CUAN­DO FA­LLA EL SEN­TI­DO DEL OL­FA­TO, SE PIER­DE LA ME­DI­DA

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Se­gún es­te es­pe­cia­lis­ta “tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal en di­fe­ren­tes pro­ce­sos: es un me­ca­nis­mo de de­fen­sa, al de­tec­tar la pre­sen­cia de ga­ses tó­xi­cos o ali­men­tos en mal es­ta­do, crea re­fle­jos di­ges­ti­vos pa­ra la salivación y la se­cre­ción de ju­gos gás­tri­cos, y tie­ne con­no­ta­cio­nes so­cia­les, se­xua­les y he­do­nis­tas”. Es­tá de­mos­tra­do que “la mu­jer tie­ne me­jor sen­ti­do del ol­fa­to que el hom­bre, ade­más su fun­ción ol­fa­to­ria es va­ria­ble se­gún el ci­clo mens­trual y es ma­yor en la ovu­la­ción, lo que con­tie­ne im­pli­ca­cio­nes so­bre el apa­rea­mien­to. Los per­fu­mis­tas co­no­cen des­de ha­ce si­glos la ca­pa­ci­dad su­ge­ren­te del al­miz­cle con su al­to con­te­ni­do en fe­ro­mo­nas, sien­do la res­pues­ta ol­fa­to­ria muy va­ria­ble en­tre hom­bres y mu­je­res”. Pe­ro, vol­vien­do al pro­ble­ma del ex­ce­so de per­fu­mes, ex­po­ne que “tam­bién es va­ria­ble la per­cep­ción del ol­fa­to a lo lar­go de la edad, has­ta los 20 años ocu­rre una fa­se de apren­di­za­je de olo­res, se man­tie­ne es­ta­ble has­ta los 40 años y em­pie­za a in­vo­lu­cio­nar a par­tir de los 50 años, si bien es cier­to que la pér­di­da del ol­fa­to con la edad es igual­men­te me­nor en la mu­jer”. En es­te as­pec­to re­cuer­da que “las di­fe­ren­cias cuan­ti­ta­ti­vas pa­ra la per­cep­ción de un de­ter­mi­na­do olor son es­ca­sas, la in­ten­si­dad má­xi­ma de per­cep­ción de un olor ocu­rre con con­cen­tra­cio­nes 20-50 ve­ces su­pe­rior a la con­cen­tra­ción mí­ni­ma o um­bral”. Ade­más exis­te un me­ca­nis­mo de in­hi­bi­ción an­tes es­tí­mu­los pro­lon­ga­dos, lo que co­mún­men­te de­no­mi­na­mos acos­tum­brar­se al olor. Mo­ya ex­pli­ca que “es una ope­ra­ción esen­cial pa­ra pre­ve­nir la sa­tu­ra­ción de la ma­qui­na­ria ol­fa­ti­va y per­mi­tir se­guir olien­do, eso sí, otros olo­res, cuan­do la lle­ga­da de es­tos es con­ti­nua. Es de­cir, cuan­do un olor es muy per­sis­ten­te lo ob­via­mos pa­ra que la na­riz pue­da per­ci­bir otros. Si es­to no fue­ra así y es­tu­vié­ra­mos, por ejem­plo, co­mien­do que­so y no nos sa­tu­rá­ra­mos de es­te olor, si se de­cla­ra­se un in­cen­dio en ca­sa no lo po­dría­mos oler”. To­dos es­tos me­ca­nis­mos afec­tan a la per­cep­ción de los per­fu­mes, en eda­des tem­pra­nas apren­de­mos a re­la­cio­nar los olo­res que des­pren­den nues­tros se­res que­ri­dos (pa­dres, abue­los…), pos­te­rior­men­te al te­ner gran desa­rro­llo del ol­fa­to ten­de­mos a do­sis me­no­res y me­nos agre­si­vas de per­fu­mes, mien­tras que a ma­yor edad ne­ce­si­ta­mos es­tí­mu­los y do­sis más in­ten­sas. “Lo mis­mo ocu­rre con los me­ca­nis­mos de ha­bi­tua­ción, una per­so­na a los po­cos mi­nu­tos no es ca­paz de de­tec­tar su pro­pio olor cor­po­ral o de su per­fu­me mien­tras que otra per­so­na en con­tac­to bre­ve con ella sí es ca­paz de per­ci­bir su fra­gan­cia. Tam­bién exis­te va­ria­bi­li­dad en el olor del per­fu­me pa­ra ca­da in­di­vi­duo de­pen­dien­do fun­da­men­tal­men­te del pH de la piel que reac­cio­na y mo­di­fi­ca las ca­rac­te­rís­ti­cas del per­fu­me crean­do un aro­ma úni­co”, re­cuer­da. Es­te es­pe­cia­lis­ta coin­ci­de con los der­ma­tó­lo­gos al co­men­tar que “el ti­po de piel, ade­más, in­flui­rá en la evo­lu­ción y en la per­sis­ten­cia de la fra­gan­cia. Por úl­ti­mo, los per­fu­mis­tas, co­mo ar­tis­tas y crea­do­res, re­fle­jan su obra en las fragancias y por tan­to pue­den ver­se in­fluen­cia­dos por las mo­das y cambios en la so­cie­dad. Es­to ha­ce, por ejem­plo, que en verano ha­ya una ten­den­cia ma­yor ha­cia lo flo­ral y fru­tal fres­co y es­te­mos más re­cep­ti­vos a es­te ti­po de fragancias, y de­je­mos de la­do otro ti­po de fragancias co­mo pue­den ser las ama­de­ra­das”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.