Un verano sin de­be­res

Pro­fe­sio­na­les de la edu­ca­ción se re­plan­tean has­ta qué pun­to son be­ne­fi­cio­sos o no los de­be­res y si hay al­ter­na­ti­vas que pro­po­ner

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Jor­di Jar­que

Uno de los ob­je­ti­vos de los pro­fe­so­res es que los alum­nos em­pie­cen el si­guien­te curso sin ha­ber per­di­do lo que apren­die­ron en el an­te­rior. Que con­so­li­den los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos. Se ha da­do por sen­ta­do que pa­ra ello tie­nen que ha­cer de­be­res du­ran­te el verano. Así ha si­do du­ran­te mu­chos años. Pe­ro el nú­me­ro de vo­ces que con­si­de­ran que ac­tual­men­te no es el mé­to­do más idó­neo pa­ra con­se­guir el ob­je­ti­vo men­cio­na­do au­men­ta. In­vi­tan a re­fle­xio­nar so­bre la con­ve­nien­cia o no de po­ner de­be­res en es­ta épo­ca del año. “Hay una idea equi­vo­ca­da so­bre los de­be­res es­co­la­res”, ase­gu­ra Ro­sa Jo­vé, psi­có­lo­ga in­fan­til y ju­ve­nil. Es­ta ex­per­ta, miem­bro per­ma­nen­te del Ob­ser­va­to­ri dels Drets de la In­fàn­cia de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya, ex­pli­ca que “aten­tan con­tra el tiem­po de ocio que pue­den dis­fru­tar nues­tros hi­jos y mu­chas ve­ces es una in­ver­sión de tiem­po que no sir­ve pa­ra na­da. Hay que re­plan­tear qué se ha­ce, por qué y so­bre to­do si hay que ha­cer­lo”. Lluís Ro­ma­ní, fi­ló­so­fo, pe­da­go­go, coor­di­na­dor pe­da­gó­gi­co del Cer­cle Wal­dorf de Ca­ta­lun­ya, con­fir­ma que tan­to maes­tros co­mo pe­da­go­gos ha­ce tiem­po que se es­tán plan­tean­do otras al­ter­na­ti­vas pa­ra con­so­li­dar los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos. “Los de­be­res co­mo pa­ra­dig­ma de la an­ti­gua edu­ca­ción que na­ció en la pro­duc­ción in­dus­trial, en la ne­ce­si­dad de for­mar per­so­nas pre­pa­ra­das pa­ra rea­li­zar ta­reas re­pe­ti­ti­vas, es­tá en de­ca­den­cia. Es for­za­do, pe­sa­do, en con­tra de la ale­gría de las vacaciones. Co­mo ti­rar un ja­rro de agua fría”. Y Mi­reia Long, pe­da­go­ga, es­pe­cia­li­za­da en an­tro­po­lo­gía de la edu­ca­ción y co­di­rec­to­ra de Pe­da­go­gía Blan­ca, pro­po­ne “un verano sin ta­reas es­co­la­res, pro­pues­ta que di­ri­jo a maes­tros, pe­ro igual­men­te a los pa­dres, que son, en de­fi­ni­ti­va, los que tie­nen que de­ci­dir­lo. Si te­ner de­be­res des­pués del co­le­gio es al­go de dudosa uti­li­dad, ha­cer­lo en verano es real­men­te in­com­pren­si­ble”.

La cien­cia De­ba­tir se pue­de de­ba­tir lo que sea. ¿Pe­ro qué di­ce la cien­cia? Jo­sé Ma­nuel Sán­chez, pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, fue coor­di­na­dor aca­dé­mi­co du­ran­te

dos años de pri­ma­ria y se­cun­da­ria en el co­le­gio Es­tu­dian­tes Las Ta­blas, en Ma­drid, ex­pli­ca que em­pie­zan a pro­li­fe­rar las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre los be­ne­fi­cios o no de los de­be­res. “Mu­chas de es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes se han cen­tra­do en la re­la­ción en­tre can­ti­dad de de­be­res y re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos. Al­gu­nos de ellos han en­con­tra­do re­la­ción po­si­ti­va, otros re­la­ción ne­ga­ti­va y otros nin­gu­na re­la­ción”. A ni­vel más con­cre­to, es el ca­so de la lí­nea de tra­ba­jo de Et­ta Kra­lo­vec, di­rec­to­ra de pro­gra­ma de for­ma­ción do­cen­te de se­cun­da­ria de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na, en EE.UU., coau­to­ra de The end of ho­me­work (El fi­nal de los de­be­res), quien ase­gu­ra que no hay nin­gu­na evi­den­cia con­clu­yen­te de que los de­be­res au­men­ten el ren­di­mien­to es­co­lar. In­clu­so con­si­de­ra que “ro­ban el tiem­po que ellos ne­ce­si­tan pa­ra ha­cer otras co­sas im­por­tan­tes pa­ra cre­cer y con­ver­tir­se to­tal­men­te en adul­tos”. An­te es­ta afir­ma­ción con­tun­den­te, Jo­sé Ma­nuel Sán­chez re­fle­xio­na en su blog Ac­tua­li­dad Pe­da­gó­gi­ca que “los be­ne­fi­cios o per­jui­cios de los de­be­res no se pue­den va­lo­rar es­tu­dian­do só­lo la re­la­ción en­tre can­ti­dad y apren­di­za­je, ya que es­te de­pen­de de mu­chos más fac­to­res que la can­ti­dad de prác­ti­ca”.

¿Dón­de es­tá el es­fuer­zo? Hay pro­fe­sio­na­les o pa­dres que al­zan la voz de alar­ma an­te la po­si­bi­li­dad de eli­mi­nar los de­be­res au­gu­ran­do los peo­res re­sul­ta­dos. “Co­mo to­do en la vi­da, tie­nen su par­te bue­na y su par­te ma­la”, co­men­ta Ro­sa Jo­vé. Aña­de que lo que tie­nen de bueno, co­mo es el va­lor del es­fuer­zo, pue­de con­se­guir­se por otros me­dios. Es de la mis­ma opi­nión Lluís Ro­ma­ní, quien cons­ta­ta que hay pa­dres que exi­gen que se pon­gan de­be­res, “pe­ro es que to­da­vía aso­cian el es­fuer­zo, es­for­zar­se, con de­be­res”. Jo­sé Ma­nuel Sán­chez ase­gu­ra que los de­be­res no son im­pres­cin­di­bles pa­ra fo­men­tar el es­fuer­zo. El im­pac­to so­bre el re­sul­ta­do aca­dé­mi­co de los de­be­res es pe­que­ño en se­cun­da­ria y mí­ni­mo o inexis­ten­te en pri­ma­ria. Trabajó du­ran­te dos cursos en un co­le­gio en el que no hay de­be­res. “El pro­yec­to del centro así lo es­ta­ble­ce. Y los re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos y la ad­qui­si­ción de com­pe­ten­cias de los alum­nos de ese centro no só­lo son ex­ce­len­tes (in­clu­so en las eva­lua­cio­nes ex­ter­nas) sino que ma­ni­fies­tan que uno de los as­pec­tos más po­si­ti­vos del co­le­gio es el he­cho de que pue­den de­di­car su tiem­po li­bre a lo que ellos real­men­te desean, y en mu­chos ca­sos son ac­ti­vi­da­des de in­ves­ti­ga­ción, deportes, lec­tu­ra, et­cé­te­ra, ac­ti­vi­da­des que en oca­sio­nes son mu­cho más for­ma­ti­vas que los pro­pios de­be­res. En mi opi­nión y ba­sán­do­me en mi ex­pe­rien­cia (co­mo alumno y co­mo pro­fe­sor), los de­be­res tra­di­cio­na­les no sir­ven pa­ra mo­ti­var a los alum­nos. Qui­zás es esa ex­pe­rien­cia ne­ga­ti­va la que me lle­vó a in­ves­ti­gar so­bre el te­ma”. Ju­lio Ca­ra­ba­ña, ca­te­drá­ti­co de So­cio­lo­gía es­pe­cia­li­za­do en edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, en re­la­ción con la cul­tu­ra del es­fuer­zo co­men­ta que en la es­cue­la es­pa­ño­la se ha con­fun­di­do es­fuer­zo con es­trés, que vie­ne pro­pi­cia­do, en­tre otras co­sas por la di­ná­mi­ca de los de­be­res. “Cuan­do yo era alumno no me po­nían de­be­res”.

FIN­LAN­DIA, CON ME­JO­RES NO­TAS, PO­NE EL 25% DE DE­BE­RES QUE ES­PA­ÑA

Qué pre­fie­ren los pa­dres Ro­ser de las He­ras, maes­tra de in­fan­til y pri­ma­ria, co­fun­da­do­ra de la es­cue­la El Til·ler en Be­lla­te­rra (en los al­re­de­do­res de Bar­ce­lo­na), tam­bién se en­con­tró ha­ce un par de años con un gru­po de pa­dres que que­rían de­be­res pa­ra sus hi­jos. Los ni­ños te­nían en­ton­ces en­tre diez y on­ce años. A los pa­dres les cos­tó en­ten­der que hay otras ma­ne­ras de in­te­grar los con­te­ni­dos. Se­gún el úl­ti­mo ba­ró­me­tro de la Con­fe­de­ra­ción Ca­tó­li­ca Na­cio­nal de Pa­dres de Fa­mi­lia y Pa­dres de Alum­nos, ca­si ocho de ca­da diez pa­dres o ma­dres en­cues­ta­dos (un 78%) es­tán muy o bas­tan­te a fa­vor de que sus hi­jos re­fuer­cen en ca­sa lo apren­di­do en el au­la, fren­te al 22% que lo con­si­de­ra in­ne­ce­sa­rio. Su pre­si­den­te, Luis Car­bo­nel, re­co­no­ce que es­tá a fa­vor de los de­be­res en ca­sa. “Cree­mos que es un tra­ba­jo per­so­nal e in­di­vi­dual ne­ce­sa­rio pa­ra re­te­ner y me­mo­ri­zar lo que se ha vis­to en el au­la. Eso sí, siem­pre tie­ne que es­tar adap­ta­do a la edad de los alum­nos”, pun­tua­li­za Car­bo­nel. Pe­ro no to­dos los pa­dres lo ven de la mis­ma ma­ne­ra. La Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Aso­cia­cio­nes de Pa­dres de Alum­nos (Cea­pa) si­gue pro­tes­tan­do por el tiem­po que los más pe­que­ños tie­nen que de­di­car a los de­be­res en ca­sa. In­clu­so ha­ce dos años es­ta con­fe­de­ra­ción se plan­teó con­vo­car una huel­ga por los de­be­res es­co­la­res. No son los úni­cos. En Fran­cia lle­ga­ron más le­jos y la Fe­de­ra­ción de Con­se­jos de Pa­dres de Alum­nos de Fran­cia con­vo­có quin­ce días de pa­ro por es­te mo­ti­vo. Y en Ca­na­dá, unos pa­dres lle­ga­ron a los tri­bu­na­les pa­ra de­mos­trar que no eran ne­ce­sa­rios… ¡y ga­na­ron! El tri­bu­nal les dio la ra­zón. Sien­do así tal vez no sea tan ex­tra­ño que una ca­na­dien­se ten­ga éxi­to en to­do el mun­do es­cri­bien­do so­bre lo que re­sul­ta ne­ce­sa­rio o no pa­ra alum­nos. Se lla­ma Cat­he­ri­ne L’Ecuyer, es in­ves­ti­ga­do­ra so­bre edu­ca­ción in­fan­til y au­to­ra de Edu­car en el asom­bro (Pla­ta­for­ma), y re­cuer­da que en Es­pa­ña se po­nen más de­be­res que en la me­dia de los 34 paí­ses que in­te­gran la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OC­DE), y en cam­bio tie­ne una de las peo­res pun­tua­cio­nes aca­dé­mi­cas. En el otro ex­tre­mo se en­cuen­tra Fin­lan­dia, don­de los alum­nos ob­tie­nen los me­jo­res re­sul­ta­dos con me­nos ho­ras lec­ti­vas en la es­cue­la y con una cuar­ta par­te de los de­be­res que po­nen en Es­pa­ña. “Ma­tar la ima­gi­na­ción, el asom­bro y la crea­ti­vi­dad de un ni­ño pa­ra in­cul­car­le cuan­to an­tes y con­tra su na­tu­ra­le­za una ac­ti­tud ra­zo­na­ble es tí­pi­co de una so­cie­dad fría, cí­ni­ca y cal­cu­la­do­ra”, ase­gu­ra es­ta ex­per­ta. Abo­ga por una pe­da­go­gía de la mo­ti­va­ción.

Mo­ti­va­ción “En verano se des­pier­tan to­das las fuer­zas vi­ta­les con­te­ni­das du­ran­te el curso. Te­ne­mos que vi­vir es­tas fuer­zas vi­ta­les”, ex­pli­ca Lluís Ro­ma­ní. Y la me­jor ma­ne­ra de im­preg­nar­se de es­ta po­ten­cia no es pre­ci­sa­men­te sub­yu­gar­se a los de­be­res. “Es una pa­la­bra que sue­na a bajo pe­na de... Ac­tual­men­te no exis­te la obe­dien­cia tal co­mo era unos años atrás. So­mos del si­glo XXI y la vo­lun­tad ha de sa­lir de den­tro de ca­da in­di­vi­duo. No es tan fá­cil, cla­ro. Es un re­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal por­que re­quie­re crear el am­bien­te pro­pi­cio pa­ra que el ni­ño se im­preg­ne de es­te en­tu­sias­mo, que de al­gu­na ma­ne­ra ha de com­par­tir el pro­fe­sor y los pa­dres. Es el gran re­to: la vo­lun­tad”. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio cul­ti­var o des­per­tar el en­tu­sias­mo. Pro­fe­so­res mo­ti­va­dos pa­ra mo­ti­var a los alum­nos. Y ha­cer de­be­res en verano no es una ma­ne­ra de mo­ti­var­los. “Se les pi­de a los ni­ños que sean efi­ca­ces, que sean lis­tos, que sean pul­cros. Lue­go se les man­dan de­be­res re­pe­ti­ti­vos, abu­rri­dos y a me­nu­do sin nin­gu­na crea­ti­vi­dad. Los de­be­res tie­nen to­dos los com­po­nen­tes pa­ra no gus­tar a los ni­ños. Son pe­sa­dos y re­pe­ti­ti­vos”, apun­ta Ro­sa Jo­vé. “Cam­biar el con­cep­to de de­be­res por tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción y to­do cam­bia… los ni­ños es­tán en­can­ta­dos”, com­par­te Lluís Ro­ma­ní. Ex­pli­ca que a los ni­ños les gus­ta in­da­gar de ma­ne­ra na­tu­ral. “Les sa­le de den­tro. Se buscan ha­cer co­sas. No ha­ce fal­ta que se les pon­gan de­be­res por­que ellos mis­mos se con­vier­ten en in­ves­ti­ga­do­res. La ba­se de la vo­lun­tad es trans­mi­tir vi­ven­cias, el en­tu­sias­mo de la ac­ción. El in­te­lec­tua­lis­mo an­tes de tiem­po pa­ra­li­za. Se em­pie­za por la ca­be­za, los de­be­res, exá­me­nes, y por eso pa­ra­li­za”. En es­te mis­mo sen­ti­do Ge­rald Hüher, di­rec­tor del Centro de In­ves­ti­ga­cio­nes de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va y Neu­ro­bio­lo­gía de Go­tin­ga y Mann­heim-Hei­del­berg, ase­gu­ra que los ni­ños na­cen con un ce­re­bro muy po­ten­te y que no hay na­da co­mo el jue­go. Ju­gar, asom­brar­se, des­cu­brir, ha­cer… “Y el asom­bro re­quie­re li­ber­tad in­te­rior”, com­ple­men­ta Cat­he­ri­ne L’Ecuyer, quien re­to­ma las re­fle­xio­nes de To­más de Aquino, un fi­ló­so­fo del si­glo XIII, que ha­bla­ba de dos fa­ses en el co­no­ci­mien­to: la pri­me­ra es el des­cu­bri­mien­to y la in­ven­ción, y la se­gun­da, la dis­ci­pli­na y el apren­di­za­je. He­mos in­ver­ti­do el or­den: en las es­cue­las se apren­de de fue­ra ha­cia den­tro, no de den­tro ha­cia fue­ra”. Lluís Ro­ma­ní in­sis­te que si se fuer­za di­rec­ta­men­te la vo­lun­tad des­de la ca­be­za, no fun­cio­na: “Es ne­ce­sa­rio el en­tu­sias­mo pa­ra fo­men­tar la vo­lun­tad des­de den­tro del alumno”. Al­ter­na­ti­vas En lu­gar de de­be­res Ro­ser de las He­ras pro­po­ne que du­ran­te las vacaciones apunten en un cua­derno las co­sas que van des­cu­brien­do, y que pre­pa­ren una pos­tal de verano. Y si se quie­re es­ti­mu­lar el es­fuer­zo, la fuer­za de la vo­lun­tad, acon­se­ja dar­les acua­re­las a los ni­ños. So­bre to­do es im­por­tan­te apro­ve­char tam­bién el buen tiem­po pa­ra rea­li­zar con los hi­jos ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre. Es im­por­tan­te que los pa­dres tam­bién se im­pli­quen en es­tas ac­ti­vi­da­des. “No hay na­da co­mo in­ves­ti­gar y des­cu­brir co­sas nue­vas”, com­par­te Lluís Ro­ma­ní. Pro­po­ner ex­cur­sio­nes fa­mi­lia­res don­de ca­da uno de los miem­bros ten­drá una fun­ción. “Re­par­tir ta­reas pa­ra bus­car por in­ter­net an­tes de ha­cer la sa­li­da. Otro de­be­rá lle­var el ma­pa, otro cal­cu­lar los tiem­pos, et­cé­te­ra”. Es una cues­tión de ima­gi­na­ción y ga­nas. Si no hay ga­nas, po­cas ga­nas se trans­mi­ti­rán a los más pe­que­ños. Y en vacaciones, el apren­di­za­je so­cial es su­ma­men­te im­por­tan­te, se­ña­la Mi­reia Long. Fue­ra de la épo­ca es­co­lar “pue­den ha­cer nue­vos ami­gos ele­gi­dos por afi­ni­dad y no por cer­ca­nía. ¿De ver­dad pen­sa­mos que eso no es un apren­di­za­je que real­men­te ne­ce­si­tan ha­cer sin ver­se otra vez in­te­rrum­pi­dos por fi­chas o un es­tu­dio for­mal? Ir al cam­po, ex­plo­rar, ju­gar sin ho­ra fi­ja, abu­rrir­se has­ta in­ven­tar o en­con­trar su pa­sión, leer lo que les ape­tez­ca… to­do eso es in­dis­pen­sa­ble pa­ra el desa­rro­llo fí­si­co y emo­cio­nal sano de los ni­ños y es en verano cuan­do van a te­ner las ma­yo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra desa­rro­llar es­tas ac­ti­vi­da­des. Os pro­pon­go el abu­rri­mien­to co­mo un jue­go más, pues lo con­si­de­ro igual­men­te im­por­tan­te pa­ra el desa­rro­llo na­tu­ral de la per­so­na­li­dad. Los ni­ños, co­mo to­das las per­so­nas, pre­ci­san es­pa­cios y tiem­pos en los que pue­dan abu­rrir­se, sin na­da or­ga­ni­za­do. Esos momentos de abu­rri­mien­to son los que les per­mi­ten, en so­le­dad, des­cu­brir co­sas so­bre ellos mis­mos, pen­sar e in­ven­tar nue­vas pro­pues­tas de re­la­ción con el en­torno o nue­vos mundos ima­gi­na­rios”. En cual­quier ca­so, Lluís Ro­ma­ní re­cuer­da la ne­ce­si­dad de no ol­vi­dar que la vi­da es rit­mo. Y en ese rit­mo, el verano es una opor­tu­ni­dad pa­ra di­ge­rir lo aprehen­di­do du­ran­te el curso. Si no, el em­pa­cho o el cor­te de di­ges­tión es­tá ase­gu­ra­do. Só­lo hay que ver qué su­ce­de aquí en con­tras­te con otros paí­ses. Sa­ber apren­der, sa­ber des­can­sar, sa­ber en­tu­sias­mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.