PA­RA QUE EL DIS­CO SUE­NE BIEN

La her­nia dis­cal es una de las pa­to­lo­gías más fre­cuen­tes de la es­pal­da. Sin em­bar­go, hoy en día no ha­ce fal­ta pa­sar por qui­ró­fano. Con el tiem­po, la es­pal­da en­cuen­tra un nue­vo equi­li­brio. La pre­ven­ción es la me­jor me­di­ci­na

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Ha lle­ga­do la ho­ra de car­gar el co­che en vis­ta de las vacaciones: se co­ge la som­bri­lla, se aguan­ta la ta­bla de surf, se le­van­ta ne­ve­ra por­tá­til, se sube la bi­ci­cle­ta, se re­co­gen las ma­le­tas... ¡y crac! Apa­re­ce el te­mi­do do­lor de es­pal­da. Una po­si­ble her­nia dis­cal se aso­ma jus­to pa­ra fas­ti­diar el verano. Y en­ton­ces es cuan­do re­tum­ba en el ai­re el cé­le­bre le­ma de Pe­dro Al­mo­dó­var: “¿Qué he he­cho yo pa­ra me­re­cer es­to?” Cal­ma. Ca­si el 80% de la po­bla­ción en al­gún mo­men­to de su vi­da ten­drá do­lor de es­pal­da, en mu­chos ca­sos cau­sa­da por un des­pla­za­mien­to del dis­co. La bue­na no­ti­cia es que al­go sí se pue­de ha­cer pa­ra evi­tar que es­to ocu­rra y pa­ra que el verano no le pi­lle fal­to de preparación. Unos há­bi­tos sa­lu­da­bles pue­den con­tri­buir más de lo que se pien­sa a pre­ve­nir es­ta do­len­cia.

Pre­ven­ción y man­te­ni­mien­to Por ejem­plo, el so­bre­pe­so es un cla­rí­si­mo fac­tor de ries­go por ra­zo­nes fí­si­co­me­cá­ni­cas: unos qui­los de más ha­rán que el es­fuer­zo que ten­ga que aguan­tar la co­lum­na sea ma­yor. Así que ojo con las ca­ñi­tas y las ta­pi­tas ve­ra­nie­gas si no se quie­re em­peo­rar la si­tua­ción. ¿Y el ta­ba­co? Me­jor que apa­gue ese ci­ga­rri­llo que se es­tá fu­man­do en la En es­te sen­ti­do, hay unas cos­tum­bres que de­be­rían se­guir­se al pie de la le­tra du­ran­te to­da la vi­da: no dor­mir bo­ca aba­jo (aca­ba pre­sio­nan­do las vér­te­bras y, ade­más... en la pla­ya no fa­vo­re­ce el bronceado); prac­ti­car ejer­ci­cio mo­de­ra­do de for­ma con­ti­nua­da; de­jar de car­gar pe­sos ex­ce­si­vos y evi­tar o li­mi­tar los deportes de im­pac­to a fa­vor otras dis­ci­pli­nas que no ten­gan efec­to de re­bo­te. En es­te sen­ti­do, la natación o la bi­ci de ca­rre­te­ra son ac­ti­vi­da­des más re­co­men­da­das que co­rrer so­bre el ce­men­to o ju­gar al te­nis. Y las vi­bra­cio­nes de al­gu­nos me­dios de lo­co­mo­ción (sin ir más le­jos, un es­cú­ter) tam­bién pue­den cas­ti­gar las vér­te­bras. Mu­cho me­jor ca­mi­nar. Asi­mis­mo, to­das aque­llas ac­ti­vi­da­des de ree­du­ca­ción pos­tu­ral di­ri­gi­das a in­cre­men­tar la fle­xi­bi­li­dad son be­ne­fi­cio­sas: yo­ga, pi­la­tes y es­ti­ra­mien­tos. Co­mo se ha des­cri­to an­tes, hay her­nias dis­ca­les que apa­re­cen a raíz de un so­brees­fuer­zo mus­cu­lar, de un ges­to inade­cua­do, co­mo car­gar un pe­so ex­ce­si­vo o for­zar la ma­sa mus­cu­lar más allá de sus lí­mi­tes (ocu­rre tam­bién en de­por­tis­tas de eli­te). Es­ta­mos an­te un ori­gen trau­má­ti­co. Por ello, el me­jor re­me­dio y an­tí­do­to con­tra el do­lor de es­pal­da y la po­si­ble reapa­ri­ción de las her­nias dis­ca­les con­sis­te en for­ta­le­cer la mus­cu­la­tu­ra. So­bre es­te pun­to to­dos los ex­per­tos coin­ci­den sin ex­cep­ción. “Só­lo el ejer­ci­cio tie­ne un efec­to pre­ven­ti­vo de la ci­ru­gía. Es lo úni­co que ha de­mos­tra­do ser efi­caz”, sen­ten­cia Fran­cis­co Kovacs, di­rec­tor de la Red Es­pa­ño­la de In­ves­ti­ga­do­res en Do­len­cias de Es­pal­da (Re­di­de) y del de­par­ta­men­to cien­tí­fi­co de la Fun­da­ción Kovacs. Pe­re Her­nán­dez es uno de los so­cios en Es­pa­ña del sis­te­ma de en­tre­na­mien­to Kie­ser Trai­ning. El centro na­ció en Suiza ha­ce 50 años y ofre­ce a sus clien­tes la po­si­bi­li­dad de po­ten­ciar la fuer­za mus­cu­lar me­dian­te unas má­qui­nas con pe­sas, siem­pre bajo con­trol mé­di­co. “El 80% de los pro­ble­mas de es­pal­da se de­ben a de­bi­li­dad mus­cu­lar. Con nues­tras má­qui­nas se tra­ba­ja la mus­cu­la­tu­ra lum­bar pro­fun­da. Asi­mis­mo, pre­ten­de­mos equi­li­brar (fle­xión y ex­ten­sión) y ga­nar tam­bién mo­vi­li­dad en to­da la co­lum­na”, ase­gu­ra Her­nán­dez. Hay deportes que car­gan só­lo una par­te de la mus­cu­la­tu­ra, co­mo el golf o el te­nis, pa­ra men­cio­nar al­guno. Con es­te en­tre­na­mien­to es­pe­cí­fi­co, de me­dia ho­ra dos ve­ces por se­ma­na, los múscu­los vuel­ven a es­tar com­pen­sa­dos. En es­te ca­so el an­tí­do­to pa­ra la her­nia con­sis­te en man­te­ner, a lo lar­go de to­do el año la es­pal­da sa­na y fuer­te y en bue­nas con­di­cio­nes. “El pro­ble­ma es rom­per el círcu­lo vicioso: do­lor, ma­la postura pa­ra com­pen­sar y des­equi­li­brio. El 85% de nues­tros clien­tes afir­ma re­gis­trar me­jo­ras no­ta­bles. Y to­do es­to sin pa­sar por ci­ru­gía”. Pa­ra que no ha­ya re­caí­das, es pre­ci­so una cier­ta cons­tan­cia y dis­ci­pli­na. “No­so­tros ha­bla­mos de hi­gie­ne fí­si­ca”, ex­pli­ca Her­nán­dez. “For­ta­le­cer los múscu­los de­be con­ver­tir­se en una ta­rea de por vi­da. Es co­mo la­var­se los dien­tes. ¿A que no vas de­jar de ha­cer­lo?”, se pre­gun­ta. El es­trés es otro ele­men­to que pue­de fa­vo­re­cer la apa­ri­ción de las her­nias. Las con­trac­tu­ras son fo­cos de in­fla­ma­ción que au­men­tan la pre­sión so­bre la co­lum­na. Pa­ra re­la­jar (y re­equi­li­brar) la ma­sa mus­cu­lar, la os­teo­pa­tía, la acu­pun­tu­ra y el tra­ta­mien­to qui­ro­prác­ti­co pro­me­ten so­lu­cio­nar el pro­ble­ma. Aun­que hay sec­to­res de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal que cues­tio­nan su efi­ca­cia pa­ra el tra­ta­mien­to pre­ven­ti­vo y cu­ra­ti­vo de la her­nia, nu­me­ro­sos pa­cien­tes ase­gu­ran ha­ber re­ci­bi­do gran­des be­ne­fi­cios de es­tos tra­ta­mien­tos. Por ejem­plo, el Comité de In­ves­ti­ga­ción In­ter­na­cio­nal de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Qui­ro­prác­ti­ca ase­gu­ra que me­dian­te es­tas ma­ni­pu­la­cio­nes los pa­cien­tes con­si­guie­ron me­jo­rías en el 88% de ca­sos. En cuan­to a la acu­pun­tu­ra, la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na cer­ti­fi­ca que tie­ne efec­tos po­si­ti­vos en la re­mi­sión del do­lor y del es­trés, aun­que al­gu­nos cues­tio­nan su ca­pa­ci­dad cu­ra­ción a lar­go pla­zo. El os­teó­pa­ta Joa­quim Vi­cent, di­rec­tor de la clí­ni­ca Ar­vi­la Mag­na de Bar­ce­lo­na, es­pe­cia­li­za­da en Me­di­ci­na In­te­gra­ti­va, de­fien­de que es pre­ci­so te­ner una vi­sión de con­jun­to pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de las her­nias dis­ca­les y evi­tar así su apa­ri­ción. Ha tra­ta­do más de 2.000 ca­sos, con pa­cien­tes que ya te­nían ho­ra en el qui­ró­fano. “Ope­rar la her­nia pa­ra el do­lor de es­pal­da equi­va­le a cam­biar la bom­bi­lla de la luz de aler­ta del cua­dro del co­che en lu­gar de cam­biar el acei­te del mo­tor. En cam­bio, hay que in­ter­ve­nir en las cau­sas del fe­nó­meno”, ex­pli­ca. Su te­sis es que una her­nia se ori­gi­na por dis­tin­tas vías. El fac­tor

des­en­ca­de­nan­te (por ejem­plo le­van­tar pe­so) aca­ba­rá per­ju­di­can­do la es­pal­da si en­cuen­tra un te­rreno fér­til, un am­bien­te pro­pi­cio. En es­te sen­ti­do, se­gún Vi­cent, mu­cho de­pen­de­rá tam­bién de nues­tra ali­men­ta­ción pa­ra que la her­nia no pros­pe­re.

“El co­mer de for­ma inapro­pia­da cau­sa una aci­di­fi­ca­ción del me­dio y una con­trac­ción del múscu­lo, que se en­cuen­tra con un dé­fi­cit de oxi­ge­na­ción ce­lu­lar”, di­ce Vi­cent. En su opi­nión, los pro­ble­mas a ni­vel di­ges­ti­vo ha­cen que el dia­gra­ma se con­trai­ga, lo que afec­ta la fle­xión de la ca­de­ra. “La her­nia dis­cal es el fra­ca­so de la mus­cu­la­tu­ra de la co­lum­na. Si es­ta es de­ma­sia­do gra­sa, no so­por­ta la car­ga”. Por ello de­fien­de una ali­men­ta­ción a me­di­da del pa­cien­te, con una die­ta que li­mi­te los áci­dos y las gra­sas y re­ge­ne­re el me­ta­bo­lis­mo ce­lu­lar. “Hay que mi­rar no só­lo la par­te es­truc­tu­ral de la co­lum­na, sino la vis­ce­ral. Los li­ga­men­tos pue­den con­tri­buir a un au­men­to de la pre­sión lum­bar”, ana­li­za Vi­cent, que ma­ni­pu­la las vís­ce­ras pa­ra que no pre­sio­nen y agra­ven la car­ga so­bre las vér­te­bras. Asi­mis­mo,–aña­de–“una ma­la oclu­sión den­tal pue­de aca­bar in­flu­yen­do en la postura, mo­di­fi­car el sa­cro y fa­vo­re­cer la apa­ri­ción de do­len­cias lum­ba­res”. En la clí­ni­ca Ar­vi­la Mag­na ha­cen a los pa­cien­tes ra­dio­gra­fías de la es­truc­tu­ra man­di­bu­lar pa­ra ana­li­zar po­si­bles des­equi­li­brios, que se tra­ta­rán en las se­sio­nes pos­te­rio­res.

Es­tos con­se­jos sir­ven tan­to pa­ra pre­ve­nir co­mo pa­ra cu­rar pe­ro aun­que se si­gan al pie de la le­tra hay her­nias que apa­re­cen igual­men­te, cuan­do uno me­nos se lo es­pe­ra, sim­ple­men­te tras dar­se una vuel­ta en la toa­lla pla­ye­ra. Son las que se pro­du­cen co­mo con­se­cuen­cia de un des­ga­rro de­ge­ne­ra­ti­vo del anillo fi­bro­so que pro­te­ge el dis­co. Con el pa­so de los años, es­te pier­de agua y se va de­te­rio­ran­do y, un día cual­quie­ra, las fi­bras pue­den des­gas­tar­se y rom­per­se. Si la sus­tan­cia ge­la­ti­no­sa lle­ga a pre­sio­nar las fi­bras ner­vio­sas, el do­lor se ex­ten­de­rá y se irra­dia­rá por los bra­zos (cer­vi­cal) o las pier­nas, los glú­teos y los pies (es la te­mi­da ciá­ti­ca de las her­nias lum­ba­res) . No se sa­be bien por­qué su­ce­de, pe­ro es muy po­si­ble que exis­ta una cier­ta pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca. El pi­co de in­ci­den­cia en­tre los 40 y 50 años. El cuer­po en­ve­je­ce y la co­lum­na tam­bién.

Pa­ra liar­la to­da­vía más, un avi­so im­por­tan­te: an­tes de op­tar por al­gún ti­po de tra­ta­mien­to, es bueno ase­gu­rar­se de cuál es el ori­gen del do­lor. Por­que no siem­pre la her­nia cau­sa do­lor de es­pal­da. A me­nu­do el ori­gen de la mo­les­tia de­pen­de de otros mo­ti­vos. Hay per­so­nas que tie­nen her­nia y no lo sa­ben y con­vi­ven per­fec­ta­men­te con ella sin mo­les­tia al­gu­na du­ran­te años. De he­cho, de acuer­do con un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Neu­ro­ra­dio­logy, el 47% de los adul­tos sa­nos mues­tra sig­nos de de­ge­ne­ra­ción avan­za­da de la vér­te­bras pe­ro ni tie­nen do­lor ni lo han te­ni­do ja­más. Y só­lo el 12% del 40% de una lum­bal­gia agu­da es de ori­gen dis­cal. El res­to pu­de te­ner va­rios orí­ge­nes, esen­cial­men­te mus­cu­lar. Apro­xi­ma­da­men­te un 30% de las her­nias no mo­les­ta en ab­so­lu­to. Só­lo lo ha­rá si com­pri­me la raíz ner­vio­sa.

Con to­da pro­ba­bi­li­dad, el mé­di­co de turno le re­co­men­da­rá que se so­me­ta a una re­so­nan­cia mag­né­ti­ca. Pe­ro, por lo di­cho an­te­rior­men­te, ha­brá que des­ci­frar con cui­da­do si la her­nia es la cul­pa­ble de que no nos po­da­mos mo­ver de la tum­bo­na de la pis­ci­na. Se­gún un es­tu­dio del Eu­ro­pean Jour­nal Ra­dio­logy, el 30% de las re­so­nan­cias pres­cri­tas en Es­pa­ña son in­jus­ti­fi­ca­das. “La de­ge­ne­ra­ción dis­cal no es una en­fer­me­dad, ni cau­sa ne­ce­sa­ria­men­te do­lor ni re­quie­re tra­ta­mien­to”, di­ce Kovacs. “Cuan­do la es­pal­da en­ve­je­ce, no es cau­sa de do­lor ni es mo­ti­vo pa­ra ope­rar­la. Rea­li­zar una re­so­nan­cia lum­bar cuan­do no es­tá in­di­ca­do au­men­ta has­ta un 400% el ries­go de que el pa­cien­te sea in­ter­ve­ni­do inú­til­men­te. An­tes de ope­rar no bas­ta só­lo la re­so­nan­cia, sino que se pre­ci­sa una ex­plo­ra­ción de los re­fle­jos, la sen­si­bi­li­dad, la fuer­za, la postura”. (Se lle­van a ca­bo 960.000 re­so­nan­cias al año en la sa­ni­dad es­pa­ño­la, pú­bli­ca y pri­va­da).

El do­lor lle­ga a ser agu­do y muy mo­les­to , al pun­to que hay en­cues­tas que ase­gu­ran que el 32% de los pa­cien­tes con do­lor cró­ni­co de co­lum­na pa­de­ce un cua­dro de­pre­si­vo, el 35% su­fre an­sie­dad y el 43% re­cu­rre a hip­nó­ti­cos pa­ra con­ci­liar el sue­ño. En la ac­tua­li­dad, se es­ti­ma que hay has­ta 200 di­fe­ren­tes op­cio­nes de tra­ta­mien­tos. Si se con­sul­ta a cin­co es­pe­cia­lis­tas, se ob­ten­drán cin­co res­pues­tas dis­tin­tas.

Pa­ra el pa­cien­te, es un la­be­rin­to di­fí­cil de des­ci­frar y a me­nu­do aca­ba des­orien­ta­do. La ma­yo­ría de ellos se sien­ten in­com­pren­di­dos y se de­ses­pe­ran. Así lo tes­ti­mo­nian al­gu­nos de ellos. “He ido a un mon­tón de mé­di­cos pri­va­dos y de la Se­gu­ri­dad So­cial. Uno me di­ce que no de­be­ría ni pen­sar en ope­rar­me, otro que só­lo me pue­do cu­rar si me ope­ro, otro que prue­be no sé qué tra­ta­mien­to. ¿No de­be­rían to­dos es­tos mé­di­cos mi­rar nues­tro historial y po­ner­se de acuer­do?”. “Me pre­gun­to si soy de otro pla­ne­ta. Na­da me fun­cio­na. En cam­bio co­noz­co gen­te que se ha cu­ra­do y es­tá es­tu­pen­da”. ¿Qué ha­cer?

Fár­ma­cos y fi­sio­te­ra­pia Lo pri­me­ro es el re­po­so. Ya que es verano, us­ted se lo pue­de to­mar con cier­ta fi­lo­so­fía. El des­can­so evi­ta­rá que la in­fla­ma­ción del ner­vio va­ya a más. Dor­mir con una al­moha­da bajo las ro­di­llas pa­ra re­la­jar la mus­cu­la­tu­ra lum­bar y siem­pre bo­ca arri­ba tam­bién son buenos há­bi­tos. Di­cho eso, es di­fí­cil que só­lo con es­tas prác­ti­cas se de­je de sen­tir do­lor. Nor­mal­men­te se com­bi­na con an­tin­fla­ma­to­rios y anal­gé­si­cos por vía oral. Pa­ra evi­tar pro­ble­mas gás­tri­cos, siem­pre es re­co­men­da­ble to­mar un pro­tec­tor gás­tri­co. Tam­bién se sue­len re­ce­tar re­la­jan­tes mus­cu­la­res, pe­ro de­bi­do a al­gu­nos efec­tos se­cun­da­rios (som­no­len­cia, ca­pa­ci­dad de aten­ción) de es­tos úl­ti­mos, hay que pro­cu­rar man­te­ner cier­ta pre­cau­ción so­bre to­do si se pien­sa con­du­cir. Una vez que el do­lor dis­mi­nu­ya, tam­bién se pue­den ha­cer se­sio­nes de fi­sio­te­ra­pia.

In­fil­tra­cio­nes Si se su­fre do­lor lum­bar du­ran­te más de seis se­ma­nas y los tra­ta­mien­tos con­ser­va­do­res no han si­do efec­ti­vos, en­ton­ces el co­no­ci­do pin­cha­zo es el pa­so si­guien­te. Se pue­de em­pe­zar con in­yec­cio­nes de an­ti­in­fla­ma­to­rios di­rec­ta­men­te en la zo­na afec­ta­da con cor­ti­so­na y, si pro­ce­de, con una epi­du­ral di­rec­ta­men­te en la co­lum­na o en las fa­ce­tas de la mis­ma (de­pen­dien­do de dón­de se en­cuen­tre la in­fla­ma­ción). Los cor­ti­coi­des son unas sus­tan­cias an­ti­in­fla­ma­to­rias muy po­ten­tes, pe­ro que tie­nen unos cuan­tos efec­tos se­cun­da­rios, des­de la re­ten­ción de lí­qui­dos a la ten­sión ar­te­rial. Los efec­tos cal­man­tes del do­lor sue­len du­rar un tiem­po que va­ría se­gún el pa­cien­te. En al­gu­nos paí­ses, co­mo Ale­ma­nia, se prac­ti­can con fre­cuen­cia, pe­ro por lo ge­ne­ral los mé­di­cos su­gie­ren no abu­sar y po­ner un lí­mi­te de cer­ca de tres al año.

De es­ta ma­ne­ra, con es­te sis­te­ma se ga­na tiem­po. Se re­tra­sa una po­si­ble in­ter­ven­ción en el qui­ró­fano. Las in­fil­tra­cio­nes no con­si­guen so­lu­cio­nar la cau­sa del pro­ble­ma pe­ro sí ali­vian los sín­to­mas. Es­tán con­tra­in­di­ca­das si el do­lor per­sis­te o no se han pro­du­ci­do los efec­tos desea­dos. “La in­fil­tra­ción ba­ja la in­fla­ma­ción, no tra­ta el dis­co”, re­cuer­da Fran­cis­co Vi­lla­re­jo, je­fe de ser­vi­cio de neu­ro­ci­ru­gía del hos­pi­tal del Ni­ño Je­sús y de la clí­ni­ca La Luz de Ma­drid.

Ope­ra­ción ci­rúr­gi­ca Pa­sar por qui­ró­fano siem­pre tie­ne que ser el úl­ti­mo re­cur­so. Por un mo­ti­vo muy sen­ci­llo: se es­ti­ma que más de un 20% de las her­nias se reab­sor­ben: por­que el frag­men­to no ha mi­gra­do y vuel­ve a su lu­gar o por­que los me­ca­nis­mos na­tu­ra­les del or­ga­nis­mos la han reab­sor­bi­do. Por­que la es­truc­tu­ra del dis­co, con el tiem­po, se des­ha­ce (pa­ra usar una ima­gen efec­ti­va, un po­co co­mo la uva pa­sa). El cuer­po cuen­ta con me­ca­nis­mos que fa­go­ci­tan y

eli­mi­na el dis­co que es­tá suel­to y que ha sa­li­do de su lu­gar. Así, la es­pal­da por sí so­la po­co a po­co en­cuen­tra un nue­vo equi­li­brio. Só­lo –apunten bien- en­tre un 2 y un 5% de las her­nias re­quie­re un tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co. En es­ta pa­to­lo­gía, el tiem­po pue­de ju­gar a fa­vor del pa­cien­te.

“Si uno no se ope­ra, al ca­bo de un año es­ta­rá igual de bien que uno que se ha­ya ope­ra­do. Eso sí: la ci­ru­gía ace­le­ra la me­jo­ra del do­lor”, ex­pli­ca Fer­nan­do Kovacs. La prin­ci­pal di­fe­ren­cia es que en los en­fer­mos ope­ra­dos des­apa­re­ce el do­lor con la in­ter­ven­ción y se in­cor­po­ran a su tra­ba­jo en la ma­yo­ría de los ca­sos muy po­co tiem­po des­pués de la ci­ru­gía, mien­tras que los que eli­gen no pa­sar por qui­ró­fano su­fren mu­chos más me­ses con do­lor y en la ma­yo­ría de los ca­sos tar­dan en in­cor­po­rar­se a su pues­to.

Só­lo hay que ope­rar y lo an­tes po­si­ble cuan­do se pro­du­ce el lla­ma­do sín­dro­me de la co­la de ca­ba­llo. Es de­cir, cuan­do el do­lor de es­pal­da es de tal en­ver­ga­du­ra que se pier­de fuer­za en la pier­na, la sen­si­bi­li­dad en la zo­na ge­ni­tal o el con­trol de los es­fín­te­res, por com­pre­sión del fi­nal de la mé­du­la es­pi­nal. Aquí hay que in­gre­sar den­tro de 48 ho­ras pa­ra evi­tar se­cue­las. En el res­to de ca­sos, el qui­ró­fano es re­co­men­da­ble só­lo si se de­tec­ta un dé­fi­cit neu­ro­ló­gi­co, pér­di­da de fuer­za y una vez que el tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co ha de­mos­tra­do ser po­co efi­caz. A par­tir de ahí, pa­cien­te y mé­di­co pue­den es­tu­diar va­rias op­cio­nes.

La más sen­ci­lla y me­nos in­va­si­va es la dis­cec­to­mía o mi­cro­dis­cec­to­mía (que se sue­le lle­var a ca­bo a tra­vés de un microscopio). En am­bos pro­ce­di­mien­tos, des­pués de prac­ti­car una pe­que­ña in­ci­sión a ni­vel de la piel, el ci­ru­jano re­mue­ve to­do o par­te de un dis­co her­nia­do que es­tá pre­sio­nan­do el ner­vio ciá­ti­co y pro­vo­can­do los sín­to­mas de la ciá­ti­ca. “En las her­nias muy vo­lu­mi­no­sas y en las re­ci­di­vas, en los úl­ti­mos años es­ta­mos co­lo­can­do un es­pa­cia­dor e for­ma de U pa­ra evi­tar re­caí­das”, aña­de Fran­cis­co Vi­lla­re­jo. Otra op­ción es la la­mi­nec­to­mía o la­mi­no­to­mía, que in­ter­vie­ne en el hue­so que pro­te­ge el ca­nal ra­quí­deo y la mé­du­la es­pi­nal. El ob­je­ti­vo es con­se­guir abrir más es­pa­cio pa­ra los ner­vios. Las in­ter­ven­cio­nes por mi­cro­ci­ru­gía tie­nen una ta­sa de éxi­to ele­va­da y la re­cu­pe­ra­ción es re­la­ti­va­men­te rá­pi­da. Me­nos de una se­ma­na, si to­do va bien, y se pue­de vol­ver a dis­fru­tar de las vacaciones. El do­lor pue­de sin em­bar­go re­apa­re­cer, aun­que con me­nor in­ten­si­dad, en al­re­de­dor del 25% de las ope­ra­cio­nes en­tre seis y do­ce me­ses des­pués. Es­to se de­be no tan­to a la her­nia co­mo a una po­si­ble fi­bro­sis en la zo­na de la ci­ca­triz que pue­de afec­tar de nue­vo a la raíz de la ciá­ti­ca.

La téc­ni­ca más agre­si­va pre­vé la fi­ja­ción de las vér­te­bras me­dian­te unas pla­cas. En es­te ca­so el pa­cien­te per­de­rá al­go de mo­vi­li­dad. Aun­que en la ac­tua­li­dad las fi­ja­cio­nes son más fle­xi­bles que las de an­ta­ño (se lla­man di­ná­mi­cas), exis­te el ries­go de que los pro­ble­mas dis­ca­les re­per­cu­tan so­bre los dis­cos de las otras vér­te­bras que no es­tán fi­ja­das, que ten­drán que ha­cer más tra­ba­jo. Es bueno sa­ber que es­te ti­po de in­ter­ven­ción en la ac­tua­li­dad se usa en muy con­ta­das oca­sio­nes y –muy im­por­tan­te– ca­si nun­ca pa­ra her­nias. A par­tir de ahí, es­tá en las ma­nos de ca­da uno ha­cer lo po­si­ble pa­ra que el dis­co (ver­te­bral) sue­ne bien... y que no pa­re la mú­si­ca.

en­zi­ma en el dis­co des­pla­za­do, con el ob­je­ti­vo de di­sol­ver la her­nia. Sin em­bar­go, po­dían te­ner lu­gar reac­cio­nes alér­gi­cas y se ha de­ja­do de usar a lar­ga es­ca­la. La nu­cleo­plas­tia elec­tro­tér­mi­ca es otra téc­ni­ca en la que se co­lo­can unos elec­tro­dos en el dis­co y se ca­lien­tan, con el fin de que­mar los ner­vios res­pon­sa­bles de trans­mi­tir el do­lor ori­gi­na­do en él. In­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes han pues­to en du­da su efi­ca­cia. En cuan­to al lá­ser, sus efec­tos son com­pa­ra­bles a la di­sec­to­mía tra­di­cio­nal y pre­sen­tan la ven­ta­ja de re­du­cir el san­gra­do. La in­ter­ven­ción neu­rre­fle­jo­te­rá­pi­ca con­sis­te en la im­plan­ta­ción tran­si­to­ria de un pe­que­ño ma­te­rial qui­rúr­gi­co so­bre ter­mi­na­cio­nes de la piel, a me­nos de 2 mm de pro­fun­di­dad, con el ob­je­ti­vo de con­tra­rres­tar el do­lor, la in­fla­ma­ción y la con­trac­tu­ra mus­cu­lar. Es­tas gra­pas es­ti­mu­lan los ner­vios y ace­le­ran su cu­ra­ción. En cuan­to a la te­ra­pia de ozono, es una téc­ni­ca que se pu­so de mo­da ha­ce una dé­ca­da en Ita­lia y que es muy con­tro­ver­ti­da. La te­ra­pia con­sis­te en in­yec­tar una mez­cla de oxí­geno y ozono di­rec­ta­men­te en el dis­co da­ña­do. Al gas se le atri­bu­yen pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias, anal­gé­si­cas y re­ge­ne­ra­do­ras. Pe­ro en el mun­do cien­tí­fi­co tam­po­co hay con­sen­so. En cuan­to a las pró­te­sis, han ido ga­nan­do te­rreno en los úl­ti­mos años. Los de­fen­so­res de es­ta téc­ni­ca afir­man que, a di­fe­ren­cia de las fi­ja­cio­nes, es­te sis­te­ma res­pe­ta la anato­mía na­tu­ral de la co­lum­na. Aun­que no pa­re­ce una so­lu­ción idó­nea pa­ra la cu­ra­ción de una her­nia, sí pa­ra otras pa­to­lo­gías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.