PROUST Y RA­VEL

La Vanguardia - ES - - DE LIBRO - LUIS RA­CIO­NE­RO

Cuan­do leo a Mar­cel Proust la mú­si­ca que me vie­ne en men­te no es la so­na­ta de Vin­teuil sino la mú­si­ca de Ra­vel. No só­lo por­que Proust y Ra­vel fue­ron coe­tá­neos, sino por la sen­si­bi­li­dad que se ex­pre­sa en la obra de am­bos. Proust en una car­ta a su ami­go Jac­ques de La­cre­te­lle pu­bli­ca­da en la Nou­ve­lle Re­vue Fra­nçai­se de enero de 1923 le di­ce: “la pe­que­ña fra­se de la so­na­ta es la fra­se en­can­ta­do­ra pe­ro a la pos­tre me­dio­cre de una so­na­ta pa­ra piano y vio­lín de Saint-Saëns”. Pa­ra mí la pro­sa de Proust evo­ca la mú­si­ca de Ra­vel más que Saint-Saëns o De­bussy. Tam­bién las on­du­la­cio­nes de la Pe­dre­ra evo­can en Pu­jols la “me­lo­día con­ti­nua” de Wagner. Es una cues­tión de sub­je­ti­vi- dad to­tal, in­de­mos­tra­ble, ins­tin­ti­va e intransferible. Es la ima­gen que se ve cuan­do se per­ci­be un so­ni­do – en mú­si­ca o en la pro­sa – o la mú­si­ca que se oye cuan­do se ve una ima­gen, tal co­mo su­ce­día en los mis­te­rios de Eleu­sis don­de “los so­ni­dos se ven y las imá­ge­nes se oyen”. Es la si­nes­te­sia que Bau­de­lai­re cantaría en su so­ne­to Co­rres­pon­den­cias: “Com­me de longs échos qui de loin se con­fon­dent Dans une té­né­breu­se et pro­fon­de uni­té, vas­te com­me la nuit et com­me la clar­té, les par­fums, les couleurs et les sons se ré­pon­dent”. La mú­si­ca es el len­gua­je de las emo­cio­nes, co­mo la poe­sía, y ac­túa di­rec­ta­men­te so­bre el es­ta­do de áni­mo. Mar­si­lio Fi­cino cu­ra­ba con la li­ra, tan­to co­mo con hier­bas. La mú­si­ca tem­pla el al­ma y da ener­gía al cuer­po. Por eso los jó­ve­nes se aglo­me­ran pa­ra oír a Sting o Springs­teen, pe­ro pa­san ab­so­lu­ta­men­te de Schön­berg o Stock­hau­sen, y no por­que sean in­cul­tos sino por­que no sien­ten na­da con el cos­qui­lleo men­tal in­co­ne­xo de los ato­na­les. El crí­ti­co y este­ta in­glés Wal­ter Pa­ter de­cía que las ar­tes tien­den a la na­tu­ra­le­za de la mú­si­ca, pues en ella fon­do y for­ma coin­ci­den, me­dio y men­sa­je son uno y el mis­mo. La mú­si­ca se­ría así la más agu­da de las ar­tes, aque­lla que re­cuer­da al al­ma su dul­ce idio­ma na­ti­vo.

En su pro­ce­so de re­fi­na­mien­to, la mú­si­ca de Ra­vel

pul­só una fi­bra nue­va de la sen­si­bi­li­dad que ni Mo­zart ni Wagner ha­bían to­ca­do. Ra­vel es so­lem­ni­dad y no­ble me­lan­co­lía en la pavana, su­ti­le­za de efec­tos so­no­ros en los cuen­tos de la ma­dre oca, li­ris­mo y pu­re­za re­fi­na­da en el con­cier­to en sol pa­ra piano, exó­ti­co en el bo­le­ro o la zín­ga­ra. Ra­vel es, so­bre to­do, sen­ti­men­tal y no­ble, co­mo sus val­ses. ¿Por qué tan po­cos ar­tis­tas desean aho­ra pro­vo­car es­tos sen­ti­mien­tos?. De mí sé de­cir que la mú­si­ca pos­te­rior a Ra­vel me de­ja frío, cuan­do no apa­bu­lla­do y sa­tu­ra­do. El rui­do ato­nal no es­tá he­cho pa­ra el oí­do hu­mano por mu­cho que se em­pe­ñen los se­gui­do­res de Schön­berg y Stock­hau­sen. ¡Qué más qui­sié­ra­mos los aman­tes de la mú­si­ca que des­cu­brir un pa­raí­so de ato­na­li­da­des que nos arre­ba­ta­ra los sen­ti­dos y trans­por­ta­ra el áni­mo a es­ta­dos de sen­si­bi­li­dad des­co­no­ci­dos! Proust se ha­bía im­preg­na­do de las teo­rías pla­tó­ni­cas: que el sig­ni­fi­ca­do ver­da­de­ro de la vi­da no se ha­lla en la ex­pe­rien­cia in­me­dia­ta, por­que hay otra reali­dad

PROUST CREE QUE HAY AL­GO ERRÓ­NEO EN EL PRE­SEN­TE RA­VEL PRO­VO­CA UNA EMO­CIÓN DI­FÍ­CIL DE EMU­LAR

só­lo per­cep­ti­ble por la men­te, crea­da por el in­te­lec­to: una reali­dad más pro­fun­da pa­ra la cual la vi­da ya no pa­re­ce con­tin­gen­te, me­dio­cre y mor­tal. Pa­ra él la ver­da­de­ra esen­cia con­sis­te en las ideas pla­tó­ni­cas. Por eso se de­di­ca a una con­tem­pla­ción crea­ti­va de la ex­pe­rien­cia y es­cri­be su li­bro con una se­rie de pre­con­cep­cio­nes con las cua­les no pue­do es­tar más en desacuer­do, por­que son la ne­ga­ción de la vi­da y del aquí-aho­ra en que, quien es­to es­cri­be, con­ci­be co­mo úni­ca reali­dad po­si­ble. Otra co­sa son las elu­cu­bra­cio­nes men­ta­les. Proust cree que hay al­go irre­me­dia­ble­men­te erró­neo en el mo­men­to pre­sen­te, que la ver­da­de­ra reali­dad es una crea­ción del de­seo y la me­mo­ria, y que es­tá pre­sen­te en la es­pe­ran­za, en el re­cuer­do y en la au­sen­cia, nun­ca en la ex­pe­rien­cia in­me­dia­ta. To­do un pro­gra­ma an­ti­vi­ta­lis­ta, muy ade­cua­do pa­ra un en­fer­mo cró­ni­co que vi­vía en­tre va­po­res de eu­ca­lip­to en una ha­bi­ta­ción en pe­num­bra, pe­ro po­co pro­me­te­dor pa­ra quien desea ex­pe­ri­men­tar la reali­dad de pri­me­ra mano, en el aquí y aho­ra de la ac­ción. No de­bía de ser ca­sual que los exis­ten­cia­lis­tas apa­re­cie­ran en Fran­cia po­co des­pués de él pa­ra re­cor­dar que la exis­ten­cia pre­ce­de a la esen­cia. Co­mo, se­gún Pa­ter, to­das las ar­tes tien­den a la na­tu­ra­le­za de la mú­si­ca, me que­do con la mú­si­ca de Ra­vel pa­ra re­gre­sar a la reali­dad des­pués de los tiem­pos per­di­dos en que in­ten­ta vi­vir Proust y los tiem­pos re­co­bra­dos por él en el mun­do las ideas pla­tó­ni­cas.

Ilus­tra­ción Mon­tse Ber­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.