FOR­MAS DE DO­MAR EL EGO

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES -

PRE­GUN­TA | Me lla­mo Jo­sé y ten­go 66 años. He via­ja­do va­rias ve­ces por la In­dia y me sien­to iden­ti­fi­ca­do con sus re­co­rri­dos por ese in­só­li­to y con­tra­dic­to­rio país. Le es­cri­bo pa­ra un asun­to bien dis­tin­to: creía que era una per­so­na que te­nía muy con­tro­la­da la ira y el ren­cor. Ha­ce unos me­ses co­no­cí a una mu­jer a la que le do­blo la edad, me pren­dé de ella por su be­lle­za y su apa­ren­te ter­nu­ra. Dio co­mien­zo una aven­tu­ra que pa­re­cía que ha­bría de du­rar mu­cho tiem­po, pe­ro de re­pen­te me de­jó plan­ta­do, no co­gió el te­lé­fono ni res­pon­dió a mis men­sa­jes. Me pi­dió dis­cul­pas pe­ro el fin de se­ma­na si­guien­te me hi­zo lo mis­mo. Me vol­vió a pe­dir per­dón. No me sien­to só­lo fa­tal por su com­por­ta­mien­to, sino por­que he des­cu­bier­to has­ta qué pun­to me ha in­va­di­do, día y no­che, un sen­ti­mien­to in­su­pe­ra­ble de ira y ven­gan­za, que

LA IRA TIE­NE UNA RAÍZ MUY PRO­FUN­DA QUE DE­BE­MOS APREN­DER A DE­BI­LI­TAR

me es­tá de­vo­ran­do, a pe­sar de que pen­sa­ba que no vol­ve­ría a sen­tir­me así. Es­toy asom­bra­do y no sé a qué se de­be es­ta reac­ción. Apre­cio sus co­men­ta­rios en es­te su­ple­men­to, por­que sé que no se an­da por las ra­mas.

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­do Jo­sé, es­tás to­tal­men­te en­re­da­do en lo que po­dría­mos lla­mar un ataque de des­pe­cho, don­de tu ego se re­be­la acu­mu­lan­do una gran frus­tra­ción, ra­bia e ira, es de­cir, un ex­plo­si­vo cóc­tel de ve­neno que te ofus­ca y te ob­se­sio­na. Hay que tra­tar, y más a tu edad, de no per­mi­tir­se esos es­ta­dos de áni­mo, pe­ro así es el ego, reac­cio­na de ese mo­do cuan­do se sien­te agra­via­do. Es la con­duc­ta que ya se pue­de apre­ciar en mu­chos ni­ños cuan­do las co­sas no son co­mo quie­ren o se sien­ten des­aten­di­dos, pe­ro el adul­to tie­ne que di­sol­ver esa iras­ci­bi­li­dad y acep­tar que no siem­pre las co­sas son co­mo uno quie­re. El ego es un gran con­tro­la­dor, se to­ma muy mal lo que in­ter­pre­ta co­mo ofen­sas.

Ya ves por pro­pia ex­pe­rien­cia có­mo es­tá fun­cio­nan­do den­tro de ti, des­per­tan­do un gran ren­cor y em­pon­zo­ñán­do­te con la ra­bia y el afán de ven­gan­za. Tie­nes que ser más caritativo con­ti­go. La ira es una raíz muy pro­fun­da pe­ro que hay que apren­der a de­bi­li­tar­la, me­dian­te la com­pren­sión pro­fun­da, la acep­ta­ción cons­cien­te de lo inevi­ta­ble, el dis­cer­ni­mien­to cla­ro, la su­pera­ción de la au­to­im­por­tan­cia y el desa­rro­llo del amor cons­cien­te y la com­pa­sión. Es­tos son al­gu­nos an­tí­do­tos muy efi­ca­ces. Tam­bién la fuer­za de vo­lun­tad pa­ra no de­jar­se iden­ti­fi­car con tan ve­ne­no­sos es­ta­dos de áni­mo. Un maes­tro le de­cía a su dis­cí­pu­lo: “Eres tan arro­gan­te que te crees con de­re­cho a ofen­der­te por to­do”. Si esa mu­jer te ha­ce da­ño, no te pon­gas más a su al­can­ce, tam­bién se es­tá a su al­can­ce si si­gues re­cri­mi­nán­do­la en tu in­te­rior y que­rien­do dar­le una lec­ción.

Por otro la­do en­tien­do que es una re­la­ción que ha co­men­za­do ha­ce muy po­co, lo cual quie­re de­cir, y no me an­do por las ra­mas co­mo ya sa­bes, que no hay ca­ri­ño por esa per­so­na, sino atrac­ción y un ego con­tra­ria­do que se re­sien­te. To­ma no­ta: no hay peo­res he­ri­das que las he­ri­das nar­ci­sis­tas. Cuan­do el ego men­gua, de­jan de ser he­ri­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.