“RÍAS BAI­XAS FRES­COS Y ELÉC­TRI­COS Y JERECES PRO­FUN­DOS”

La Vanguardia - ES - - CREAR -

“Cuan­do pien­so en el mar, el pri­mer vino que me vie­ne a la ca­be­za es el de Rías Bai­xas, por­que es mi te­rri­to­rio, in­se­pa­ra­ble del mar, y por su vin­cu­la­ción con el fres­cor, el vien­to, el sa­li­tre, con la ima­gen de la ola rom­pien­do, que los ha­ce vi­nos cru­jien­tes, eléc­tri­cos. Es­tán uni­dos a la pes­ca y sus pro­duc­tos, a las ba­teas, al me­ji­llón. De tan cer­ca­nos que es­tán al mar, al­gu­nos vi­ñe­dos se lle­gan a que­mar por­que el sa­li­tre les sal­pi­ca. El otro vino que aso­cio al mar es el jerez: pun­zan­te, yo­da­do, sa­lino, tam­bién con fres­cu­ra atlán­ti­ca, con pro­fun­di­dad oceá­ni­ca, con ese mis­te­rio que en­vuel­ve al mar y esa mi­ra­da que se pier­de en el ho­ri­zon­te. Ade­más, me tras­la­da a otra épo­ca, en la que la fuer­za de un im­pe­rio se me­día por su po­ten­cia en el mar. Su com­ple­ji­dad evo­ca un am­bien­te co­lo­nial, tie­nen un pun­to exó­ti­co, igual que los opor­tos. E in­ter­pre­ta­dos des­de el fla­men­co y el fa­do se pres­tan a la me­lan­co­lía, co­mo esas es­ta­cio­nes ma­rí­ti­mas y fe­rro­via­rias de don­de par­tían los emi­gran­tes, que aún hoy es­tán car­ga­das de emo­cio­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.