En jue­go

La Vanguardia - ES - - NEWS - ORIOL RIPOLL es@la­van­guar­dia.es

Oriol Ripoll se aden­tra en el mu­seo pa­ra no se sa­be qué... pe­ro ten­drá que evi­tar alar­mas, cá­ma­ras y agen­tes de se­gu­ri­dad. Es­ta se­ma­na, jue­gos de la­dro­nes

¿Han pen­sa­do qué de­be de sen­tir un la­drón que en­tra a un mu­seo y que de­be con­se­guir su ob­je­ti­vo es­con­dién­do­se de las cá­ma­ras, los in­fra­rro­jos o los vi­gi­lan­tes que se pa­sean con una lin­ter­na en la mano? No es ne­ce­sa­rio que lo lle­ven a la prác­ti­ca pa­ra sa­ber­lo, pue­den ex­pe­ri­men­tar con una fa­mi­lia de vi­deo­jue­gos de­di­ca­da a ello. El ju­ga­dor con­tro­la un per­so­na­je que se mue­ve a tra­vés de un es­ce­na­rio fu­gán­do­se de to­do ti­po de pe­li­gros has­ta que lle­ga a su ob­je­ti­vo. Pa­ra que lo pue­dan pro­bar, tres ejem­plos que se pue­den ju­gar con pla­ta­for­mas di­fe­ren­tes. El pri­me­ro es Grand mu­seum theft, un pe­que­ño jue­go que po­drán en­con­trar alo­ja­do en di­fe­ren­tes webs que re­co­pi­lan jue­gos de es­te es­ti­lo (por ejem­plo a Tea­ga­mes.com/ga­mes/grand­mu­seumt­heft). El per­so­na­je, un la­drón de obras de ar­te, se des­pla­za

JUE­GOS PA­RA ES­QUI­VAR CÁ­MA­RAS, HUIR DE LOS RA­YOS IN­FRA­RRO­JOS Y EVI­TAR LOS GUAR­DIAS

a tra­vés de di­fe­ren­tes sa­las, ca­da una es un ni­vel, in­ten­tan­do no ser atra­pa­do. Fun­cio­na bas­tan­te bien, y aun­que los grá­fi­cos no son de mu­cha ca­li­dad, se man­tie­ne la emo­ción du­ran­te to­da la par­ti­da. El se­gun­do que les pro­pon­go es Third eye cri­me (Thir­de­ye­cri­me.com), un jue­go pa­ra te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, de mo­men­to só­lo es­tá pa­ra iOS y, se­gún los crea­do­res, en bre­ve en An­droid. El ob­je­ti­vo es el mis­mo que el an­te­rior pe­ro hay dos pe­que­ñas di­fe­ren­cias: por un la­do el mo­vi­mien­to ya no es a par­tir de com­bi­na­cio­nes de te­clas, sino que el ju­ga­dor di­bu­ja lí­neas que mar­can la tra­yec­to­ria del per­so­na­je. Es­to ha­ce que ha­ya que afi­nar mu­cho los pun­tos don­de que­re­mos que se de­ten­ga el la­drón pa­ra ase­gu­rar que no es des­cu­bier­to. En se­gun­do lu­gar ca­da uno de los ni­ve­les es­tá lleno de es­con­dri­jos que aca­ban sien­do obs­tácu­los cuan­do se quie­re es­ca­par. El ter­cer jue­go es se­gu­ra­men­te el más com­ple­to. Se lla­ma Spy Cha­me­leon RGB Agent y lo pue­den ju­gar con un or­de­na­dor (PC, Mac y Li­nux) a tra­vés de la pla­ta­for­ma Steam (Steam­po­we­red.com). El jue­go ha si­do desa­rro­lla­do por Mar­cos To­rre­ci­llas y Raúl Ve­ga y fue ga­lar­do­na­do ha­ce po­cas se­ma­nas con el pre­mio Th­ree Hea­ded Mon­key Awards un con­cur­so or­ga­ni­za­do por la UPC School, con el pa­tro­ci­nio de la com­pa­ñía de vi­deo­jue­gos So­cial Point. En es­te ca­so los es­ce­na­rios tie­nen mu­chos co­lo­res, y es­to es apro­ve­cha­do por el ca­ma­león pro­ta­go­nis­ta de la aven­tu­ra. Es­te per­so­na­je de­be des­pla­zar­se a tra­vés de la pan­ta­lla co­gien­do mos­cas y ma­ri­qui­tas y es­qui­van­do ro­bots que pei­nan la pan­ta­lla. Pe­ro co­mo se tra­ta de un ca­ma­león pue­de ca­mu­flar­se so­bre las al­fom­bras de co­lo­res y, pa­ra ello, el ju­ga­dor de­be te­ner ha­bi­li­dad pa­ra cam­biar el co­lor a me­di­da que se avan­za. Se tra­ta de un jue­go equi­li­bra­do, con unos re­tos pro­gre­si­vos que ha­cen man­te­ner el in­te­rés, unos grá­fi­cos de­sen­fa­da­dos y una mú­si­ca que aca­ba de crear la sen­sa­ción de mis­te­rio y ve­lo­ci­dad. Cuan­do los prue­ben se des­cu­bri­rán ana­li­zan­do los mo­vi­mien­tos de los vi­gi­lan­tes, las cá­ma­ras, los ra­yos e in­ten­tan­do en­con­trar pa­tro­nes que le ayu­den a lo­grar su ob­je­ti­vo. Y en al­gu­nos momentos vi­vi­rán los ner­vios de sen­tir un guar­dia a pun­to de atra­par­los. Ac­tua­ran tal y co­mo ha­rían si fue­sen la­dro­nes.

Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.