Crear

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

Es­pe­rar, es­pe­ran­za, fe, im­pa­cien­cia. Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na des­gra­na los se­cre­tos de una ac­ti­tud que nos ha he­cho evo­lu­cio­nar gra­cias a nues­tro ce­re­bro

Me es­cri­be un li­cen­cia­do en Periodismo di­cien­do que quie­re ha­cer su te­sis doc­to­ral so­bre mi pro­yec­to de ha­cer fi­lo­so­fía en un dia­rio. Me enor­gu­lle­ce pen­sar que es­ta sec­ción pue­da ser ob­je­to de una te­sis. Le he con­tes­ta­do que, co­mo ex­pli­qué en el pró­lo­go de Crear en La Van­guar­dia, es­ta sec­ción era un in­ten­to de ha­cer fi­lo­so­fía sis­te­má­ti­ca frag­men­ta­da, pa­san­do de la anéc­do­ta a la ca­te­go­ría, y tan­tean­do has­ta dón­de lle­ga­ba la ca­pa­ci­dad de so­por­tar la abs­trac­ción de los lec­to­res de un pe­rió­di­co. Mi ex­pe­rien­cia ha si­do es­tu­pen­da. La creen­cia de que los lec­to­res son im­pa­cien­tes su­per­fi­cia­les y no so­por­tan na­da me­dia­na­men­te com­ple­jo es in­jus­ta y pe­li­gro­sa. Un pe­rió­di­co pue­de ha­cer que los lec­to­res sean ca­da vez más in­te­li­gen­tes. En mu­chos ar­tícu­los he ten­sa­do al má­xi­mo los lí­mi­tes en­tre di­fu­sión y es­pe­cia­li­za­ción fi­lo­só­fi­ca, y nun­ca he oí­do pro­tes­tas.

EL CE­RE­BRO TIE­NE GRAN CA­PA­CI­DAD DE ES­PE­RAR A QUE PA­SE AL­GO, UNA PRUE­BA MÁS DE QUE MIRA AL FU­TU­RO

Hoy voy a pa­sar tam­bién de la anéc­do­ta a la ca­te­go­ría, a pro­pó­si­to de la pa­la­bra es­pe­rar. Es­pe­rar es no de­ter­mi­nar la ac­ción por un es­tí­mu­lo in­me­dia­to, sino por un es­tí­mu­lo di­fe­ri­do. Por eso, una de las co­sas más im­por­tan­tes que te­ne­mos que en­se­ñar al ni­ño es a es­pe­rar, a guar­dar el turno en el jue­go, a de­mo­rar la re­com­pen­sa, a no de­jar­se lle­var del de­seo in­me­dia­to. El ce­re­bro tie­ne una for­mi­da­ble ca­pa­ci­dad pa­ra an­ti­ci­par, pa­ra es­pe­rar que su­ce­da al­go. Se pue­den de­tec­tar on­das de es­pe­ra, ori­gi­na­das en los ló­bu­los fron­ta­les, que au­men­tan si cre­ce la pro­ba­bi­li­dad de que su­ce­da lo es­pe­ra­do y dis­mi­nu­yen en ca­so con­tra­rio. Es una prue­ba más de que el ce­re­bro es­tá di­ri­gi­do al fu­tu­ro, y só­lo guar­da in­for­ma­ción pa­ra ac­tuar. Pe­ro es­pe­rar sig­ni­fi­ca tam­bién de­te­ner mi ac­ción pa­ra con­se­guir un ob­je­ti­vo. “Es­pe­ro la pa­ga ex­tra­or­di­na­ria”. “Es­pe­ro el me­tro en el an­dén”. No pue­do ha­cer na­da pa­ra ace­le­rar el su­ce­so. Cual­quier ac­ción en­tor­pe­ce­ría con­se­guir esa me­ta, a la que no me di­ri­jo, sino que vie­ne. Pe­ro –¡ma­ra­vi­llo­sa pre­ci­sión del len­gua­je!– a ve­ces la lle­ga­da de esa re­com­pen­sa es in­cier­ta, y en­ton­ces la es­pe­ra se con­vier­te en es­pe­ran­za. No ten­go cer­te­za de que lle­gue: ten­go con­fian­za. De nue­vo el dic­cio­na­rio es un pro­di­gio­so ana­lis­ta de la reali­dad. La con­fian­za es una se­gu­ri­dad que no es cer­te­za. La cer­te­za se re­fie­re a pro­ce­sos. La con­fian­za, en cam­bio, de­pen­de de la li­ber­tad hu­ma­na y es­tá so­me­ti­da a una in­se­gu­ri­dad irre­me­dia­ble. En es­te pun­to nos en­con­tra­mos con una sor­pre­sa. La es­pe­ran­za es la con­fian­za en que su­ce­de­rá al­go bueno. Ha­ré un zoom so­bre la pa­la­bra con­fiar. Con­fiar de­ri­va de fe, que an­tes sig­ni­fi­ca­ba pro­me­sa. Un be­llo ro­man­ce an­ti­guo de­cía: “Ma­dre, un ca­ba­lle­ro de ca­sa del rey sien­do yo muy ni­ña pi­dió­me la fe”. La fe era la pro­me­sa de ca­sa­mien­to. Tam­bién sig­ni­fi­ca tes­ti­mo­nio se­gu­ro, por eso los no­ta­rios dan fe. Por lo tan­to, la es­pe­ran­za es la fe –no la cer­te­za de que se van a cum­plir las co­sas desea­das. El to­bo­gán se­mán­ti­co me lanza al te­rri­to­rio teo­ló­gi­co. La teo­lo­gía cris­tia­na dis­tin­guía tres vir­tu­des teo­lo­ga­les: fe, es­pe­ran­za y ca­ri­dad. Pe­ro se­gún lo di­cho, la es­pe­ran­za es un ti­po de fe: la fe en que se van a rea­li­zar mis ex­pec­ta­ti­vas o se van a cum­plir las pro­me­sas. En esa tri­ni­dad de vir­tu­des, so­bra una. El ac­to de fe re­li­gio­sa es en reali­dad un ac­to de es­pe­ran­za. ¿Me he pa­sa­do de fi­lo­so­fía?

Ilus­tra­ción Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.