JU­VEN­TUD NO­VE­LA­DA

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Ál­va­ro Palomo

Ben Brooks con­du­ce a los pro­ta­go­nis­tas de sus no­ve­las por en­tre las vi­ci­si­tu­des de la ju­ven­tud. En Lo­li­to (Blac­kie Books), su úl­ti­mo li­bro, el quin­cea­ñe­ro Et­gar se en­fren­ta a la “an­sie­dad y la in­quie­tud de no sa­ber qué pa­sa­rá en el fu­tu­ro”. Es­ta in­se­gu­ri­dad su­ce­de a la “con­fian­za ex­tre­ma” que irra­dia la pan­di­lla de Jas­per, de 17 años, en Crez­co (2011, Blac­kie Books). Et­gar y Jas­per ex­pre­san “dos emo­cio­nes in­ten­si­fi­ca­das de los ado­les­cen­tes”, se­ña­la el au­tor, que pre­sen­ta “una ex­pli­ca­ción” de lo que ha vi­vi­do.

Es­te jo­ven in­glés es­cri­be por­que le gus­ta, por­que no pue­de ha­cer otra co­sa y por­que le per­mi­te es­ca­par ha­cia de­lan­te. Em­pe­zó a ha­cer­lo con 15 años ya que le pa­re­cía “más di­ver­ti­do que la es­cue­la”. Em­pa­pa­do de li­te­ra­tu­ra ru­sa, pron­to se im­preg­nó de la pro­sa de los es­cri­to­res con­tem­po­rá­neos, en­tre los que des­ta­ca a Tao Lin. De es­ta com­bi­na­ción sur­ge una voz di­rec­ta, atre­vi­da y sin­ce­ra que trans­pi­ra en Lo­li­to y es es­pe­jo de su pro­ce­so crea­ti­vo, rea­cio a cambios y re­vi­sio­nes, fir­me an­te la vir­gi­ni­dad de ca­da fra­se, idea y obra. La voz ema­na en gran par­te de sus lecturas, tan nu­me­ro­sas co­mo va­ria­das. “Cuan­to más leas, más in­fluen­cias ten­drás”, ad­vier­te, y en ello dis­fru­ta pa­ra ma­du­rar su es­ti­lo. Sa­be que el va­lor co­mer­cial de su cor­ta edad, del que re­co­no­ce ha­ber sa­ca­do ré­di­to, es ca­du­co. Brooks vi­vió en Bar­ce­lo­na en 2013. “Es di­fí­cil es­cri­bir cuan­do es­tás tan a gus­to”, re­cuer­da de su es­tan­cia en la ciu­dad. Por eso es­cri­be cuan­do “no hay na­da más que ha­cer, en ca­sa, so­lo, de no­che, sin mú­si­ca ni be­bi­da”. Él es más de es­tar fue­ra, don­de pa­san las “co­sas emo­cio­nan­tes”, y cons­ta­ta que en Bar­ce­lo­na pa­san mu­chas. Com­pa­ra es­ta si­tua­ción con los Jue­gos Olím­pi­cos, don­de “to­dos quie­ren es­tar pe­ro a na­die le gus­tan los años de en­tre­na­mien­to”. Sin em­bar­go, no se con­si­de­ra un es­cri­tor olím­pi­co, sino más bien un as­pi­ran­te del “cam­peo­na­to búl­ga­ro”, bro­mea. Lo di­ce por­que es “im­po­si­ble” que sus no­ve­las le en­tre­ten­gan tan­to co­mo lo ha­cen sus li­bros pre­fe­ri­dos. Brooks si­gue es­cri­bien­do historias en el ca­mino ha­cia sus par­ti­cu­la­res Jue­gos. Una de ellas man­tie­ne el es­pí­ri­tu de Crez­co y Lo­li­to en torno a la vi­da fa­mi­liar de un vein­tea­ñe­ro. Es­te pro­ta­go­nis­ta cre­ce y se en­fren­ta a nue­vas ex­pe­rien­cias y emo­cio­nes igual que lo ha­ce su au­tor, igual que lo ha­ce Ben Brooks.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.