Una en­fer­me­dad lla­ma­da vacaciones

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES -

Pa­sar del es­trés co­ti­diano al re­lax y el ocio oca­sio­na unos cambios hor­mo­na­les y del sis­te­ma ner­vio­so que lle­van a al­gu­nas per­so­nas a en­fer­mar ca­da año du­ran­te las vacaciones. Pro­gra­mar un ate­rri­za­je suave, re­ser­var tiem­po pa­ra el dis­fru­te per­so­nal y cui­dar la die­ta pue­den evi­tar­lo

A tres días de ini­ciar sus vacaciones, Jor­di es­tá can­sa­do de es­cu­char las bro­mas de sus com­pa­ñe­ros. “Oye, dé­ja­me que dis­fru­te yo tus vacaciones que a ti te sien­tan mal”; “Jor­di, ¿lis­to pa­ra tu gri­pe va­ca­cio­nal?”, iro­ni­zan. Lo peor, pien­sa Jor­di, es que tie­nen ra­zón. Se­rá ca­sua­li­dad, pe­ro ca­da año pa­sa los pri­me­ros días de des­can­so es­ti­val en­fer­mo, in­clu­so en ca­ma. Si no es fie­bre, es un vi­rus in­tes­ti­nal, y si no do­lor de ca­be­za o un mal humor y una apa­tía des­co­mu­na­les. “No es ca­sua­li­dad que Jor­di en­fer­me al ini­ciar sus vacaciones; son mu­chas las per­so­nas que se sien­ten ago­ta­das, les due­le la ca­be­za, es­tán apá­ti­cos, só­lo tie­nen ga­nas de es­tar en la ca­ma o les da fie­bre por el cam­bio brus­co que su­po­ne pa­sar de la so­bre­ac­ti­vi­dad a no te­ner na­da que ha­cer”, ase­gu­ra Borja Fa­rré-Sen­der, res­pon­sa­ble de la Uni­dad de An­sie­dad y Es­trés del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­ri Qui­rón De­xeus, que tam­bién de­ja cla­ro que es­tos ma­les no só­lo tie­nen cu­ra sino que son fá­cil­men­te evi­ta­bles.

Lo nor­mal es que el día que uno sa­le del tra­ba­jo pa­ra ini­ciar las vacaciones lo ha­ga con una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja y al gri­to de “¡me voy de vacaciones!”. Pe­ro ha­ce tiem­po que los mé­di­cos ex­pli­can que ca­da vez atien­den a más tu­ris­tas con sín­to­mas de en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el he­cho mis­mo de es­tar de vacaciones. El per­fil de es­tos pa­cien­tes es, fun­da­men­tal­men­te, el de per­so­nas acos­tum­bra­das a vi­vir en la ciu­dad, con un cier­to ni­vel de es­trés, que al cam­biar de há­bi­tos, ex­po­ner­se al sol, res­pi­rar ai­re pu­ro y des­can­sar su­fren des­ór­de­nes en su or­ga­nis­mo y re­quie­ren aten­ción mé­di­ca. Al­gu­nos lo lla­man el sín­dro­me de las vacaciones o del tiem­po li­bre, aun­que tam­bién hay quien ha­bla de la de­pre­sión de la tum­bo­na.

Ra­zo­nes bio­ló­gi­cas Ad Vin­ger­hoets, un pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Til­burg, en Ho­lan­da, ase­gu­ra que pa­ra al­gu­nas per­so­nas los días de des­can­so son una en­fer­me­dad real, una pa­to­lo­gía re­la­cio­na­da con las hor­mo­nas que ac­ti­va el es­trés y su re­per­cu­sión en el sis­te­ma ner­vio­so y el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Por­que, co­mo apun­ta el doc­tor Fa­rré-Sen­der, hay ra­zo­nes bio­ló­gi­cas que jus­ti­fi­can lo que le ocu­rre a Jor­di y a otras mu­chas per­so­nas. “Cuan­do es­ta­mos so­me­ti­dos a es­trés, cuan­do te­ne­mos que aten­der de­ma­sia­dos frentes, se al­te­ran co­sas en el or­ga­nis­mo, en el sis­te­ma sim­pá­ti­co y en el in­mu­ni­ta­rio”, di­ce. Y de­ta­lla que es­tu­dios re­cien­tes han de­mos­tra­do que con el es­trés se dis­pa­ra el ni­vel de cor­ti­sol, una hor­mo­na se­gre­ga­da por la glán­du­la su­pra­rre­nal que no ori­gi­na nin­gu­na en­fer­me­dad pe­ro sí afec­ta a los pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios e im­pli­ca que cuan­do ba­ja el ni­vel de es­trés ha­ya te­ji­dos in­fla­ma­dos y más pro­ba­bi­li­dad de que el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co no res­pon­da bien an­te los vi­rus y esa per­so­na en­fer­me.

El pro­fe­sor Vin­ger­hoets re­la­cio­na es­te ma­yor ries­go a en­fer­mar cuan­do el cuer­po se re­la­ja con el des­fa­se en los tiem­pos de ac­tua­ción de la adre­na­li­na y el cor­ti­sol, las hor­mo­nas que se se­gre­gan de­bi­do al es­trés. La adre­na­li­na im­pul­sa el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y de­fien­de al or­ga­nis­mo con­tra las in­fec­cio­nes, y se dis­pa­ra y des­apa­re­ce en mi­li­se­gun­dos. En cam­bio el cor­ti­sol, que tra­ba­ja co­mo an­ti­in­fla­ma­to­rio y anu­la las cé­lu­las in­mu­no­ló­gi­cas, tar­da diez mi­nu­tos en des­ac­ti­var­se, y en ese lap­so de tiem­po en el cual ya no hay adre­na­li­na pe­ro sí cor­ti­sol que in­hi­be el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, el con­tac­to con cual­quier ger­men pro­vo­ca que la per­so­na en­fer­me, se­gún los es­tu­dios de Vin­ger­hoets.

Por eso es fre­cuen­te en­fer­mar no só­lo en vacaciones, si no cuan­do al­guien de­ja de cui­dar a un fa­mi­liar hos­pi­ta­li­za­do o su­pera una si­tua­ción trau­má­ti­ca y es­tre­san­te, es de­cir, cuan­do el cuer­po se re­la­ja tras es­tar so­me­ti­do a mu­cha ten­sión. “Lo que nos en­fer­ma no son las vacaciones, sino el rit­mo vi­tal que te­ne­mos el res­to del año y el cho­que fron­tal que su­po­ne pa­ra mu­chas per­so­nas pa­sar de la pre­sión del tra­ba­jo, de la con­ci­lia­ción fa­mi­liar y so­cial a dis­po­ner de tiem­po li­bre”, opi­na Ma­ría Je­sús Mon­tea­gu­do, psi­có­lo­ga e in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios de Ocio de la Uni­ver­si­dad de Deus­to. “Lle­ga­mos a nor­ma­li­zar un ni­vel de es­trés muy ele­va­do por­que es el rit­mo al que nos ha­bi­tua­mos du­ran­te mu­chos me­ses al año, y si ese rit­mo fre­na y ha­ce­mos un pun­to y apar­te, el or­ga­nis­mo lo per­ci­be co­mo un cam­bio ra­di­cal, le cues­ta ha­bi­tuar­se de un día pa­ra otro y apa­re­cen ja­que­cas, in­som­nio, an­gus­tia, irri­ta­bi­li­dad…”, afir­ma An­na San­gles, es­pe­cia­lis­ta en psi­co­lo­gía y ca­li­dad de vi­da de Isep Clí­nic Bar­ce­lo­na. A me­nu­do el cam­bio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.