Ma­tri­mo­nio tar­dío, di­vor­cio ex­prés

Pa­re­jas que lle­van años con­vi­vien­do jun­tos sin pro­ble­mas de­ci­den dar el pa­so de ca­sar­se y a los po­cos me­ses se se­pa­ran. No es anec­dó­ti­co. Pue­de sor­pren­der a los más alle­ga­dos, pe­ro no es tan ex­tra­ño. To­do tie­ne su ex­pli­ca­ción. Aquí se des­ve­la qué fac­to­res

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Mar­ta Me­jía, psi­có­lo­ga

Ca­da día hay pa­re­jas que se di­vor­cian. Al­gu­nas han du­ra­do más de vein­te años, has­ta que al­go cam­bia y uno de sus miem­bros de­ci­de que no pue­de se­guir con­vi­vien­do con el otro. Pe­ro, ¿qué pa­sa cuan­do los ma­tri­mo­nios du­ran tan só­lo unos me­ses, má­xi­mo uno o dos años? Los ma­tri­mo­nios bre­ves no son una no­ve­dad, no so­lo en el mun­do de los fa­mo­sos, sino en el en­torno pro­pio o cer­cano. Aho­ra bien, lo que re­sul­ta cuan­to me­nos cu­rio­so es que ocu­rra en pa­re­jas que se han ca­sa­do tras va­rios años de con­vi­ven­cia. En apa­rien­cia na­da ha cam­bia­do tras el en­la­ce ofi­cial. Ca­sa, tra­ba­jo, ami­gos, ac­ti­vi­da­des si­guen sien­do las mis­mas… sin em­bar­go, por al­gún mo­ti­vo, de­ci­den rom­per con el víncu­lo, lo que sor­pren­de a fa­mi­lia­res y ami­gos. Pablo y An­drea de­ci­die­ron ir­se a vi­vir jun­tos tras sa­lir co­mo pa­re­ja du­ran­te diez me­ses. Du­ran­te los cin­co años que du­ró la con­vi­ven­cia no tu­vie­ron ape­nas pro­ble­mas de ajus­te: desa­rro­lla­ron sus ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les, con­ser­va­ron los ami­gos de siem­pre, tan­to él co­mo ella, com­par­tie­ron mo­men­to con es­tos y con los que lle­ga­ron des­pués. Tras esos cin­co años, anun­cia­ron que se ca­sa­ban. Con la bo­da, se pu­so en mar­cha la or­ga­ni­za­ción del acon­te­ci­mien­to y fa­mi­lias e in­vi­ta­dos se tras­la­da­ron a las is­las Ba­lea­res pa­ra un en­la­ce que no sor­pren­día a na­die por lo só­li­da que pa­re­cía ser su re­la­ción. Lo que sí sor­pren­dió fue su anun­cio de se­pa­ra­ción al ca­bo de cua­tro me­ses. ¿Qué pa­sa? ¿Que se sien­ten de re­pen­te ata­dos? ¿Que aho­ra de­ben plan­tear­se un pro­yec­to de vi­da con­jun­to que an­tes no con­tem­pla­ban o que es­ta­ba en la men­te de so­lo uno de ellos? ¿Su­po­ne ha­cer ofi­cial un com­pro­mi­so pa­ra el que no es­tán pre­pa­ra­dos? ¿Un te­ma de to­le­ran­cia a los con­flic­tos por­que an­tes los evi­ta­ban? ¿Es re­sul­ta­do de una fal­ta de co­mu­ni­ca­ción pre­via? ¿Bas­tan cua­tro, seis o do­ce me­ses de con­vi­ven­cia ofi­cial pa­ra des­truir otra no ofi­cial de tres, cin­co, nue­ve años? ¿Se cam­bia de ac­ti­tud por el he­cho de ofi­cia­li­zar la unión? “Ir­me a vi­vir con Gisela (ha­ce cin­co años) su­pu­so un avan­ce en nues­tra re­la­ción, sin pre­sio­nes. Eso no sig­ni­fi­ca que al­gún día no nos ca­se­mos; pe­ro lo vi­vi­mos de ma­ne­ra na­tu­ral, co­mo al­go que se da­rá en cual­quier mo­men­to. El tiem­po trans­cu­rri­do o los de­seos del en­torno pa­ra que se­lle­mos nues­tra unión no res­pon­den a nues­tras ne­ce­si­da­des”, afir­ma Agustín, de trein­ta y seis años. El víncu­lo ma­tri­mo­nial ya no es ne­ce­sa­rio pa­ra es­ta­ble­cer­se en pa­re­ja; mu­chos eli­gen la con­vi­ven­cia, al­go que no pu­die­ron ha­cer sus pa­dres ni, por su­pues­to, sus abue­los. Cin­cuen­ta años atrás, la lla­ma­da con­vi­ven­cia pre­ma­tri­mo­nial es­ta­ba mal vis­ta e in­clu­so era mo­ti­vo de re­cha­zo so­cial. En la dé­ca­da de los se­sen­ta era ile­gal en Es­ta­dos Uni­dos y se con­ta­bi­li­za­ban 450.000 pa­re­jas; en 2011 el nú­me­ro ha­bía au­men­ta­do a 7,5 mi­llo­nes. En la Unión Eu­ro­pea es prác­ti­ca ha­bi­tual, es­pe­cial­men­te en­tre jó­ve­nes. Se cal­cu­la que as­cien­de al 39,5% en Es­can­di­na­via, Reino Uni­do y Paí­ses Ba­jos. En los paí­ses asiá­ti­cos es mu­cho me­nor, aun­que ca­da vez es más co­mún. En Aus­tra­lia, en el 2008 el 78% de las pa­re­jas que se ca­sa­ron ha­bían vi­vi­do jun­tas pre­via­men­te, com­pa­ra­do con el 16% en 1975. En Es­pa­ña no hay da­tos tan pre­ci­sos pe­ro el nú­me­ro de bo­das dis­mi­nu­ye ca­da año y uno de ca­da tres ni­ños na­ce de pa­re­jas que no es­tán ca­sa­das. La ma­yo­ría de las pa­re­jas afir­ma que coha­bi­tar es la me­jor for­ma de com­pro­bar su afi­ni­dad. Mu­chas re­co­no­cen que en su de­ci­sión han pe­sa­do mo­ti­vos eco­nó­mi­cos –per­mi­tir­se al­qui­lar un pi­so, com­par­tir gas­tos–, otros que no creen en el ma­tri­mo­nio (al­gu­nos han vi­vi­do la se­pa­ra­ción de sus pa­dres y no quie­ren re­pe­tir la his­to­ria) y no les in­tere­sa for­ma­li­zar su re­la­ción o pa­sar por el tem­plo. Los que se opo­nen, más allá de mo­ti­vos so­cia­les o re­li­gio­sos, creen que es una ma­ne­ra de evi­tar el com­pro­mi­so y de de­jar la puer­ta abier­ta pa­ra una even­tual se­pa­ra­ción. Mien­tras que al­gu­nos ase­gu­ran que es una for­ma de evi­tar el di­vor­cio, otros in­ves­ti­ga­do­res su­gie­ren que es la ma­ne­ra de pro­bar la re­la­ción con la op­ción de po­ner fin sin con­se­cuen­cias ju­rí­di­cas... Opi­nio­nes pa­ra to­dos los gus­tos. “Con­vi­vir sin ca­sar­nos me re­sul­tó un ar­ma de do­ble fi­lo, ya que mi ex­pa­re­ja lo vi­vió su­per­fi­cial­men­te, co­mo prue­ba y error y no co­mo un pro­yec­to de dos”, ex­pli­ca Mó­ni­ca, de 36 años. En mu­chos ca­sos ayu­da a afian­zar el víncu­lo y es el pa­so pre­vio a una sa­tis­fac­to­ria vi­da en co­mún. En otros, las pa­re­jas no lle­gan a con­vi­vir de for­ma pla­ni­fi­ca­da, sino co­mo al­go que sim­ple­men­te pa­só. “Nos que­dá­ba­mos a dor­mir uno en ca­sa del otro; es­tá­ba­mos muy bien jun­tos y pen­sa­mos que se­ría bue­na idea com­par­tir gas­tos y vi­da. Fue un de­ci­sión rá­pi­da y por aho­ra va muy bien”, es el tes­ti­mo­nio de Car­lo­ta, de 31 años. “Lle­gó un mo­men­to en que la pre­sión del clá­si­co ‘¿y cuán­do os ca­sáis?’ dio lu­gar al ‘¿y por qué no?’. Sin em­bar­go yo lo sen­tía más co­mo un pa­so que de­bía dar que co­mo al­go que desea­ra ha­cer. Esa mis­ma sen­sa­ción la vi en mi ex pa­re­ja, pe­ro no lo ha­bla­mos. Du­ran­te ese año, la con­vi­ven­cia se hi­zo in­so­por­ta­ble. Ya no ha­bía tan­tos pun­tos de co­ne­xión ni ga­nas de es­tar jun­tos. Só­lo un de­ber cum­pli­do fren­te a los ojos de la so­cie­dad”, ex­pli­ca Raúl, de 36 años. Es im­por­tan­te co­no­cer los mo­ti­vos por los cua­les se ca­san es­tas pa­re­jas: des­de lue­go ha­cer­lo por te­ner un hi­jo, por se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca o por pre­sio­nes fa­mi­lia­res o so­cia­les no pa­re­ce ser lo más ade­cua­do. Ca­bría pre­gun­tar­se tam­bién por­qué han es­pe­ra­do tan­to tiem­po. Si es por­que ho­nes­ta­men­te pen­sa­ban que el ma­tri­mo­nio no cam­bia­ría su ni­vel de com­pro­mi­so en la re­la­ción o si es por­que no es­ta­ban se­gu­ros de que fue­ra la per­so­na con quien que­rían com­par­tir la vi­da. Al­gu­nas ve­ces se ca­san por­que la re­la­ción es­tá es­tan­ca­da y creen que el ma­tri­mo­nio es el si­guien­te pa­so. Son rea­cios a ad­mi­tir que real­men­te no fun­cio­na, es­pe­cial­men­te si no hay na­da cla­ra­men­te pro­ble­má­ti­co, ex­cep­to que la re­la­ción ha se­gui­do su curso. En­ton­ces la or­ga­ni­za­ción de la bo­da y el via­je de no­vios pa­re­ce que los une y mo­ti­va de nue­vo. Pe­ro pa­sa­das las ce­le­bra­cio­nes y de re­gre­so de la lu­na de miel, vuel­ven a su vi­da de

an­tes y se pre­gun­tan por qué no son más fe­li­ces. Con­ti­núan jun­tos du­ran­te uno o dos años. Bá­si­ca­men­te es­pe­ra­ban que el ma­tri­mo­nio me­jo­ra­se la re­la­ción y se en­con­tra­ron con que no ha si­do así; en­ton­ces es cues­tión de tiem­po. Con fre­cuen­cia es fal­ta de com­pro­mi­so; al­gu­nos pre­su­po­nen que una lar­ga con­vi­ven­cia es si­nó­ni­mo de es­te com­pro­mi­so, pe­ro no siem­pre es así. “En el úl­ti­mo año va­rias de mis ami­gas, en Ma­drid y Bar­ce­lo­na, se han se­pa­ra­do an­tes de cum­plir­se los dos años de la bo­da; en to­dos los ca­sos ha­bían con­vi­vi­do con sus no­vios en­tre cua­tro y seis años. Yo creo que al­gu­nas to­ma­ron la de­ci­sión por mi­me­tis­mo al ver que otras nos ha­bía­mos ca­sa­do y que in­clu­so te­nía­mos hi­jos, cre­ye­ron que era el mo­men­to de ha­cer lo mis­mo. Pe­ro la re­la­ción em­peo­ró. Se re­la­ja­ron, ya no lu­cha­ban tan­to por la re­la­ción, se re­co­no­cían me­nos ro­mán­ti­cas, más reivin­di­ca­ti­vas, co­mo si en la nue­va si­tua­ción ya no hi­cie­se fal­ta con­quis­tar. Em­pe­za­ron los con­flic­tos, qui­zás por­que an­tes evi­ta­ban los desacuer­dos por te­mor a que em­peo­ra­se la re­la­ción y an­te la po­si­bi­li­dad de una rup­tu­ra. Aho­ra afron­ta­ban las di­fi­cul­ta­des pro­pias de to­do ma­tri­mo­nio pe­ro ellas no es­ta­ban dis­pues­tas a pa­sar por es­to. Los pro­ble­mas que sur­gían ya no en­ca­ja­ban con sus ex­pec­ta­ti­vas: ‘El ma­tri­mo­nio no es lo que yo es­pe­ra­ba’. Y co­mo es­tá so­cial­men­te acep­ta­do y to­do el mun­do se se­pa­ra, cues­ta me­nos dar el pa­so”, opi­na Al­mu­de­na, de 33 años. Va­nes­sa Lloyd Platt, abo­ga­da ma­tri­mo­nia­lis­ta in­gle­sa co­men­ta que es­cu­cha la mis­ma his­to­ria, clien­te tras clien­te: “Ellos ex­pli­can que sus com­pa­ñe­ras acep­ta­ban que sa­lie­sen y rea­li­za­sen sus pro­pias ac­ti­vi­da­des du­ran­te la con­vi­ven­cia, pe­ro que se vol­vie­ron mu­cho más exi­gen­tes des­pués del ma­tri­mo­nio” y “Ellas di­cen que los hom­bres son irres­pon­sa­bles y con­ti­núan co­mo si na­da hu­bie­se ocu­rri­do, in­clu­so des­pués de te­ner los hi­jos”. Se­gún la teo­ría del in­ter­cam­bio so­cial to­dos te­ne­mos ex­pec­ta­ti­vas so­bre las re­com­pen­sas y los cos­tes de las re­la­cio­nes. Du­ran­te la eta­pa ini­cial del enamo­ra­mien­to las re­com­pen­sas son mu­chas y muy al­tas, y los cos­tes pa­re­cen po­cos y muy ba­jos. Sal­vo en si­tua­cio­nes de amo­res a dis­tan­cia o con con­flic­tos ini­cia­les (amo­res prohi­bi­dos), los miem­bros de las pa­re­jas no per­ci­ben nin­gún cos­te al­to. Cuan­do las co­sas co­mien­zan a ad­qui­rir su tono real, ellos y ellas, acos­tum­bra­dos a las re­com­pen­sas, de­jan de per­ci­bir­las tan va­lio­sas co­mo en un prin­ci­pio. Los cos­tes sa­len a flo­te y pa­re­cen más al­tos de lo que las re­com­pen­sas fue­ron al­gu­na vez. Si no se en­tien­de que otras re­com­pen­sas ven­drán pa­ra su­pe­rar la nue­va si­tua­ción, el di­vor­cio pa­re­ce­rá la sa­li­da más fá­cil y rá­pi­da. Sin lu­gar a du­das, con el ma­tri­mo­nio au­men­tan las ex­pec­ta­ti­vas, y es­tas agra­van las fi­su­ras exis­ten­tes. Aque­llo que se acep­ta en un com­pa­ñe­ro pue­de ser sim­ple­men­te inacep­ta­ble en el ma­ri­do o en la mu­jer. Y no de­be­mos ol­vi­dar que el sen­ti­do de po­se­sión y con­trol, que tam­bién au­men­tan en la nue­va si­tua­ción pue­den con­tri­buir a cam­biar la di­ná­mi­ca de la re­la­ción. Nu­me­ro­sos es­tu­dios des­cri­ben di­fe­ren­cias de gé­ne­ro en la ac­ti­tud. Mien­tras las mu­je­res –en su ma­yo­ría– ven la con­vi­ven­cia co­mo un pa­so ha­cia el ma­tri­mo­nio, los hom­bres sue­len ver­la co­mo una for­ma de po­ner a prue­ba la re­la­ción o in­clu­so de pos­ter­gar el com­pro­mi­so. En al­go es­tán de acuer­do: tie­nen me­nos ex­pec­ta­ti­vas en re­la­ción con al­guien con quien con­vi­ven, que con quien se ha con­ver­ti­do en su cón­yu­ge. La in­ves­ti­ga­do­ra Ga­le­na Rhoa­des, de la Uni­ver­si­dad de Denver (EE.UU.), ex­pli­ca que mu­chas pa­re­jas que lle­gan a la con­vi­ven­cia sin una cla­ra dis­po­si­ción ha­cia el ma­tri­mo­nio, aca­ban ca­sán­do­se por el he­cho de ya es­tar vi­vien­do jun­tos. La psi­co­te­ra­peu­ta in­gle­sa Ja­ni­ce Hi­ller co­men­ta “He vis­to mu­chas pa­re­jas jó­ve­nes que han es­ta­do jun­tas du­ran­te cua­tro o cin­co años, atra­ve­san­do di­fi­cul­ta­des. En lu­gar de pre­gun­tar­se si sus pro­ble­mas son la se­ñal de que al­go va mal, se ca­san con la es­pe­ran­za de que las co­sas me­jo­ren de for­ma má­gi­ca con el ma­tri­mo­nio…”. “No sé por qué, pe­ro un pe­que­ño pa­pel le­gal afec­tó la re­la­ción con mi ma­ri­do. No sé có­mo ex­pli­car­lo, sim­ple­men­te las co­sas son... di­fe­ren­tes. Vi­vi­mos jun­tos du­ran­te seis años y tu­vi­mos un hi­jo an­tes de ca­sar­nos. Ma­teo te­nía 18 me­ses cuan­do pa­sa­mos por el juz­ga­do. Ha­bía­mos ha­bla­do so­bre el ma­tri­mo­nio, por­que sa­bía­mos que te­ner un hi­jo po­dría cam­biar ra­di­cal­men­te las co­sas y que­ría­mos es­tar se­gu­ros de que tras su na­ci­mien­to se­gui­ría­mos fun­cio­nan­do co­mo un equi­po. Des­pués de tres años te­ne­mos pro­ble­mas y a ve­ces me pre­gun­to si los ten­dría­mos igual de no ha­ber­nos ca­sa­do o si es sim­ple­men­te la evo­lu­ción tras ha­ber es­ta­do jun­tos du­ran­te tan­tos años (se cum­pli­rán nue­ve, el pró­xi­mo mes). So­lo sé que los pro­ble­mas que he­mos te­ni­do des­pués de ca­sar­nos no es­ta­ban allí an­tes”, ex­pli­ca Mar­ga­ri­ta, de 39 años. Ca­bría pre­gun­tar­se cuán­do un ma­tri­mo­nio efí­me­ro no es real­men­te un ma­tri­mo­nio efí­me­ro. ¿Aca­so cuan­do va pre­ce­di­do de una lar­ga con­vi­ven­cia? ¿Cuen­ta o no cuen­ta el tiem­po com­par­ti­do pre­via­men­te co­mo his­to­ria de la re­la­ción? ¿Cam­bia real­men­te una re­la­ción por el he­cho de re­unir fa­mi­lias y ami­gos pa­ra fir­mar unos do­cu­men­tos le­ga­les?¿Qué opinas so­bre los ma­tri­mo­nios ex­prés? ¿Has es­ta­do en uno?

AL CA­SAR­SE SE ES­PE­RA MÁS DEL OTRO, Y ES­TO AGRA­VA LAS FI­SU­RAS EXIS­TEN­TES EL SEN­TI­DO DE PO­SE­SIÓN Y CON­TROL TAM­BIÉN AU­MEN­TA CON EL MA­TRI­MO­NIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.