EL TEA­TRO DE AL­BER­TO SAN JUAN

Es ac­tor de ci­ne, de tea­tro y tam­bién , agi­ta­dor cul­tu­ral. Aho­ra es coope­ra­ti­vis­ta y ges­tor del Tea­tro del Ba­rrio de La­va­piés

La Vanguardia - ES - - CREAR -

To­do em­pe­zó un día cual­quie­ra el verano pa­sa­do, cuan­do Al­ber­to San Juan (Ma­drid, 1968) re­ci­bió la lla­ma­da del pro­pie­ta­rio de la Sa­la Trián­gu­lo, en La­va­piés, Ma­drid, le ofre­ció al­qui­lar el lo­cal y el ac­tor no se lo pen­só dos ve­ces. “Nos jun­ta­mos un gru­po de gen­te bas­tan­te he­te­ro­gé­neo y de­ci­di­mos ti­rar ade­lan­te el pro­yec­to, que he­mos bau­ti­za­do co­mo Tea­tro del Ba­rrio”, ex­pli­ca. Una coope­ra­ti­va de con­su­mo con 200 so­cios. Pe­se al nom­bre, el es­pa­cio se ha con­ver­ti­do en po­cos me­ses en un ágo­ra en la que pa­san mu­chas co­sas: des­de asam­bleas de ba­rrio, a de­ba­tes so­bre te­mas que preo­cu­pan co­mo la vi­vien­da o el frac­king. Tam­bién poe­sía, mú­si­ca, tea­tro. Pe­ro so­bre to­do po­lí­ti­ca, se­ña­la San Juan, que aña­de que el pro­yec­to “sur­ge con la in­ten­ción de su­mar­se a las lu­chas ciu­da­da­nas con­tra el ac­tual po­der an­ti­de­mo­crá­ti­co y agre­si­vo que nos go­bier­na. Tam­bién pa­ra con­tri­buir en la cons­truc­ción de una so­cie­dad dis­tin­ta. Es un lu­gar pa­ra los mo­vi­mien­tos so­cia­les”. De mo­men­to ya han pro­du­ci­do tres obras pro­pias. La úl­ti­ma, Ruz-Bár­ce­nas, co­pro­du­ci­da con el Lliu­re, se ba­sa en una trans­crip­ción de uno de los in­te­rro­ga­to­rios del juez al ex­te­so­re­ro del PP. “Lo úni­co que de­ci­mos es lo que han di­cho ellos, lo que pa­sa es que es real­men­te asom­bro­so oír su con­ver­sa­ción a lo lar­go de una ho­ra”, afir­ma el ac­tor, al que ca­da vez le que­da más le­jos aque­lla épo­ca en que pro­ta­go­ni­za­ba se­ries de te­le­vi­sión co­mo ¡ Más que ami­gos! o pe­lí­cu­las co­mo Air­bag (1996), o El otro la­do de la ca­ma ( 2002). Es­te ac­tor, ga­lar­do­na­do con un Go­ya por su in­ter­pre­ta­ción en Bajo las es­tre­llas (2006) y co­fun­da­dor de Ani­ma­la­rio, una de las com­pa­ñías de tea­tro más pre­mia­das, afir­ma que “en los úl­ti­mos cin­co años es­ta­mos co­no­cien­do lo con­tra­rio de lo que nos han con­ta­do los úl­ti­mos 40. Nos han ro­ba­do la ca­pa­ci­dad de ver la reali­dad y en ese sen­ti­do, el tea­tro pue­de y de­be ser una he­rra­mien­ta que apor­te in­for­ma­ción útil pa­ra am­pliar nues­tro co­no­ci­mien­to so­bre la reali­dad ac­tual y que nos re­cuer­de que es­tá en nues­tras ma­nos la ca­pa­ci­dad de cam­biar la si­tua­ción. Y eso es lo que aho­ra me in­tere­sa”.

Tex­to Cris­ti­na Sáez Fo­tos Da­ni Duch

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.