LA OTRA CAPITAL

Nan­kín lle­gó a ser la capital chi­na en va­rios pe­rio­dos. La his­to­ria ha lle­na­do sus ca­lles de mo­nu­men­tos que glo­ri­fi­can el pa­sa­do y la con­vier­ten en una ciu­dad eter­na

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

El me­lo­co­tón en­tró ha­ce 3.000 años en los ho­ga­res

chi­nos, por lo que es na­tu­ral que for­me par­te del imaginario co­lec­ti­vo en for­ma de re­la­tos y le­yen­das. Lo más ha­bi­tual es re­la­cio­nar­lo con la lon­ge­vi­dad, y de ahí que sea uno de los te­mas más so­li­ci­ta­dos a los ar­tis­tas que tra­ba­jan con sus pin­ce­les so­bre pa­pel de arroz. El em­pe­ra­dor de Ja­de Yu Huang, con­si­de­ra­do el pri­me­ro de los dio­ses y pa­dre de los cie­los, los to­ma­ba a me­nu­do, ani­ma­do por su es­po­sa Xi Wang­mu, que or­ga­ni­za­ba un fes­ti­val de los me­lo­co­to­nes ca­da 6.000 años pa­ra ce­le­brar la in­mor­ta­li­dad. Co­mo prin­ci­pal pro­duc­to­ra de me­lo­co­to­nes, la re­gión de Jiang­su fue ve­ne­ra­da du­ran­te años co­mo pro­pi­cia­do­ra de la

vi­da, de mo­do que pa­re­ce una con­se­cuen­cia ló­gi­ca que el pri­mer em­pe­ra­dor de la di­nas­tía Ming es­ta­ble­cie­ra allí su capital, Nan­kín. La ciu­dad que­da al no­roes­te de Shang­hai y a ori­llas de río Yangt­sé, el más cau­da­lo­so e im­por­tan­te en la his­to­ria del país. El em­pe­ra­dor Hong­wu, es de­cir “muy mar­cial”, se re­ve­ló con­tra la di­nas­tía Yuan de ori­gen mon­gol, nin­gu­neó a Pe­kín en fa­vor de Nan­kín y dio un de­ci­di­do em­pu­je al con­fu­cia­nis­mo co­mo prin­ci­pal creen­cia es­pi­ri­tual. De to­do ello que­dan mu­chos e in­tere­san­tes re­cuer­dos en una ur­be que hoy se en­cuen­tra en una de las pro­vin­cias más den­sa­men­te po­bla­das de Chi­na. Me­lo­co­tón es una pa­la­bra que en la Chi­na ac­tual aún se em­plea pa­ra re­fe­rir­se a una pro­me­ti­da o a una mu­jer bo­ni­ta, pe­ro en me­dio de la po­lu­ción de Nan­kín, cues­ta dis­tin­guir lo be­llo a pri­me­ra vis­ta. Lo mis­mo su­ce­de con el mau­so­leo Ming Xiao­ling, don­de es­ta­ba en­te­rra­do el em­pe­ra­dor Hong­wu. A pe­sar de que el día del en­tie­rro sa­lie­ron 13 pro­ce­sio­nes idén­ti­cas des­de las 13 puer­tas de la ciu­dad pa­ra con­fun­dir a los la­dro­nes y evi­tar que la au­tén­ti­ca tum­ba fue­ra sa­quea­da, la ver­dad es que fue pro­fa­na­da igual­men­te si­glos más tar­de, du­ran­te la re­vuel­ta Taipei de 1864. Hoy só­lo se con­ser­van las mu­ra­llas de la es­truc­tu­ra prin­ci­pal, que de to­dos mo­dos re­sul­tan bas­tan­te im­po­nen­tes, así co­mo el ro­mán­ti­co pa­seo del Sen­de­ro Sa­gra­do, que a los pies de la mon­ta­ña Púr­pu­ra nos guía sin pér­di­da has­ta el edi­fi­cio, siem­pre pro­te­gi­do por una cor­te de ani­ma­les mí­ti­cos y sol­da­dos es­cul­pi­dos en pie­dra y si­tua­dos a am­bos la­dos. Se ac­ce­de al re­cin­to a tra­vés de las puer­tas Do­ra­das, don­de aguar­da la me­jor de las es­cul­tu­ras: la de una tor­tu­ga gi­gan­te que so­por­ta so­bre sus es­pal­das la es­te­la Shen­gong Sheng­de, es de­cir, del mé­ri­to di­vino y de la san­ta vir­tud, va­lo­res que se­gún el tex­to le cua­dra­ban a la per­fec­ción al em­pe­ra­dor Hong­wu. La tor­tu­ga, co­mo los me­lo­co­to­nes, tam­bién sim­bo­li­za la lon­ge­vi­dad.

El de Hong­wu no es el úni­co mau­so­leo de la

mon­ta­ña Púr­pu­ra o Zi­jin Shan. En lo al­to de una es­ca­li­na­ta de 392 pel­da­ños que de­jan sin re­sue­llo, se al­za la crip­ta que con­tie­ne el cuer­po de Sun Yat-sen, el “pa­dre de la Chi­na mo­der­na”. Por el pe­rí­me­tro pu­lu­lan sol­da­dos muy aten­tos a que se res­pe­te el si­len­cio y la com­pos­tu­ra ade­cua­das a tan so­lem­ne lu­gar, al­go que no ha­ría fal­ta por­que la cons­truc­ción es lo bas­tan­te im­po­nen­te co­mo pa­ra de­jar cla­ra su im­por­tan­cia. Es­te es­ta­dis­ta y re­vo­lu­cio­na­rio fue quien im­pul­só la caí­da de la úl­ti­ma di­nas­tía im­pe­rial del país, la Qing. Por eso es res­pe­ta­do tan­to por la Re­pú­bli­ca de Chi­na (es de­cir, Tai­wán), co­mo por la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de la Chi­na. Chiang Kai-shek, que fue su su­ce­sor, fue quien hi­zo cons­truir el mau­so­leo y con­fir­mó la ca­pi­ta­li­dad de Nan­kín, aun­que las gue­rras y la his­to­ria lo aca­ba­rían re­le­gan­do a la an­ti­gua is­la de For­mo­sa y po­nien­do una fron­te­ra de por me­dio.

1

D.AGOS­TI­NI / W.BUSS

1 y 2 Es­cul­tu­ras de ani­ma­les en la en­tra­da del mau­so­leo Ming Xiao­ling

D.AGOS­TI­NI / W.BUSS

3

Ar­cos in­te­rio­res del mau­so­leo Ming Xiao­ling, don­de se ha­lla en­te­rra­do el em­pe­ra­dor Hong­wu

D.AGOS­TI­NI/W.BUSS

Pues­tos de co­mi­da am­bu­lan­te en el área de Fu­zi Miao, Nan­kín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.