No se her­nie y mime su es­pal­da

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Mi buen ami­go Fran­cis­co su­pon­go que me per­do­na­rá si re­cu­rro a su sa­bi­du­ría es­cri­ta en ES en fe­bre­ro de 2008. De­cía: “Cuan­do al­guien nos apo­ya en un pro­yec­to nos da un es­pal­da­ra­zo. Cuan­do so­mos pre­ca­vi­dos, guar­da­mos nues­tras es­pal­das. Cuan­do un ju­ga­dor de fút­bol asu­me su res­pon­sa­bi­li­dad, se echa el equi­po a la es­pal­da e ini­cia una ju­ga­da en la me­du­lar. Los po­lí­ti­cos tra­tan de ver­te­brar el país, aun­que al­gu­nos –se­gún di­cen– tie­nen más ca­ra que es­pal­da. El len­gua­je no de­ja lu­gar a de­ma­sia­das du­das, y los abun­dan­tes gi­ros, ex­pre­sio­nes y acep­cio­nes evi­den­cian la im­por­tan­cia de una par­te de nues­tro cuer­po a la que, de­ma­sia­do a me­nu­do, da­mos la es­pal­da, y per­dón por el jue­go de pa­la­bras”. Un ser­vi­dor no lo hu­bie­ra po­di­do es­cri­bir me­jor. Fran­cis­co no me de­nun­cia­rá por pla­gio por­que le ha­rá gra­cia que ten­ga tan bue­na me­mo­ria co­mo pa­ra acor­dar­me de tex­tos es­cri­tos ha­ce más de seis años. A lo su­mo, y es­bo­zan­do una am­plia son­ri­sa me es­pe­ta­rá: ¡Te ha­brás her­nia­do! Pues no. Por­que to­do es­to vie­ne a cuen­to del te­ma que abre es­te ejem­plar de ES. Pier­gior­gio M. San­dri ha he­cho un tra­ta­do so­bre la her­nia dis­cal. No da la es­pal­da a la es­pal­da por­que hay que cui­dar­la. No se her­nie y mime la su­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.