Lle­ga el mo­men­to ideal pa­ra co­ci­nar con ni­ños

Las vacaciones son si­nó­ni­mo de tiem­po li­bre, y ¿qué me­jor ac­ti­vi­dad pa­ra ocu­par­lo que en­se­ñar a nues­tros hi­jos a co­ci­nar? Es­te mes, al­gu­nos sen­ci­llos con­se­jos

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Ja­vier y Ser­gio To­rres, res­tau­ra­do­res Fo­tos Jor­di Play

Los her­ma­nos To­rres dan tru­cos y re­ce­tas pa­ra que la cocina sea un es­pa­cio de ri­sas, com­pli­ci­dad y buen sa­bor con los más pe­que­ños

Desa­yu­nar, co­mer, me­ren­dar, ce­nar… lle­ga­dos a es­te pun­to, las ba­ta­llas li­bra­das en la me­sa en­tre pa­dres e hi­jos mu­chas ve­ces son cam­pa­les. Edu­car a un ni­ño a ali­men­tar­se de for­ma sa­na es ca­si siem­pre una gue­rra abier­ta, pe­ro exis­te un mo­do de ha­cer­lo: ju­gan­do con los ali­men­tos. Los lla­ma­ti­vos co­lo­res de al­gu­nas verduras, fru­tas y hortalizas son el an­zue­lo per­fec­to pa­ra cap­tar la aten­ción de los más pe­que­ños e in­tro­du­cir­los en el mun­do gas­tro­nó­mi­co. Allí des­cu­bri­rán un uni­ver­so nue­vo, en el que el ac­to de co­mer o co­ci­nar pa­sa­rá a con­ver­tir­se en una di­ver­sión más que en una obli­ga­ción. Por eso, apro­ve­chan­do el tiem­po li­bre de las vacaciones es­co­la­res, en las lí­neas gas­tro­nó­mi­cas que es­cri­bi­mos es­te mes en La Van­guar­dia que­re­mos pro­po­ne­ros al­gu­nas sen­ci­llas re­ce­tas pa­ra co­ci­nar ju­gan­do con vues­tros hi­jos, en­se­ñán­do­les por un la­do a se­guir una die­ta equi­li­bra­da y por otro en tre­te­nién­do los du­ran­te esas ho­ras muer­tas que, a ve­ces sin la es­cue­la, no sa­be­mos có­mo lle­nar. La cla­ve pa­ra edu­car en el ar­te de co­mer es­tá en ha­cer par­ti­ci­par a los ni­ños en la cocina, en in­vo­lu­crar­los, en con­se­guir que se di­vier­tan co­ci­nan­do. Pa­ra sus pri­me­ras re­ce­tas tra­ta­re­mos de co­ci­nar ali­men­tos fríos, de co­lo­res vis­to­sos, o ela­bo­rar pla­tos dul­ces –pe­ro al mis­mo tiem­po sa­lu­da­bles–, ya que son los que más les lla­ma­rán la aten­ción. No­so­tros, por ejem­plo, es­te mes os pro­po­ne­mos ela­bo­rar tres ti­pos de pos­tres; en­tre ellos unas sen­ci­llas go­mi­no­las a ba­se de ge­la­ti­nas y fru­tas que al ser ri­cas en azú­ca­res no só­lo apor­ta­rán a nues­tros hi­jos to­da la ener­gía que ne­ce­si­tan, sino tam­bién las vi­ta­mi­nas que tan­to nos cues­ta a ve­ces ha­cer­les to­mar. ¡Co­ci­nar es di­ver­ti­do! Mez­clar in­gre­dien­tes, de­co­rar la co­mi­da, dar­le for­mas ocu­rren­tes… co­ci­nar ca­si siem­pre im­pli­ca un tra­ba­jo ma­nual. Y las ma­nua­li­da­des a los ni­ños les en­can­tan. Im­pli­car­les en es­te ti­po de ta­reas (siem­pre sen­ci­llas y al mar­gen de ins­tru­men­tos pe­li­gro­sos o del fue­go) es un buen co­mien­zo pa­ra ellos. Pa­ra acer­car­les al mun­do de la gas­tro­no­mía de­be­mos pen­sar siem­pre en ela­bo­rar re­ce­tas fá­ci­les e in­me­dia­tas, no hay que com­pli­car­se mu­cho. Y co­mo adul­tos que so­mos, se­re­mos no­so­tros quie­nes lle­ven la ba­tu­ta pa­ra evi­tar la anar­quía que se pue­da ge­ne­rar en la cocina, ex­pli­can­do pre­via­men­te pa­so a pa­so el pro­ce­so de ca­da re­ce­ta. A los ni­ños les en­can­ta en­su­ciar­se (pa­ra ellos es lo más di­ver­ti­do del jue­go), por eso, la ro­pa que em­plea­re­mos pa­ra es­ta ac­ti­vi­dad no se­rá pre­ci­sa­men­te el atuen­do de los do­min­gos, sino al­go có­mo­do que no nos im­por­te que pue­da man­char­se. De es­te mo­do, tam­bién no­so­tros nos evi­ta­re­mos pa­de­cer el es­trés que su­po­ne ver un par de lam­pa­ro­nes cho­rrean­do en cier­ta ca­mi­se­ta o pan­ta­lón. Exi­gir­les que la ma­sa del biz­co­cho o de las cro­que­tas que­de con la for­ma per­fec­ta no es pa­ra na­da opor­tuno, ya que cuan­to más au­to­ri­ta­rios nos vol­va­mos con ellos an­tes se can­sa­rán de co­ci­nar y se vol­ve­rán al sofá a ju­gar a la Play de­ján­do­nos col­ga­dos con la la­bor por aca­bar. Y ese no es nues­tro ob­je­ti­vo, sino que que­re­mos edu­car­les, así que de­be­mos ser fle­xi­bles y te­ner cier­ta pa­cien­cia. Esa es la cla­ve, ¡pa­cien­cia y de­jar­se lle­var! Pa­ra un ni­ño la cocina es un lu­gar mis­te­rio­so. De allí, co­mo por ar­te de ma­gia, la co­mi­da sa­le ca­da día lis­ta pa­ra ser ser­vi­da en la me­sa. ¿Cuál es la edad idó­nea pa­ra des­cu­brir­les tan in­tri­gan­te lu­gar? Con uno o dos años pue­de que sean de­ma­sia­do pe­que­ños pa­ra po­der ayu­dar­nos a co­ci­nar, pe­ro sí que po­de­mos crear­les el há­bi­to de ob­ser­var­nos mien­tras ela­bo­ra­mos los pla­tos. Al hi­jo de Ja­vier, por ejem­plo, le fas­ci­na. Sen­ta­do en una si­lli­ta de su me­di­da, nun­ca pier­de com­ba de lo que ha­ce su pa­dre ca­da vez que es­tá co­ci­nan­do. De­jar que nos acom­pa­ñen al mer­ca­do a la ho­ra de ha­cer la com­pra –cuan­do ya son un po­co ma­yo­res–, tam­bién es una bue­na idea. De es­te mo­do apren­de­rán a iden­ti­fi­car los ali­men­tos y a fa­mi­lia­ri­zar­se con ellos, lo que es­ti­mu­la­rá su de­seo de lle­var una die­ta sa­na. Pe­ro ojo, cui­da­do con la elec­ción de los pro­duc­tos con los que lle­na­mos el ca­rri­to (hay que evi­tar so­bre to­do los con­ge­la­dos y los pre­pa­ra­dos), por­que po­dría­mos tam­bién pro­vo­car el efec­to con­tra­rio. No­so­tros so­mos su es­pe­jo, la ali­men­ta­ción que eli­ja­mos se­rá la que ellos que­rrán imi­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.