La in­de­pen­den­cia de co­ci­nar

La Vanguardia - ES - - NEWS - Tex­to Gui­llem Al­ba

Dos es­tu­dian­tes im­pul­san un pro­yec­to pa­ra en­se­ñar a sus co­le­gas co­ci­nar sano

Au­men­tar la agi­li­dad lec­to­ra es po­si­ble si co­no­ce­mos los lí­mi­tes de nues­tra com­pren­sión: me­jo­rar pa­sa por leer fi­ján­do­nos no só­lo en las pa­la­bras in­di­vi­dual­men­te sino fi­ján­do­se en blo­ques en­te­ros im­pre­sos

Un ni­ño de sie­te años lee una me­dia de 80 pa­la­bras por mi­nu­to. Cuan­do crez­ca y se gra­dúe en la uni­ver­si­dad, pro­ba­ble­men­te lee­rá ya a ra­zón de 250 pa­la­bras por mi­nu­to. Liliana Tol­chinsky, pro­fe­so­ra de Lin­güís­ti­ca en la Universitat de Bar­ce­lo­na y coor­di­na­do­ra del Gru­po de In­ves­ti­ga­ción pa­ra el Es­tu­dio del Re­per­to­rio Lin­güís­ti­co, com­prue­ba es­te pro­ce­so en ni­ños de edu­ca­ción pri­ma­ria. En ge­ne­ral, se­gún di­ce, hay una re­la­ción pro­por­cio­nal en el au­men­to de ve­lo­ci­dad y la com­pren­sión por­que “se crea... ...un círcu­lo vir­tuo­so a me­di­da que los ni­ños tie­nen más fa­ci­li­dad pa­ra pro­yec­tar los con­cep­tos del tex­to”. Es­to for­ma par­te de lo que lla­ma lec­tu­ra há­bil. “Es una lec­tu­ra que sa­be sa­car del tex­to la ma­yor in­for­ma­ción y es­ta­ble­cer re­la­cio­nes”, ex­pli­ca. Tol­chinsky ma­ti­za

80 pa­la­bras por mi­nu­to es la me­dia que lee un ni­ños 80 de sie­te años

la im­por­tan­cia del pro­pó­si­to de la lec­tu­ra: “No tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra leer un tex­to na­rra­ti­vo, pe­ro si les en­fren­tas a uno expositivo o ar­gu­men­ta­ti­vo se com­pli­ca la com­pren­sión”. Jor­di Llo­vet, pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y crí­ti­co li­te­ra­rio, ase­gu­ra leer una me­dia de cin­co li­bros a la se­ma­na. “Voy al rit­mo que me per­mi­te la com­pren­sión. Los li­bros de ca­li­dad más va­le leer­los len­ta­men­te”, di­ce. Evi­den­te­men­te, la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da de Llo­vet le per­mi­te leer esas cin­co obras se­ma­na­les a un rit­mo que con­si­de­ra len­to. El au­men­to na­tu­ral de la ve­lo­ci­dad lec­to­ra sue­le res­pon­der a una ma­yor ca­pa­ci­dad de proyección de los con­cep­tos, por lo que leer más len­ta­men­te no sig­ni­fi­ca com­pren­der más. Aho­ra bien, los cursos de lec­tu­ra rá­pi­da han tra­ta­do de ele­var la ve­lo­ci­dad a ex­tre­mos in­sos­pe­cha­dos, en oca­sio­nes por en­ci­ma de las 1.000 pa­la­bras por mi­nu­to. ¿Es po­si­ble leer mu­cho más rá­pi­do sin una pér­di­da de com­pren­sión?

Apren­dien­do a leer de otra ma­ne­ra Los...

LOS CURSOS DE LEC­TU­RA RÁ­PI­DA IN­TEN­TAN AL­CAN­ZAR MIL PA­LA­BRAS POR MI­NU­TO EL PRI­MER POLÍTICO QUE QUI­SO APREN­DER LEC­TU­RA VER­TI­CAL FUE KEN­NEDY

...en­tre­na­mien­tos en lec­tu­ra rá­pi­da no son al­go no­ve­do­so. No ha­bía lle­ga­do aún la dé­ca­da de los se­sen­ta cuan­do Evelyn Wood, pro­fe­so­ra es­ta­dou­ni­den­se, em­pe­zó a en­se­ñar nue­vos há­bi­tos, co­mo el desa­rro­llo de una lec­tu­ra más ver­ti­cal, tra­tan­do de re­te­ner gru­pos de con­cep­tos. Có­mo no, mon­tó un ne­go­cio, y va­rios pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos –el pri­me­ro... ...de ellos, John Fitz­ge­rald Ken­nedy– to­ma­ron los cursos Evelyn Wood Rea­ding Dy­na­mics. Pron­to, las clases de es­te ti­po se po­pu­la­ri­za­ron y bro­ta­ron en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do. Es­ta tra­di­ción nos per­mi­te hoy en­con­trar di­ver­sas recomendaciones pa­ra au­men­tar la ve­lo­ci­dad lec­to­ra. An­tes de en­fren­tar­nos al re­to de con­ver­tir­nos en lec­to­res más ági­les es im­pres­cin­di­ble co­no­cer nues­tro pun­to de par­ti­da, es de­cir, cro­no­me­trar una lec­tu­ra a rit­mo na­tu­ral y com­pro­bar las pa­la­bras por mi­nu­to que ha­bi­tual­men­te cap­ta­mos. Des­pués, a me­di­da que va­ya­mos as­cen­dien­do, de­be­re­mos eva­luar pe­rió­di­ca­men­te que nues­tra com­pren­sión no se vea afec­ta­da. Pa­ra ello exis­ten tex­tos cor­tos con un cues­tio­na­rio pos­te­rior so­bre el con­te­ni­do, si­mi­la­res a los uti­li­za­dos en los co­le­gios. La vo­ca­li­za­ción es uno de los prin­ci­pa­les ma­los há­bi­tos que pue­den arras­trar­se des­de la es­cue­la. Con­sis­te en acom­pa­ñar la lec­tu­ra con la pro­nun­cia­ción de las pa­la­bras, sea en voz al­ta o con el mo­vi­mien­to de los la­bios. Es­to li­mi­ta el rit­mo de lec­tu­ra al del ha­bla, que sue­le ser co­mo má­xi­mo de en­tre 150 y 200 pa­la­bras por mi­nu­to. Más su­til es el vi­cio de la sub­vo­ca­li­za­ción, un obs­tácu­lo ba­sa­do en una pro­nun­cia­ción men­tal de las pa­la­bras, aun sin que exis­ta un mo­vi­mien­to la­bial. Pa­ra co­rre­gir es­tos de­fec­tos hay que tra­tar de lle­var las fi­ja­cio­nes de nues­tro ojo más allá de las pa­la­bras in­di­vi­dua­les y em­pe­zar a re­te­ner gru­pos de vo­ca­blos. Re­sul­ta útil re­cor­tar una ven­ta­na rec­tan­gu­lar en una tar­je­ta de car­tón que se co­rres­pon­da con una lí­nea del tex­to. A tra­vés de ella ire­mos des­ta­pan­do par­tes de la lec­tu­ra con el ob­je­ti­vo de cap­tar más pa­la­bras con ca­da fi­ja­ción o mo­vi­mien­to ocu­lar. Lo ideal se­rá con­se­guir pa­rar la vis­ta so­lo dos o tres ve­ces por ca­da lí­nea. Nue­vas ubi­ca­cio­nes pa­ra la lec­tu­ra: la pe­que­ña pan­ta­lla An­tes in­clu­so que los cursos de Evelyn Wood –du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial–, Sa­muel Rens­haw, psi­có­lo­go, en­tre­nó al ban­do alia­do en la ha­bi­li­dad de re­co­no­cer al ins­tan­te los avio­nes enemi­gos. Uti­li­za­ba un apa­ra­to lla­ma­do ta­quis­tos­co­pio pa­ra pro­yec­tar a to­da ve­lo­ci­dad di­fe­ren­tes ti­pos de avio­nes an­te los ojos de los mi­li­ta­res y dis­mi­nuir el ries­go de fue­go ami­go no in­ten­cio­na­do. Pe­ro el uso ori­gi­nal que Rens­haw le da­ba a su ta­quis­tos­co­pio era otro: el en­tre­na­mien­to en lec­tu­ra rá­pi­da. Igual que con avio­nes, sal­pi­ca­ba de pa­la­bras las re­ti­nas a una ve­lo­ci­dad ca­da vez ma­yor. Es­te mé­to­do, que re­ci­be el nom­bre de Pre­sen­ta­ción Vi­sual Rá­pi­da en Se­rie –en in­glés res­pon­de a las si­glas RSVP–, nun­ca go­zó de tan­ta acep­ta­ción co­mo la lec­tu­ra tra­di­cio­nal. Pe­ro aho­ra, con la eclo­sión de las pe­que­ñas pan­ta­llas –mó­vi­les y, muy pron­to, ga­fas y re­lo­jes–, las téc­ni­cas RSVP vuel­ven a emer­ger co­mo una al­ter­na­ti­va drás­ti­ca a las cos­tum­bres lectoras. Es el ca­so de Spritz, una apli­ca­ción pa­ra mó­vil que sin­te­ti­za el pe­sa­do ta­quis­tos­co­pio de Rens­haw: pro­yec­ta los tex­tos en un re­cua­dro a tra­vés de pa­la­bras in­di­vi­dua­les que apa­re­cen y de­sa­pa­re­cen a gran ve­lo­ci­dad, co­mo su­ce­día en­ton­ces con los avio­nes enemi­gos y alia­dos. Eli­za­beth Schot­ter, de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, ha cen­tra­do gran par­te de su in­ves­ti­ga­ción en los mé­to­dos RSVP y es una re­fe­ren­cia en el es­tu­dio de la lec­tu­ra rá­pi­da. Se­gún di­ce, “pu­bli­ca­cio­nes

250 pa­la­bras por mi­nu­to es la me­dia que lee 250 un uni­ver­si­ta­rio

re­le­van­tes su­gie­ren que leer con téc­ni­cas de RSVP, sin mo­vi­mien­to ocu­lar, con­du­ce a una com­pren­sión más po­bre”. Aña­de ade­más que “sin co­no­ci­mien­to de cuán­to tiem­po ne­ce­si­ta un lec­tor in­di­vi­dual pa­ra leer una pa­la­bra de­ter­mi­na­da, el tiem­po en que se pre­sen­ta una pa­la­bra en la pan­ta­lla es una me­ra adi­vi­nan­za. Vol­ver atrás en el tex­to es una par­te na­tu­ral del pro­ce­so de lec­tu­ra”. La ve­lo­ci­dad lec­to­ra ideal es la que tie­ne su ori­gen en una ma­yor fa­ci­li­dad pa­ra com­pren­der el tex­to. A me­di­da que nos fa­mi­lia­ri­za­mos con los con­cep­tos y sus po­si­bles con­tex­tos, el tiem­po que ne­ce­si­ta­mos pa­ra pro­ce­sar­los dis­mi­nu­ye de ma­ne­ra na­tu­ral. La ve­lo­ci­dad tam­bién pue­de for­mar par­te de un en­tre­na­mien­to es­pe­cí­fi­co, si bien se­rá ne­ce­sa­rio eva­luar pe­rió­di­ca­men­te nues­tra com­pren­sión, co­no­cer­nos co­mo lec­to­res y ser cons­cien­tes del ti­po de tex­to al que nos en­fren­ta­mos. Los de­sa­rro­lla­do­res de apli­ca­cio­nes sa­ben que ca­da vez exis­ten pan­ta­llas más pe­que­ñas que, por sus di­men­sio­nes, van a ha­cer in­via­ble una lec­tu­ra tra­di­cio­nal. “En es­tos dis­po­si­ti­vos lee­mos un ti­po de con­te­ni­do, co­mo el co­rreo elec­tró­ni­co, las no­ti­cias y las re­des so­cia­les, tex­tos con es­truc­tu­ras tí­pi­cas”, di­ce Krys­ti­na Pu­leo, de Spritz. Aña­de que en el mó­vil “lee­mos más ve­ces al día por pe­rio­dos más cor­tos de tiem­po”. Con res­pec­to a es­to, Schot­ter se pre­gun­ta: “¿Qué ob­je­ti­vo nos mar­ca­mos? ¿Cam­bia­mos un pro­ce­so cog­ni­ti­vo fun­da­men­tal per­fec­cio­na­do du­ran­te si­glos pa­ra adap­tar­nos al dis­po­si­ti­vo, o bien desecha­mos la lec­tu­ra en pan­ta­llas pe­que­ñas y con­fia­mos en los otros for­ma­tos que sí son com­pa­ti­bles con la lec­tu­ra na­tu­ral?”.

la pro­fe­so­ra Evelyn Wood fue pio­ne­ra en la búsqueda de fór­mu­las de lec­tu­ra más rá­pi­das y efec­ti­vas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.