La mon­ta­ña en el mó­vil

La Vanguardia - ES - - CREAR -

La afi­ción por la mon­ta­ña cre­ce. No só­lo se no­ta en los ul­tra­ma­ra­to­nes des­ti­na­dos a los ex­per­tos, sino en los afi­cio­na­dos que pro­li­fe­ran ha­cien­do ex­cur­sio­nes, tra­ve­sías, re­co­rrien­do ru­tas de sen­de­ris­mo o sen­ci­lla­men­te pa­sean­do so­lo, con ami­gos o con la fa­mi­lia. El gus­to por la na­tu­ra­le­za se ha ins­ta­la­do. Y el au­ge de las apli­ca­cio­nes pa­ra mó­vi­les ayu­da, acer­ca el con­tac­to con los bos­ques, los va­lles y los ríos. Es una ten­ta­ción. To­do pa­re­ce más fá­cil. Des­de ma­pas, ru­tas, brú­ju­las, in­clu­so al­gu­na apli­ca­ción pue­de lle­gar a re­co­no­cer el te­rri­to­rio por el que se es­tá an­dan­do. Hay mu­chas. El bió­lo­go San­tia­go Cam­pi­llo, acos­tum­bra­do al tra­ba­jo de cam­po, cons­ta­ta que ac­tual­men­te exis­ten nu­me­ro­sas apli­ca­cio­nes re­la­cio­na­das con el sen­de­ris­mo que pue­den ayu­dar a me­jo­rar la ex­pe­rien­cia al ai­re li­bre y ser de mu­cha uti­li­dad en ca­so de ne­ce­si­dad. Aun­que no to­das sir­ven. Es ne­ce­sa­rio ha­cer una se­lec­ción. En las apli­ca­cio­nes re­se­ña­das al­gu­nas son li­bres de usos y otras son de pa­go. Es­tas úl­ti­mas acos­tum­bran a te­ner una ver­sión de prue­ba gra­tis o más sen­ci­lla. An­tes de pa­sar a des­cri­bir­las, Agus­tí Sa­la, de la jun­ta di­rec­ti­va de la Fe­de­ra­ció d’En­ti­tats Ex­cur­sio­nis­tes de Ca­ta­lun­ya, quie­re ad­ver­tir que si bien es cier­to que las apli­ca­cio­nes ayu­dan, hay que pre­pa­rar­se an­tes de sa­lir. Pue­de ser pe­li­gro­so em­pe­zar una ex­cur­sión de­pen­dien­do to­tal­men­te de las apli­ca­cio­nes mó­vi­les. A ve­ces pro­por­cio­nan una con­fian­za que no se ajus­ta a los im­pre­vis­tos. No es la pri­me­ra vez ni la úl­ti­ma que el mó­vil se ha que­da­do sin ba­te­ría en muy po­cas ho­ras por­que al­gu­nas apli­ca­cio­nes, cuan­do es­tán ac­ti­va­das, con­su­men mu­cha ener­gía. O sen­ci­lla­men­te no hay co­ber­tu­ra en la zo­na. La de­pen­den­cia a los pe­que­ños apa­ra­tos no es bue­na com­pa­ñe­ra. Óscar Fer­nán­dez, ingeniero téc­ni­co de mi­nas y ex­per­to sen­de­ris­mo ha­ce hin­ca­pié en esa de­pen­den­cia y los des­pis­tes más co­mu­nes cuan­do se quie­re ha­cer sen­de­ris­mo, so­bre to­do cuan­do se usa el mó­vil co­mo GPS. Al­go tan ele­men­tal co­mo com­pro­bar el es­ta­do de la ba­te­ría y su reserva no siem­pre se ha­ce. Tam­bién acon­se­ja, so­bre to­do, lle­var al­gu­na que otra ba­te­ría de re­pues­to, e in­sis­te, co­mo el res­to de los ex­per­tos, que al­gu­nas apli­ca­cio­nes con­su­men mu­cha ba­te­ría. In­clu­so es re­co­men­da­ble te­ner el mó­vil en mo­do avión, co­mo se­ña­la Agus­tí Sa­la, pa­ra res­trin­gir el flu­jo de da­tos pa­ra evi­tar gas­tar las ba­te­rías an­tes de tiem­po, y des­ac­ti­var ese mo­do de ma­ne­ra pun­tual. “Tam­bién su­ce­de que aún te­nien­do bue­na car­ga y bue­na co­ber­tu­ra, no es la pri­me­ra vez que se cuel­ga el mó­vil, de la mis­ma ma­ne­ra que el or­de­na­dor se des­bor­da cuan­do es­tá ges­tio­nan­do una can­ti­dad im­por­tan­te de da­tos”, apun­ta Sa­la. Por eso mis­mo afir­ma que las apli­ca­cio­nes no han de ser un sus­ti­tu­to de la preparación pre­via. Son una ayu­da que per­mi­ten pro­gre­sar, pe­ro no sus­ti­tu­yen la ne­ce­si­dad de sa­ber orien­tar­se, sa­ber leer un ma­pa, sa­ber pre­via­men­te cuan­to tiem­po re­que­ri­rá la ex­cur­sión es­co­gi­da se­gún las po­si­bi­li­da­des y con­di­cio­nes fí­si­cas de ca­da uno. Por úl­ti­mo, lle­var el mó­vil en un lu­gar se­gu­ro, pro­te­gi­do de gol­pes o de la llu­via. Di­cho es­to, só­lo que­da dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za, la aven­tu­ra de es­tar al ai­re li­bre.

Tex­to Jor­di Jar­que

Las apli­ca­cio­nes son un apo­yo pa­ra dis­fru­tar de to­da la ex­pe­rien­cia de una ex­cur­sión. Ayu­dan a orien­tar­se y a iden­ti­fi­car el en­torno. Pe­ro no hay que de­jar de pre­pa­rar­la an­te los im­pre­vis­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.