Crear

La Vanguardia - ES - - NEWS - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

Las creen­cias que te­ne­mos so­bre al­guien nos dic­tan nues­tro com­por­ta­mien­to ha­cia ellos. Re­fle­xio­nes de Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na

En sus Metamorfosis, Ovi­dio re­co­gió el mi­to de Pig­ma­lión, el hom­bre que se enamoró de una es­ta­tua y con­si­guió que Afro­di­ta la con­vir­tie­se en una mu­jer real. Si­glos des­pués, Ber­nard Shaw lo uti­li­zó en su obra Pig­ma­lión, que cuen­ta la his­to­ria de una flo­ris­ta de cla­se ba­ja me­ta­fó­ri­ca­men­te traí­da a la vi­da por un pro­fe­sor de fo­né­ti­ca. Es­ta his­to­ria se con­vir­tió des­pués en co­me­dia mu­si­cal y en pe­lí­cu­la fa­mo­sa, My fair lady. Pe­ro en el mun­do de la pe­da­go­gía, la pa­la­bra Pig­ma­lión es­tá re­la­cio­na­da con un he­cho que de­be dar­nos que pen­sar. Por cier­to, ¿se han da­do cuen­ta de la pro­fun­di­dad de es­ta ex­pre­sión po­pu­lar? Al­go da que pen­sar cuan­do no nos per­mi­te que pa­se­mos a la li­ge­ra, cuan­do nos obli­ga a me­di­tar, a ra­zo­nar. Así su­ce­de con el efec­to Pig­ma­lión.

Ha­ce 50 años, el psi­có­lo­go Ro­bert Ro­sent­hal hi­zo

LA CREEN­CIA QUE TE­NE­MOS HA­CIA LOS DE­MÁS DE­TER­MI­NA EL MO­DO DE AC­TUAR HA­CIA ELLOS

un cu­rio­so ex­pe­ri­men­to. Dio a sus alum­nos de psi­co­lo­gía unas ra­tas pa­ra que las entrenaran pa­ra en­con­trar rá­pi­da­men­te co­mi­da en un la­be­rin­to. A to­dos los par­ti­ci­pan­tes se les ha­bía ins­trui­do de la mis­ma ma­ne­ra acer­ca de co­mo con­se­guir un apren­di­za­je efi­cien­te. Pe­ro aun­que to­das las ra­tas eran igua­les, a uno de los gru­pos se le di­jo que las su­yas per­te­ne­cían a una es­pe­cie mo­di­fi­ca­da que apren­día con mu­cha ra­pi­dez, mien­tras que al otro gru­po se le in­for­mó de que per­te­ne­cían a una muy tor­pe. La sor­pre­sa sal­tó cuan­do se com­pro­bó que las fal­sas ra­tas sa­bias apren­die­ron con ma­yor ra­pi­dez que las fal­sas ra­tas ton­tas. La con­clu­sión fue que, sin dar­se cuen­ta, pre­ten­dien­do com­por­tar­se siem­pre de ma­ne­ra cui­da­do­sa, los que creían que es­ta­ban edu­can­do a roe­do­res sa­bios lo ha­cían con más in­ten­si­dad que los otros. Y el re­sul­ta­do, al fi­nal, era me­jor. Ro­sent­hal de­ci­dió ave­ri­guar si en la es­cue­la pa­sa­ba lo mis­mo. Fal­seó re­sul­ta­dos de tests de in­te­li­gen­cia de unos alum­nos me­dio­cres y se los dio a sus nue­vos pro­fe­so­res, di­cién­do­les que eran chi­cos so­bre­sa­lien­tes, so­bre los que ha­bía gran­des ex­pec­ta­ti­vas. Cuan­do ocho me­ses des­pués se les hi­zo otro test, se com­pro­bó que ha­bían me­jo­ra­do es­pec­ta­cu­lar­men­te. Tam­po­co los maes­tros eran cons­cien­tes de que es­ta­ban tra­tan­do a sus alum­nos de ma­ne­ra di­fe­ren­te, pe­ro lo cier­to es que lo ha­cían. En efec­to, las creen­cias que te­ne­mos acer­ca de una per­so­na pro­du­cen un ses­go en nues­tra re­la­ción con ellas. Así pues, las creen­cias que te­ne­mos so­bre los de­más de­ter­mi­nan nues­tro com­por­ta­mien­to ha­cia ellos, lo que pro­du­ce un fe­nó­meno: la pro­fe­cía que se cum­ple por el he­cho de anun­ciar­la. El efec­to Pig­ma­lión apa­re­ce tam­bién en el ám­bi­to so­cio-político. Las ex­pec­ta­ti­vas que te­ne­mos so­bre otros, so­bre otras cul­tu­ras, o ideo­lo­gías, van a fa­vo­re­cer o en­tor­pe­cer la ca­li­dad de la con­vi­ven­cia. Cuan­do la des­con­fian­za o la hos­ti­li­dad se ins­ta­la en­tre dos co­mu­ni­da­des, po­de­mos caer en un círcu­lo de re­tro­ali­men­ta­cio­nes des­truc­ti­vas: las ex­pec­ta­ti­vas aca­ban pro­du­cien­do el he­cho es­pe­ra­do, lo que a su vez con­fir­ma las ex­pec­ta­ti­vas . Es­to no sig­ni­fi­ca te­ner que ser cán­di­dos o in­ge­nuos, por­que la ver­da­de­ra can­di­dez es la del que des­co­no­ce los me­ca­nis­mos no cons­cien­tes que in­flu­yen en nues­tras creen­cias y ac­cio­nes.

Ilus­tra­ción Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.