EL OCIO ES SA­LUD

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES -

Pue­de que a al­gu­nas per­so­nas, por con­tras­te con su aje­trea­da vi­da dia­ria o por sus cir­cuns­tan­cias per­so­na­les o fa­mi­lia­res, no les sien­te bien fí­si­ca o men­tal­men­te el arran­que del des­can­so es­ti­val. Pe­ro las vacaciones son ne­ce­sa­rias y muy sa­nas. No só­lo per­mi­ten re­car­gar las pi­las des­de el pun­to de vis­ta fí­si­co y men­tal pa­ra ren­dir bien y es­tar más ac­ti­vos al re­gre­sar al tra­ba­jo. Es que ade­más hay mu­chos es­tu­dios que evi­den­cian que el ocio tie­ne gran­des be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud, ade­más de pa­ra el desa­rro­llo per­so­nal y so­cial. Dis­fru­tar bien del tiem­po li­bre pro­por­cio­na ex­pe­rien­cias gra­ti­fi­can­tes, me­jo­ra la au­to­es­ti- ma, pre­vie­ne en­fer­me­da­des y au­men­ta la crea­ti­vi­dad. “El he­cho de prac­ti­car de­por­te, ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les o ta­reas que nos gus­tan y sa­tis­fa­cen es lo que nos apa­sio­na y da sen­ti­do vi­tal a lo que ha­ce­mos, y eso re­per­cu­te en nues­tros sen­ti­mien­tos de bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co, fí­si­co y so­cial”, afir­ma Ma­ría Je­sús Mon­tea­gu­do. Y las vacaciones, por el ma­yor tiem­po li­bre que pro­por­cio­nan, son el mo­men­to ideal pa­ra ac­ti­var esas pa­sio­nes. Por eso al­gu­nos ex­per­tos ha­blan de las vacaciones co­mo de un tiem­po de renovación y de re­bel­día fren­te a to­do aque­llo que en la vi­da dia­ria su­po­ne un obs­tácu­lo pa­ra dis­fru­tar de las co­sas que a ca­da uno le gus­tan. Cla­ro que, co­mo ex­pli­ca Mon­tea­gu­do, “pa­ra sa­ber lo que nos gus­ta y que­re­mos ha­cer es im­por­tan­te ha­ber­lo ido cul­ti­van­do du­ran­te el res­to del año y en to­das las eta­pas de nues­tra vi­da, por­que el ocio –que no es si­nó­ni­mo de tiem­po li­bre– no apa­re­ce de re­pen­te y cru­za tu vi­da, es la con­se­cuen­cia de ir des­cu­brien­do cuá­les son tus ám­bi­tos de in­te­rés y de do­mi­nio, qué co­sas te apa­sio­nan”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.