DÓN­DE, CÓ­MO Y CUÁN­DO

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Mar­ga­ri­ta Pa­re­ja, res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción de per­fu­mes de di­se­ño, re­cuer­da que “no exis­ten re­glas ni res­tric­cio­nes en fun­ción de la piel o de la edad… Ca­da piel es un mun­do, al igual que ca­da per­so­na”. Pe­ro aun así re­co­mien­da “per­fu­mes más fres­cos, chis­pean­tes y con ca­rác­ter más su­til pa­ra el verano (por ejem­plo RV Pu­re Wo­man) y pa­ra el in­vierno, per­fu­mar­se con no­tas al­go más cá­li­das, más dul­ces, más pe­ne­tran­tes co­mo Ha­llo­ween Fleur o Sig­no­ri­na Ele­gan­za de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo. ¿Dón­de? “El per­fu­me se pue­de apli­car don­de uno quie­ra. Lo úni­co que yo acon­se­jo es no mez­clar olo­res. No usar una cre­ma hi­dra­tan­te con un per­fu­me fuer­te y des­pués un eau

de toi­let­te por ejem­plo”, ex­pli­ca. Acon­se­ja, eso sí, “apli­car­lo en las mu­ñe­cas y cue­llo o in­clu­so va­po­ri­zar li­ge­ra­men­te el ca­be­llo (es un po­de­ro­so di­fu­sor del per­fu­me). O per­fu­mar la ro­pa siem­pre y cuan­do és­ta no sea de­li­ca­da y el per­fu­me pue­da man­char­la. Y, ¿có­mo? Pues, de­pen­dien­do del lu­gar: “Cuán­to más abier­to el es­pa­cio, más se pue­de per­fu­mar uno… “, aña­de Pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.