CON­VI­VIR AN­TES, O NO

La Vanguardia - ES - - EN FAMLIA -

“Só­lo me ca­sa­ría con al­guien con quien ha­ya con­vi­vi­do pri­me­ro, pa­ra sa­ber si real­men­te nos lle­va­re­mos bien”. ¿Quién que­rría arries­gar­se a un ma­tri­mo­nio a cie­gas, sin sa­ber lo que le es­pe­ra? “Si con­vi­ves pre­via­men­te y te co­no­ces bien, hay me­nos po­si­bi­li­da­des de di­vor­ciar­te des­pués”, son al­gu­nas de las fra­ses con las que es­tán de acuer­do dos ter­cios de los uni­ver­si­ta­rios en­cues­ta­dos en di­ver­sos es­tu­dios en Es­ta­dos Uni­dos y pa­re­cen co­rro­bo­rar la ten­den­cia al al­za de la con­vi­ven­cia en­tre las pa­re­jas jó­ve­nes en Oc­ci­den­te. Sin em­bar­go, Meg Jay, psi­có­lo­ga clí­ni­ca de la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia (Es­ta­dos Uni­dos) y au­to­ra de un li­bro so­bre los re­tos a los que tie­nen que en­fren­tar­se los adul­tos jó­ve­nes, sos­tie­ne que no es tan bue­na idea. “Las pa­re­jas que con­vi­ven du­ran­te años an­tes de ca­sar­se y, es­pe­cial­men­te, aque­llas que lo ha­cen an­tes de se­llar su com­pro­mi­so, sue­len te­ner ma­tri­mo­nios me­nos sa­tis­fac­to­rios y tie­nen más po­si­bi­li­da­des de di­vor­ciar­se”, es­cri­bió Jay en un ar­tícu­lo, pu­bli­ca­do en The New York

Ti­mes, que ha he­cho co­rrer ríos de tin­ta. Se­gún la psi­có­lo­ga, aun­que no ha­ya pa­pe­leos de por me­dio, aban­do­nar es­tas re­la­cio­nes no es tan fá­cil co­mo po­dría pa­re­cer. “Con­vi­vir pue­de ser di­ver­ti­do y eco­nó­mi­co. Tras vi­vir con los mue­bles vie­jos y feos de los com­pa­ñe­ros de pi­so, las pa­re­jas es­tán en­can­ta­das de re­par­tir­se los gas­tos del al­qui­ler del pi­so e in­ter­net, el cui­da­do de la mas­co­ta... y se di­vier­ten com­pran­do mue­bles jun­tos”. Ad­vier­te de los pe­li­gros de la iner­cia, esa fuer­za mo­to­ra –y po­co re­fle­xi­va– que pue­de ha­cer que dos per­so­nas pa­sen de ir al ci­ne y dor­mir jun­tos los fi­nes de se­ma­na a com­par­tir pi­so sin ha­ber­lo ha­bla­do, sin ha­ber re­fle­xio­na­do y sin sa­ber qué es lo que es­pe­ra el otro en la nue­va si­tua­ción. Son mu­chos los que, en con­vi­ven­cia, no tie­nen un pro­yec­to de vi­da en co­mún. Si­guen pen­sa­do en su pro­yec­to per­so­nal e in­di­vi­dual. Se ador­me­cen por la co­mo­di­dad de com­par­tir gas­tos, ac­ti­vi­da­des, ami­gos... En al­gu­nos ca­sos lo de con­traer ma­tri­mo­nio pa­re­ce ser el pró­xi­mo pa­so a dar pe­ro an­te la fal­ta de un com­pro­mi­so au­tén­ti­co, se vi­ve co­mo un trá­mi­te le­gal o un acon­te­ci­mien­to so­cial. Y tras el en­la­ce, aun­que en el día a día na­da ha­ya cam­bia­do, pa­re­ce que la pers­pec­ti­va es otra. Nue­vas ac­ti­tu­des y ex­pec­ta­ti­vas con fre­cuen­cia sa­can a flo­te un dé­fi­cit pre­vio de co­mu­ni­ca­ción y se pro­du­ce el en­cuen­tro de dos per­so­nas di­fe­ren­tes a las que con­vi­vían.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.