Per­fu­mar­se, ¿dón­de es­tá el lí­mi­te?

Hay momentos en que el per­fu­me o las aguas de co­lo­nia, por ex­ce­so o con­tun­den­cia, lle­gan a mo­les­tar. No a quien los lle­va, sino al ve­cino. Hay unas nor­mas, no es­cri­tas pe­ro de co­rrec­ción, que de­jan bien cla­ro que el per­fu­me es­tá bien pe­ro no cuan­do es dem

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Pa­sa muy a me­nu­do. Y más en verano. Cuan­do en­tra­mos en un as­cen­sor o en un lu­gar ce­rra­do a ve­ces nos gol­pea un olor ca­si ma­rean­te. Es el per­fu­me o agua de co­lo­nia de las per­so­nas con la que com­par­ti­mos el es­pa­cio, el cho­que de to­dos. O, lo que es peor, ¡el nues­tro! Hay que ir con cui­da­do. Pa­re­ce de edu­ca­ción uti­li­zar es­tos afei­tes pe­ro tam­bién hay unas nor­mas. No hay que ex­ce­der­se y, so­bre to­do, hay que co­no­cer los se­cre­tos de nues­tro pro­pio cuer­po. Hay pie­les que hue­len más que otras. Al­gu­nas que en­ca­jan me- jor unos olo­res que otros. Y tam­bién cier­ta edad en que se lle­ga a per­der la fa­cul­tad pa­ra per­ci­bir cier­tos per­fu­mes y ¡hay quien se pa­sa con la do­sis por­que ya no la no­ta! ¿Más pro­ble­mas? Mu­chos si­guen usan­do lo mis­mo sea in­vierno o verano y es­tá cla­ro que hay al­gu­nos olo­res que son de tem­po­ra­da. Los de verano se pue­den uti­li­zar en in­vierno si son sua­ves aguas de co­lo­nia, pe­ro los de in­vierno mu­chas ve­ces no en­ca­jan en verano, so­bre to­do cuan­do son ama­ne­ra­dos. Por par­tes. La doc­to­ra An­na Ló­pez, der­ma­tó­lo­ga del hos­pi­tal Qui­rón de Bar­ce­lo­na, ad­vier­te que sí, que en verano hay que de­jar los per­fu­mes de la­do y apos­tar por las aguas de co­lo­nia. Y que hue­len dis­tin­to se­gún ca­da piel: “A tra­vés de la su­do­ra­ción pro­du­ci­da por la piel se se­cre­tan múl­ti­ples sus­tan­cias, que en com­bi­na­ción con las mo­lé­cu­las de per­fu­me que con­tie­ne la co­lo­nia pue­den pro­du­cir una al­te­ra­ción del olor ori­gi­nal de la co­lo­nia. Co­mo el con­te­ni­do del su­dor es di­fe­ren­te en ca­da per­so­na y pue­de va­riar en di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes en una mis­ma per­so­na, el olor de la co­lo­nia tam­bién pue­de ser com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te”, ex­pli­ca. Por ello se­gún el ti­po de piel hay que es­co­ger una u otra. “Las pie­les gra­sas y con ten­den­cia a la su­do­ra­ción su­fri­rán ma­yor al­te­ra­ción del olor de los pro­duc­tos apli­ca­dos so­bre la piel, de mo­do que pa­ra es­te ti­po de pie­les es re­co­men­da­ble el uso de pro­duc­tos con olor suave o sin olor pa­ra evi­tar al­te­ra­cio­nes des­agra­da­bles del olor ori­gi­nal”, es­pe­ci­fi­ca, mien­tas que las se­cas, que pro­du­cen me­nos se­cre­ción gra­sa, “ha­cen que las mo­lé­cu­las res­pon­sa­bles del olor del per­fu­me o de la co­lo­nia que­den me­nos tiem­po re­te­ni­das en la piel y el olor tien­da a per­ma­ne­cer me­nos tiem­po que en las pie­les más gra­sas”. Si te­ne­mos en cuen­ta la sa­lud, tam­bién te­ne­mos que pen­sar en eli­mi­nar el al­cohol. Más en verano. “El al­cohol es una sus­tan­cia irri­tan­te que al ser apli­ca­da so­bre la piel pue­de pro­du­cir irri­ta­ción, so­bre to­do si es­te pro­ce­so se rea­li­za con fre­cuen­cia y se le aña­de la ex­po­si­ción so­lar. Lo mis­mo su­ce­de con la apli­ca­ción de pro­duc­tos que con­tie­nen al­cohol en con­cen­tra­cio­nes ele­va­das co­mo las co­lo­nias y per­fu­mes. Por otro la­do, es­tos pro­duc­tos con­tie­nen tam­bién mu­chos otros com­po­nen­tes, ade­más del al­cohol, que pue­den pro­du­cir reac­cio­nes alér­gi­cas en de­ter­mi­na­dos in­di­vi­duos”, ad­vier­te. Y te­ner cui­da­do con el lu­gar que es­co­ge­mos pa­ra po­ner la co­lo­nia pa­ra no irri­tar la piel. En es­te sen­ti­do acon­se­ja: “La apli­ca­ción de co­lo­nia so­bre la piel que es­tá ex­pues­ta al sol pue­de in­du­cir reac­cio­nes de fo­to­sen­si­bi­li­dad y la apa­ri­ción de man­chas, de mo­do que es re­co­men­da­ble apli­car la co­lo­nia o per­fu­me so­bre zo­nas no ex­pues­tas o bien so­bre la ro­pa, con el fin de evi­tar efec­tos no desea­bles”. Otro de los pro­ble­mas que te­ne­mos con las co­lo­nias o el per­fu­me es que a ve­ces no lo per­ci­bi­mos o lo per­ci­bi­mos de­ma­sia­do. El doc­tor Ra­fael Mo­ya, mé­di­co ad­jun­to de la uni­dad fun­cio­nal de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía y Aler­gia hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón De­xeus ex­po­ne pri­me­ro que “el ol­fa­to es el pri­mer sen­ti­do desa­rro­lla­do en la es­ca­la fi­lo­ge­né­ti­ca cuan­do apa­re­ce la vi­da so­bre la tie­rra, se pien­sa que ha­ce 3.500 mi­llo­nes de años los se­res uni­ce­lu­la­res desa­rro­llan el ol­fa­to co­mo sen­ti­do quí­mi­co pa­ra re­ci­bir in­for­ma­ción del en­torno. Es por tan­to el pri­mer in­for­ma­dor an­te la pre­sen­cia de enemi­gos, búsqueda ali­men­tos, de­li­mi­ta­ción de te­rri­to­rio… pos­te­rior­men­te se aña­de una fun­ción so­cial co­mo ocu­rre en la re­la­ción en­tre hor­mi­gas y otros in­sec­tos y tam­bién una fun­ción re­pro­duc­to­ra con el pa­pel de las fe­ro­mo­nas en­tre di­fe­ren­tes se­xos”. En el hu­mano es el sen­ti­do me­nos es­tu­dia­do al no te­ner gra­ves im­pli­ca­cio­nes pa­to­ló­gi­cas, pe­ro su tras­cen­den­cia no es tan es­ca­sa co­mo pa­re­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.