AM­BIEN­TE

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Un pa­seo por el am­bien­te noc­turno Jus­to al oes­te del pa­la­cio pre­si­den­cial, jus­to al oes­te, se en­cuen­tra el área de Nan­kín 1912. Con és­te nom­bre se de­sig­na el ba­rrio don­de se con­cen­tran los res­tau­ran­tes, op­cio­nes de en­tre­te­ni­mien­to noc­turno y tien­das de mar­cas in­ter­na­cio­na­les en la ciu­dad. Quie­nes pre­fie­ren ce­nar en las ca­de­nas de co­mi­da rá­pi­da pre­sen­tes en to­do el mun­do, se acer­can a es­ta zo­na siem­pre sa­tu­ra­da de pú­bli­co. Los edi­fi­cios del ba­rrio son de la­dri­llo ro­jo, con ven­ta­nas y bal­co­nes de­co­ra­dos con ta­ra­cea­do de ma­de­ra, al es­ti­lo tra­di­cio­nal, en fuer­te con­tras­te con la abun­dan­cia de neón. Re­cuer­da la zo­na de Xin Tian Di de Shang­hai, pe­ro en más pe­que­ño. Sol­te­ros jó­ve­nes se ofre­cen pa­ra te­ner pa­re­ja En la so­cie­dad chi­na tra­di­cio­nal, quién pa­sa de los 27 años y aún no se ha ca­sa­do, em­pie­za es­tar “fue­ra de mer­ca­do”. Por eso sus fa­mi­lia­res los anun­cian con car­te­les que cuel­gan de cor­de­les en las pla­zas pú­bli­cas du­ran­te los fi­nes de se­ma­na. En es­tos in­for­mes nun­ca fi­gu­ran fo­to­gra­fías ni men­cio­nes a gus­tos o afi­cio­nes, sino cues­tio­nes prác­ti­cas co­mo la al­tu­ra, sa­lud y, de mo­do muy cla­ro, es­ta­tus so­cial y po­si­ción eco­nó­mi­ca. Si los pa­dres tie­nen éxi­to en la pro­mo­ción, con­cer­ta­rán una en­tre­vis­ta per­so­nal con los po­si­bles in­tere­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.