Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - NEWS - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

Es­tar al bor­de de la muer­te y es­qui­var­la, co­mo le su­ce­dió a Ra­mi­ro Ca­lle, in­vi­ta a apro­ve­char po­si­ti­va­men­te ca­da mo­men­to

PRE­GUN­TA |

Hola, Ra­mi­ro, me lla­mo Juan Mi­guel. Es­tu­ve muy al co­rrien­te de tu en­fer­me­dad, y sé cuán gra­ve es­tu­vis­te. Tam­bién yo tu­ve un vi­rus y es­tu­ve fas­ti­dia­do. Des­pués me cos­tó re­cu­pe­rar­me. Lo mío fue mu­cho me­nos gra­ve, pe­ro en es­tos ca­sos uno lo pa­sa mal y so­bre to­do se que­da uno con mie­do a que se re­pi­ta. ¿Qué es lo que más te ayu­dó? Me he he­cho mu­chas pre­gun­tas, co­mo por qué unos sa­len de la en­fer­me­dad y otros no, por qué unos mue­ren jó­ve­nes y otros vie­jos. Eso me cau­sa zo­zo­bra. Por lo que he leí­do, tú pa­re­cía que no ibas a sa­lir, pe­ro sa­lis­te. ¿Qué crees que pue­de in­fluir en esos ca­sos? A ve­ces tam­bién me pre­gun­to si la muer­te nos lle­ga en un mo­men­to da­do inevi­ta­ble. El ca­so es que des­de que me pa­só lo que te cuen­to, no me he vuel­to a sen­tir tran­qui­lo. ¿Crees que pue­do ha­cer al­go pa­ra aquie­tar­me? Mu­chas gra­cias, Ra­mi­ro.

HAY QUE VI­VIR CA­DA INS­TAN­TE CO­MO EL PRI­ME­RO,

CON IN­TEN­SI­DAD, COM­PA­SIÓN Y HU­MIL­DAD

RES­PUES­TA |

Es­ti­ma­do Juan Mi­guel, la vi­da es muy mis­te­rio­sa y a ve­ces pa­vo­ro­sa. To­da per­so­na con in­quie­tu­des se ha­ce al­gu­nas de las pre­gun­tas que tú has de­ja­do en el ai­re y que mu­chas ve­ces no tie­nen res­pues­ta por lo me­nos con el ra­zo­na­mien­to or­di­na­rio. Lo cier­to es que la muer­te es im­pre­vi­si­ble, pe­ro no he­mos si­do edu­ca­dos pa­ra acep­tar­la con na­tu­ra­li­dad y por ello sen­ti­mos que an­te ella to­do pa­li­de­ce. Yo es­tu­ve un buen nú­me­ro de días flir­tean­do con la muer­te, esa da­ma que en cual­quier mo­men­to nos pue­de ro­bar la vi­da, pe­ro que por eso mis­mo te­ne­mos que vi­vir ca­da ins­tan­te co­mo si fue­ra el pri­me­ro y el úl­ti­mo, con in­ten­si­dad, hu­mil­dad, com­pa­sión, acep­ta­ción cons­cien­te de lo inevi­ta­ble y sen­ti­do coope­ran­te. Si uno sa­be ins­tru­men­ta­li­zar­la, la en­fer­me­dad en­se­ña y nos ha­ce hu­mil­des, nos hu­ma­ni­za y nos ha­ce va­lo­rar más el ca­ri­ño de los otros. No te ob­se­sio­nes por­que pue­da vol­ver a pa­sar; sa­ca lo me­jor de lo que ex­pe­ri­men­tas­te y no lo peor. Ni uno pi­de na­cer ni uno pi­de mo­rir. Otro mis­te­rio gran­de a ve­ces es por qué unos que es­ta­ban me­nos en­fer­mos mue­ren y los más en­fer­mos se ter­mi­nan por re­cu­pe­rar. Yo le pre­gun­té al res­pec­to a la doc­to­ra Bea­triz Bar­quiel, fa­bu­lo­sa en­do­cri­nó­lo­ga y nu­tri­cio­nis­ta que me aten­dió sin des­can­so , y me con­tes­tó que ha­bía sa­li­do con vi­da por tres ra­zo­nes: por­que cuan­do co­gí es­ta crí­ti­ca bac­te­ria es­ta­ba bien de sa­lud, por­que tu­ve una ex­ce­len­te aten­ción mé­di­ca y por suer­te. En cuan­to pu­de co­men­cé a prac­ti­car mis ha­bi­tua­les se­sio­nes de yo­ga, a ca­mi­nar sin tre­gua, a ali­men­tar­me bien y a ha­cer me­di­ta­ción. Lo que ver­da­de­ra­men­te me sa­tis­fi­zo de so­bre­vi­vir era por los se­res que­ri­dos, evi­tán­do­les así el dis­gus­to de mi fa­lle­ci­mien­to. En­cuen­tra en eso mo­ti­va­ción pa­ra cui­dar­te fí­si­ca y men­tal­men­te. A fin de aquie­tar­te haz ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción y de de­ten­ción cons­cien­te, pe­ro so­bre to­do cam­bia la ac­ti­tud, no elu­cu­bres, adiés­tra­te en la ecua­ni­mi­dad y apro­ve­cha la se­gun­da opor­tu­ni­dad. La en­fer­me­dad an­tes o des­pués se ma­ni­fies­ta, es cues­tión de tiem­po, pe­ro to­do lo que ha­ga­mos, sin ob­se­sión, pa­ra man­te­ner equi­li­bra­da­men­te nues­tro cuer­po-men­te es­tá bien. So­mos un mi­cro­uni­ver­so que has­ta cier­to gra­do po­de­mos cui­dar. Mu­chas gra­cias por es­cri­bir­me.

Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.