LA CIU­DAD PER­DI­DA

Los mitos co­bran vi­da a ve­ces. Son lu­ga­res má­gi­cos, po­co co­no­ci­dos y que re­quie­ren un es­fuer­zo pa­ra lle­gar has­ta ellos, pe­ro que re­com­pen­san so­bra­da­men­te. Es el ca­so de la ciu­da­de­la de Cho­que­qui­rao en Pe­rú

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

En la sel­va to­do pica. Mu­cho. Sin im­por­tar la can­ti

dad de re­pe­len­te que uno se eche en­ci­ma y aun­que se to­me la pre­cau­ción de pro­te­ger­se bra­zos y pier­nas con per­ne­ras lar­gas y man­gas. Ade­más, los agui­jo­na­zos más in­ten­sos acos­tum­bran a dar­los los in­sec­tos más pe­que­ños, co­mo la hor­mi­ga pu­ca­cu­ro del Pe­rú, que en reali­dad no muer­de, pe­ro cu­yo ro­ce pro­vo­ca una irri­ta­ción de mil de­mo­nios. Pa­ra que lue­go di­gan que el ta­ma­ño im­por­ta. Por suer­te, el ca­mino que lle­va a la for­ta­le­za in­ca de Cho­que­qui­rao al­ter­na el frío vien­to de las al­tu­ras con las co­rrien­tes cá­li­das que suben de los ríos que hay en lo hon­do de los va­lles, de mo­do que du­ran­te la tra­ve­sía se al­ter­nan sen­sa­cio­nes de al­ta mon­ta­ña con otras pro­pias de la jun­gla pro­fun­da. Eso sí: en las cum­bres no hay in­sec­tos. Fren­te a la sa­tu­ra­ción del Ca­mino del In­ca que lle­va al Machu Picchu, Cho­que­qui­rao ofre­ce si­len­cio y una se­duc­to­ra com­bi­na­ción de aven­tu­ra e in­te­rés ar­queo­ló­gi­co. Lle­gar has­ta és­te lu­gar que al­gu­nos iden­ti­fi­ca­ron (pa­ra va­riar) con El Do­ra­do, im­pli­ca dor­mir en tien­das o al raso, bus­car pa­sos de mon­ta­ña que per­mi­tan bor­dear cús­pi­des de cua­tro y has­ta cin­co mil me­tros y dis­fru­tar de la vi­sión de fau­na po­co co­mún co­mo los osos de anteojos y las ta­ru­cas, un cier­vo de los An­des. Mien­tras lle­ga el vien­to arra­sa la ve­ge­ta­ción, en la hu­me­dad de aba­jo cre­cen los “bos­ques enanos”, un es­ce­na­rio ge­ne­ro­so de ár­bo­les de cor­ta es­ta­tu­ra y he­le­chos gi­gan­tes. Ese es el te­rri­to­rio de la Ce­ja de Nie­bla, una nu­be que se arras­tra pegada a las co­pas por las que re­vo­lo­tea el tu­cán esmeralda o el quet­zal azul. Es­tas vi­sio­nes del pa­raí­so se com­ple­men­tan a la per­fec­ción con las de la or­quí­dea wa­kan­ki, pa­la­bra que en que­chua sig­ni­fi­ca llo­ra­rás. En es­te ca­so, aña­di­ría­mos que de emo­ción. En cuan­to al con­jun­to ar­queo­ló­gi­co de Cho­que­qui­rao, se en­cuen­tra ro­dea­do por lo pi­cos de Am­pay, Pan­ta, Co­rihuay­ra­chi­na y Pa­dri­yoc, don­de vi­ven los Apus o dio­ses de la mon­ta­ña, lo cual ex­pli­ca en par­te el he­cho de que ha­ya pa­sa­do des­aper­ci­bi­do du­ran­te tan­tos años. Es­ta ciu­dad per­di­da de la re­gión de Vil­ca­bam­ba fue el úl­ti­mo re­fu­gio del in­ca an­te la con­quis­ta es­pa­ño­la ha­cia el año 1536. A los pies del asen­ta­mien­to co­rre el río Apu­rí­mac y se lle­ga has­ta aquí por ca­mi­nos po­co de­fi­ni­dos, una me­di­da del Go­bierno que evi­ta la ma­si­fi­ca­ción que vi­ven otros lu­ga­res co­mo el Machu Picchu. Asi­mis­mo, la re­gión de Apu­rí­mac se abrió al tu­ris­mo en el año 1993, cuan­do ya se ha­bía su­pe­ra­do la eta­pa te­rro­ris­ta pro­mo­vi­da por Sen­de­ro Lu­mi­no­so, de ma­ne­ra que el en­cla­ve per­ma­ne­ce ca­si vir­gen.

Los mu­ros de Cho­que­qui­rao se cons­tru­ye­ron con el

1 Cho­que­qui­rao es, jun­to a Machu Picchu, uno de los ves­ti­gios in­cas más im­por­tan­tes del Pe­rú

2 Chal con es­tam­pa­do de ins­pi­ra­ción in­ca com­pues­to por di­bu­jos de ani­ma­les y plan­tas

3 Los do­min­gos, mar­tes y jue­ves son días de mer­ca­do en Pí­sac, un pue­blo a 200 km Cho­que­qui­rao

ma­te­rial dis­po­ni­ble, sin traer ro­ca du­ra­de­ra des­de can­te­ras distantes, por lo que to­dos los edi­fi­cios son de si­lle­ría y de­co­ra­dos con es­tu­co. En sus pa­re­des aún hay des­cu­bri­mien­tos por ha­cer, co­mo el no muy le­jano del ar­queó­lo­go Pa­tri­ce Le­coq, quien en­con­tró una ines­pe­ra­da re­pre­sen­ta­ción de las “lla­mas del sol”, unas fi­gu­ras que de es­tos ca­mé­li­dos an­di­nos en mam­pos­te­ría, al­go nun­ca vis­to en la cul­tu­ra in­ca. Y por cier­to que, mien­tras las pre­sión tu­rís­ti­ca si­ga man­te­nién­do­se en un per­fil bajo, Cho­que­qui­rao brin­da la po­si­bi­li­dad de per­noc­tar a los pies de sus mu­ros, al­go im­pen­sa­ble en otros lu­ga­res del país. De es­te mo­do es po­si­ble que po­da­mos sen­tir con más fuer­za la co­ne­xión ener­gé­ti­ca de la pla­za con la Pa­cha Ma­ma, la ma­dre tie­rra. Y quien lo pon­ga en du­da, no tie­ne más que es­pe­rar la sa­li­da del sol sen­ta­do en aque­llas ci­mas, las mis­mas que vie­ron el oca­so de una gran ci­vi­li­za­ción.

Una de las 33 fi­gu­ras co­no­ci­das co­mo lla­mas

del sol en Cho­que­qui­rao. Sím­bo­lo de un le­ga­do in­ca úni­co en el mun­do

1 1

3

23

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.