de la mis­ma pro­ce­den­cia. Es fre­cuen­te es­cu­char que al­guien com­pró unos me­lo­co­to­nes bue­ní­si­mos una se­ma­na, re­pi­tió la com­pra la se­ma­na si­guien­te y ya no le gus­ta­ron por­que no sa­bían igual. Si­mó Ale­gre, res­pon­sa­ble del pro­gra­ma de fru­ti­cul­tu­ra del Ins­ti­tut de Re­cer­ca i Tec­no­lo­gía Agroa­li­men­ta­rias (IRTA) de Ca­ta­lun­ya, ase­gu­ra que quie­nes di­cen eso es­tán en lo cier­to. Los me­lo­co­to­nes que com­pran una se­ma­na nun­ca son los mis­mos que los de la an­te­rior. “El me­lo­co­tón no se con­ser­va mu­cho tiem­po una vez re­co­lec­ta­do, así que el pro­duc­tor ne- ce­si­ta te­ner va­rias va­rie­da­des que pa­rez­can idén­ti­cas pe­ro que ten­gan pe­rio­dos de ma­du­ra­ción dis­tin­tos pa­ra ofre­cer me­lo­co­to­nes du­ran­te va­rias se­ma­nas”, ex­pli­ca. Y a di­fe­ren­cia de las man­za­nas o las pe­ras, don­de es fá­cil pa­ra quien com­pra iden­ti­fi­car la va­rie­dad y qué ti­po de sa­bor ca­be es­pe­rar de ella, en los me­lo­co­to­nes uno pue­de dis­tin­guir si se tra­ta de un me­lo­co­tón de vi­ña, de agua, de una nec­ta­ri­na o de un pa­ra­gua­yo, pe­ro na­da en su as­pec­to ex­terno per­mi­te iden­ti­fi­car si se tra­ta de va­rie­da­des dul­ces o áci­das o si la pul­pa que se lle­va­rá a la bo­ca se­rá o no fi­bro­sa. De he­cho, quie­nes tra­ba­jan en el desa­rro­llo de nue­vas va­rie­da­des lle­van años es­for­zán­do­se por lo­grar me­lo­co­to­nes ca­da vez más uniformes, que pa­rez­can idén­ti­cos in­clu­so sien­do de va­rie­da­des dis­tin­tas. Ber­nat Mar­tí, res­pon­sa­ble de la pro­duc­ción hor­tí­co­la de la Fun­da­ció Alí­cia, cree que es pre­ci­sa­men­te es­ta di­fi­cul­tad de adi­vi­nar el sa­bor de un me­lo­co­tón a sim­ple vis­ta lo que ha he­cho que en los úl­ti­mos años triun­fen al­gu­nos ti­pos de me­lo­co­tón me­nos tra­di­cio­na­les, co­mo el pa­ra­gua­yo. “Las pri­me­ras va­rie­da­des de pa­ra­gua­yo que lle­ga­ron a las fru­te­rías eran dul­ces y la gen­te sa­bía que si los com­pra­ba siem­pre es­ta­ban dul­ces, mien­tras que si com­pra­ba me­lo­co­tón ro­jo o de vi­ña unas ve­ces le sa­lían dul­ces y otras no”, ase­gu­ra.

Fue­ra del ár­bol no ma­du­ran bien De to­dos mo­dos,

Mar­tí de­fien­de que co­mer­se un me­lo­co­tón bueno no de­pen­de úni­ca ni prin­ci­pal­men­te de la va­rie­dad. “Los fac­to­res que de­ter­mi­nan el sa­bor y el dulzor son bá­si­ca­men­te dos: que se co­se­chen en un buen pun­to de ma­du­ra­ción y que se co­man po­cos días des­pués, por­que el me­lo­co­tón es una fru­ta que una vez fue­ra del ár­bol ya no ma­du­ra bien”, di­ce. Re­co­no­ce, no obs­tan­te, que mu­chos de los me­lo­co­to­nes que lle­gan a las fru­te­rías no reúnen esas con­di­cio­nes por­que mu­chos agri­cul­to­res re­co­gen a la vez los fru­tos que van a mer­ca­dos cer­ca­nos y los que en­vían a la ex­por­ta­ción, y pre­fie­ren re­co­lec­tar­los sin ter­mi­nar de ma­du­rar pa­ra que aguan­ten me­jor el trans­por­te. Ade­más, ex­pli­ca Mar­tí, los pro­duc­to­res nor­mal­men­te es­tán más pen­dien­tes de la can­ti­dad que de la ca­li­dad, co­mo prue­ba el he­cho de que muy po­cos prue­ben la fru­ta an­tes de re­co­ger­la. Co­mo la ma­du­ra­ción cuen­ta mu­cho, Si­mó Ale­gre da al­gu­nas pis­tas a te­ner en cuen­ta en el mo­men­to de com­prar me­lo­co­to­nes. En los ro­jos y en las nec­ta­ri­nas acon­se­ja de­can­tar­se por los de co­lor ro­jo os­cu­ro, ti­ran­do a mo­ra­do, por­que un co­lor ro­jo in­ten­so, bri­llan­te, sig­ni­fi­ca que la fru­ta es­tá li­ge­ra­men­te ver­de. Pa­ra ele­gir pa­ra­gua­yos maduros su re­co­men­da­ción es fi­jar­se en que el co­lor de fon­do de la piel sea cre­ma, ama­ri­llen­to, y nun­ca ver­de.

Re­cuer­da tam­bién que, hoy por hoy, el me­lo­co­tón es una fru­ta de tem­po­ra­da, así que hay más pro­ba­bi­li­da­des de co­mer­lo bueno si se com­pra en su épo­ca: des­de me­dia­dos de ma­yo que co­mien­zan a lle­gar los me­lo­co­to­nes pro­du­ci­dos en Sevilla y Huel­va, has­ta sep­tiem­bre u oc­tu­bre que lle­gan los tar­díos de Ara­gón. En­tre unos y otros van lle­gan­do al mer­ca­do los cul­ti­va­dos en Va­len­cia, Mur­cia, Ex­tre­ma­du­ra, Tarragona, Bar­ce­lo­na y Llei­da, y los me­ses cen­tra­les del verano son los de ma­yor pro­duc­ción. Con de­no­mi­na­ción de ori­gen Tam­bién hay me­lo­co­to­nes don­de la re­fe­ren­cia de ca­li­dad es­tá en la eti­que­ta que in­di­ca su pro­ce­den­cia y la for­ma en que se han cul­ti­va­do. Es el ca­so del me­lo­co­tón de Calanda, el úni­co con de­no­mi­na­ción de ori­gen pro­te­gi­da. Sa­muel Sancho, el pre­si­den­te del con­se­jo re­gu­la­dor, ase­gu­ra que es­tos me­lo­co­to­nes tie­nen más co­lor, du­re­za, azú­ca­res y aro­mas que el res­to tan­to por­que las va­rie­da­des son di­fe­ren­tes co­mo por las téc­ni­cas que uti­li­zan pa­ra cul­ti­var­los. “Una de las cues­tio­nes cla­ve es el acla­reo: eli­mi­na­mos el 70% de los fru­tos que tie­ne ca­da ár­bol pa­ra de­jar una dis­tan­cia apro­xi­ma­da de 20 cen­tí­me­tros en­tre fru­to y fru­to, lo que per­mi­te que el me­lo­co­tón ten­ga más ta­ma­ño y más ca­li­dad” por­que la sa­via se re­par­te en­tre me­nos fru­tos, de­ta­lla. Otro as­pec­to di­fe­ren­cial del me­lo­co­tón de Calanda es que los fru­tos se em­bol­san en pa­pel pa­ra­fi­na­do mien­tras cre­cen en el ár­bol pa­ra pro­te­ger­los de las pla­gas, de los tra­ta­mien­tos, de caí­das y de in­sec­tos, y que re­co­gen uno a uno, a mano. Cla­ro que to­dos es­tos cui­da­dos ex­tras tam­bién se no­tan en el pre­cio cuan­do lle­gan al mer­ca­do, en­tre me­dia­dos de sep­tiem­bre y fi­na­les de oc­tu­bre, pues sue­le ser al­go más ele­va­do que el de otros me­lo­co­to­nes. Pa­ra quie­nes buscan en el ori­gen una re­fe­ren­cia de ca­li­dad a la ho­ra de ele­gir me­lo­co­to­nes, Mar­tí, de la Fun­da­ció Alí­cia, men­cio­na tam­bién los de Or­dal, que se cultivan en los mu­ni­ci­pios de Su­bi­rats y Avin­yo­net del Pe­ne­dès (Bar­ce­lo­na) y tie­nen pres­ti­gio por su sa­bor y for­ma de cul­ti­vo aun­que no dis­pon­gan de eti­que­ta de de­no­mi­na­ción de ori­gen pro­te­gi­da. Los de Or­dal, co­mo los de Calanda, son me­lo­co­to­nes de vi­ña, pe­ro mien­tras que los ara­go­ne­ses son de re­ga­dío, los de Or­dal son de se­cano y los ex­per­tos ex­pli­can que es esa ca­ren­cia de agua y el ti­po de te­rreno don­de se cultivan lo que los ha­ce sin­gu­la­res por­que los ár­bo­les son me­nos pro­duc­ti­vos, dan me­nos fru­tos, pe­ro ca­da fru­to tie­ne más sa­bor. Mar­tí ex­pli­ca que los me­lo­co­to­nes de Or­dal pue­den com­prar­se en­tre fi­na­les de ma­yo y sep­tiem­bre. Ideal pa­ra die­tas Aun­que el me­lo­co­tón es una de las fru­tas tí­pi­cas del verano y su tem­po­ra­da se alar­ga va­rios me­ses, no fi­gu­ra en­tre las pre­fe­ri­das de los es­pa­ño­les. Tan so­lo re­pre­sen­ta el 4,3% del to­tal de fru­ta fres­ca que se co­me, con un con­su­mo anual que no lle­ga a los cua­tro ki­los y me­dio por per­so­na, se­gún los úl­ti­mos da­tos pu­bli­ca­dos, co­rres­pon­dien­tes al 2012. Sin em­bar­go, los es­pe­cia­lis­tas en nu­tri­ción ase­gu­ran que es un ali­men­to que de­be­ría es­tar mu­cho más pre­sen­te en la die­ta dia­ria por su apor­te de fi­bra y mi­ne­ra­les y su mo­de­ra­do con­te­ni­do ca­ló­ri­co.

“Mu­chas per­so­nas pue­den pen­sar que el me­lo­co­tón,

por su sa­bor dul­ce, tie­ne mu­cho azú­car, pe­ro no es así, su apor­te ca­ló­ri­co es bas­tan­te li­mi­ta­do, de en­tre 36 y 40 ki­lo­ca­lo­rías por ca­da cien gra­mos en fun­ción de la va­rie­dad y del gra­do de ma­du­ra­ción”, ex­pli­ca Ale­jan­dro Pé­rez, miem­bro del Col·le­gi de Die­tis­tes-Nu­tri­cio­nis­tes de Ca­ta­lun­ya (Co­di­nu­cat). Tam­bién des­ta­ca su con­te­ni­do en fi­bra –en­tre 1,5 y 2 gra­mos por ca­da 100 gra­mos– que per­mi­te que los azú­ca­res se ab­sor­ban de for­ma más len­ta en el or­ga­nis­mo y con­vier­te al me­lo­co­tón en una fru­ta in­di­ca­da pa­ra dia­bé­ti­cos y pa­ra quie­nes quie­ren con­tro­lar el pe­so, en es­te ca­so por su efec­to sa­cian­te. Y de­bi­do a su im­por­tan­te apor­te de fi­bra se le atri­bu­yen al me­lo­co­tón be­ne­fi­cios a la ho­ra de re­du­cir el co­les­te­rol y de me­jo­rar el trán­si­to in­tes­ti­nal. Pé­rez des­ta­ca ade­más su con­te­ni­do en po­ta­sio, “una sal mi­ne­ral que el cuer­po uti­li­za en mu­chas fun­cio­nes y que es muy im­por­tan­te a ni­vel neu­ro­mus­cu­lar, y que ha­ce del me­lo­co­tón una fru­ta idó­nea pa­ra con­tra­rres­tar la des­hi­dra­ta­ción y la pér­di­da de mi­ne- ra­les cuan­do se rea­li­za mu­cho ejer­ci­cio o se to­man diu­ré­ti­cos”. Cla­ro que, en con­tra­par­ti­da, la fuer­te pre­sen­cia de po­ta­sio des­acon­se­ja es­ta fru­ta cuan­do se pa­de­cen pro­ble­mas re­na­les. Otros apor­tes nu­tri­ti­vos que men­cio­nan los ex­per­tos cuan­do analizan el me­lo­co­tón es el con­te­ni­do de ca­ro­te­nos o pro­vi­ta­mi­na A –que ade­más de ac­tuar co­mo an­ti­oxi­dan­te con­tri­bu­ye al buen fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y de la vis­ta– y, en me­nor me­di­da, el de vi­ta­mi­na C. Los nu­tri­cio­nis­tas ad­vier­ten, no obs­tan­te, que to­das es­tas pro­pie­da­des son vá­li­das cuan­do se ha­bla del me­lo­co­tón fres­co, por­que si se co­me en al­mí­bar o se­co los com­po­nen­tes cam­bian y se con­vier­te en un ali­men­to muy ener­gé­ti­co.

Mu­chas nec­ta­ri­nas En cual­quier ca­so las es­ta­dís­ti­cas pa­re­cen in­di­car que el con­su­mo de me­lo­co­tón en al­mí­bar va a la ba­ja, lo mis­mo que el de me­lo­co­tón amarillo, que es el que se uti­li­za pa­ra las con­ser­vas. Tra­di­cio­nal­men­te en Es­pa­ña se con­su­mía el me­lo- co­tón amarillo de car­ne du­ra, tam­bién lla­ma­do de vi­ña. Pe­ro ha­ce un par de dé­ca­das lle­ga­ron va­rie­da­des de me­lo­co­tón ame­ri­cano ro­jo (o de agua) y de nec­ta­ri­nas que in­tere­sa­ron más al agri­cul­tor por­que eran más pro­duc­ti­vas y se con­ser­va­ban me­jor, y son esos me­lo­co­to­nes los que han aca­ba­do inun­dan­do las tien­das y cambiando los há­bi­tos de com­pra. “La pro­duc­ción de me­lo­co­tón amarillo ha des­cen­di­do por­que só­lo se con­su­me en Es­pa­ña y Gre­cia, mien­tras que el ro­jo lo co­men en to­do el mun­do y es más ren­ta­ble pa­ra el agri­cul­tor”, re­su­me Si­mó Ale­gre. En pa­ra­le­lo han cre­ci­do la pro­duc­ción y el con­su­mo de los pa­ra­gua­yos y las nec­ta­ri­nas pla­nas (o pla­ta­ri­nas), que lle­ga­ron des­de Fran­cia e Ita­lia y han te­ni­do mu­cha acep­ta­ción. “Hoy lo que más se pro­du­ce son nec­ta­ri­nas, pe­ro en los úl­ti­mos cin­co años los agri­cul­to­res han apos­ta­do mu­cho por los pa­ra­gua­yos por­que hay mu­cha de­man­da pa­ra la ex­por­ta­ción y es una fru­ta que se aso­cia con ca­li­dad”, co­men­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.