Pi­ca­du­ras de verano

Ocio, ai­re li­bre y sol son si­nó­ni­mo de di­ver­sión. Aun­que en más oca­sio­nes de las desea­das tam­bién im­pli­can las irri­tan­tes mo­les­tias de mos­qui­tos, me­du­sas y otros pe­que­ños bi­chos

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Los in­sec­tos es­tán siem­pre. Pe­ro en verano hay más y sus efec­tos son más vis­to­sos. Más allá de los mos­qui­tos, en los me­ses más ca­lu­ro­sos se vuel­ven ca­si ru­ti­na­rias las pi­ca­du­ras de me­du­sas, abe­jas, avis­pas y las mor­de­du­ras de ara­ña, ani­ma­les acuá­ti­cos co­mo el pez ara­ña… ¿Los más pro­ble­má­ti­cos? Los mos­qui­tos por su fre­cuen­cia. Pe­ro so­bre to­do las avis­pas y abe­jas, ade­más de las me­du­sas, por el pe­li­gro que pue­den su­po­ner si ata­can a una per­so­na alér­gi­ca.

Lo pri­me­ro es di­fe­ren­ciar, por una par­te a los in­sec­tos ve­ne­no­sos y o pi­ca­do­res, que son las avis­pas y abe­jas, pe­ro tam­bién los abe­jo­rros, hor­mi­gas, ara­ñas y es­cor­pio­nes; de, por otra par­te, los pa­rá­si­tos o chu­pa­do­res: mos­qui­tos, tá­ba­nos, pul­gas, chin­ches, áca­ros y ga­rra­pa­tas. La doc­to­ra Ma­ría Pi­lar Gar­cía Mu­ret, je­fa del ser­vi­cio de der­ma­to­lo­gía del hos­pi­tal Qui­rón Bar­ce­lo­na, re­cuer­da que lo pri­me­ro es de­ter­mi­nar si la reac­ción es o no ex­ce­si­va. En de­fi­ni­ti­va, si nos ha cau­sa­do una reac­ción alér­gi­ca. In­clu­so en el ca­so de los mos­qui­tos pue­de pa­sar que los sín­to­mas va­yan más allá de los in­me­dia­tos. “De en­ro­je­ci­mien­to, hin­cha­zón y pi­cor a do­lo­res de ca­be­za, fie­bre, des­ma­yos, con­fu­sión, pro­ble­mas pa­ra res­pi­rar y opre­sión en la gar­gan­ta o en el pe­cho”. En ta­les ca­sos hay que acu­dir al mé­di­co, que pro­pon­drá el tra­ta­mien­to ade­cua­do. “En las pi­ca­du­ras nor­ma­les y en la ma­yo­ría de los ca­sos se pue­de tra­tar fá­cil­men­te con frío lo­cal o cual­quier agen­te an­ti­in­fla­ma­to­rio. La apli­ca­ción tó­pi­ca de amo­nía­co tam­bién es efi­caz pa­ra ali­viar las mo­les­tias”, cuen­ta. Pe­ro cuan­do la reac­ción es muy in­ten­sa “se pue­de apli­car cor­ti­coi­des o ad­mi­nis­trar un an­ti­in­fla­ma­to­rio oral. Si hay pi­cor, tam­bién se pue­de re­cu­rrir a un an­ti­his­ta­mí­ni­co oral”.

Lo me­jor, co­mo siem­pre, tan­to re­fe­ri­do a los mos­qui­tos co­mo a cual­quier otra ame­na­za pa­re­ci­da, es pre­ve­nir. En el ca­so de los mos­qui­tos es­tá cla­ro: “Los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan ce­rrar las ven­ta­nas por la no­che si nos en­con­tra­mos en una zo­na ru­ral o bien ins­ta­lar una mos­qui­te­ra, uti­li­zar ro­pa de man­ga lar­ga y apli­car re­pe­len­te en las zo­nas ex­pues­tas. Tam­bién se pue­de en­cen­der el ai­re acon­di­cio­na­do, ya que el frío los de­tie­ne. Los apa­ra­tos de ul­tra­so­ni­dos, en cam­bio, no siem­pre son efec­ti­vos”, re­cuer­da Gar­cía Mu­ret. Y en re­fe­ren­cia a los ni­ños aña­de que “son es­pe­cial­men­te sus­cep­ti­bles a las pi­ca­du­ras, por lo que se re­co­mien­da apli­car­les re­pe­len­te en ca­ra y ex­tre­mi­da­des, evi­tan­do he­ri­das, ojos y bo­ca. Hay que te­ner pre­cau­ción con los re­pe­len­tes que con­tie­nen die­til­to­lua­mi­da ya que pue­de ab­sor­ber­se y pa­sar a la san­gre si se apli­ca en ex­ce­so”. En el ca­so de las me­du­sas, la me­jor pre­ven­ción es no ba­ñar­se cuan­do se co­no­ce su pre­sen­cia en el mar. Otras, se­gún Gar­cía Mu­ret, se­rían “apli­car­se to­do ti­po de ba­rre­ra na­tu­ral co­mo fo­to­pro­tec­to­res so­la­res, pe­lo o ro­pa (ba­ña­dor, tra­je de bu­ceo o surf de­pen­dien­do de la ac­ti­vi­dad) y evi­tar las zo­nas de ries­go, co­mo don­de rom­pen

las olas, ya que allí se acu­mu­lan los res­tos de me­du­sas”.

Lo más im­por­tan­te, sin em­bar­go, en cuan­to se pro­du­ce una pi­ca­du­ra o mor­de­du­ra, es iden­ti­fi­car­la y tra­tar­la con­ve­nien­te­men­te.

Las reac­cio­nes

Reac­ción lo­cal in­ten­sa. No se pue­de con­si­de­rar que sea alér­gi­ca en sí mis­ma, pe­ro sí pue­de ser una se­ñal pre­mo­ni­to­ria de una per­so­na que se en­cuen­tra en un pro­ce­so de pro­gre­si­va sen­si­bi­li­za­ción alér­gi­ca. Se tra­ta de reac­cio­nes lo­ca­les –por tan­to no se ex­tien­den a otras par­tes del cuer­po– más in­ten­sas en el in­di­vi­duo que re­ci­be la pi­ca­du­ra que en el res­to de las per­so­nas en igual­dad de con­di­cio­nes. Un se­gun­do ti­po de reac­ción es la que co­rres­pon­de a las per­so­nas que son real­men­te alér­gi­cas a la pi­ca­du­ra del in­sec­to en cues­tión. Se ca­rac­te­ri­za por ser más in­ten­sa y re­vis­te un po­ten­cial ma­yor pe­li­gro que las an­te­rio­res, pues la per­so­na se sen­si­bi­li­za y la reac­ción pa­sa de ser lo­cal a ser sis­té­mi­ca, o sea, que se ex­tien­de y pue­de lle­gar a oca­sio­nar un shock, el lla­ma­do shock anafi­lác­ti­co. Sus sín­to­mas son muy va­ria­bles, apa­re­cen en los pri­me­ros 15 mi­nu­tos e in­clu­yen ur­ti­ca­ria ge­ne­ra­li­za­da (ron­chas), an­gioe­de­ma (in­fla­ma­ción de la ca­ra y cue­llo afec­tan­do a las vías res­pi­ra­to­rias, ade­más de di­fi­cul­tar la res­pi­ra­ción, et­cé­te­ra). Una ter­ce­ra reac­ción lla­ma­da tó­xi­ca ocu­rre en per­so­nas a la que se le ino­cu­la una gran can­ti­dad de ve­neno co­mo con­se­cuen­cia de pi­ca­du­ras múl­ti­ples o bien por la lo­ca­li­za­ción de es­tas. Por ejem­plo, son de es­pe­cial pe­li­gro las pi­ca­du­ras en ca­be­za/cue­llo, don­de más de cua­ren­ta pi­ca­du­ras de mos­qui­tos o me­nos aun de avis­pas pue­den con­lle­var unos ries­gos im­por­tan­tes. Ade­más, la lo­ca­li­za­ción de di­chas pi­ca­du­ras en lu­ga­res co­mo los pár­pa­dos o los la­bios, en­tre otras zo­nas sen­si­bles, ori­gi­nan una gran reac­ción de ti­po lo­cal.

s

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.