Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

En una re­la­ción no te­ne­mos de­re­cho a im­po­ner nues­tra ma­ne­ra de que­rer. Pa­la­bras de Ra­mi­ro Ca­lle

PRE­GUN­TA |

Hola Ra­mi­ro, soy Sil­via, y tra­ba­jo co­mo se­cre­ta­ria de di­rec­ción. Soy co­que­ta, ten­go 29 años... y ya me pa­re­cen mu­chos. Es bro­ma, de ver­dad no soy na­da frí­vo­la. Quie­ro co­men­tar­te una co­sa, cuan­do me enamo­ro me en­tre­go to­tal­men­te y es­pe­ro con un afán ca­si des­me­di­do que la otra per­so­na ha­ga lo mis­mo. Aho­ra sal­go con un hom­bre al que amo lo­ca­men­te, sé que él me quie­re pe­ro es mu­cho más des­pe­ga­do que yo y no tie­ne con­mi­go gestos ro­mán­ti­cos, lo que me ha­ce su­frir. Re­co­noz­co que cuan­do sien­to mu­cho ca­ri­ño por una per­so­na ten­go ten­den­cia a im­po­nér­se­lo y es­pe­rar ser co­rres­pon­di­da en la mis­ma for­ma. Creo que es­ta ac­ti­tud pue­de de­bi­li­tar la re­la­ción, o por lo me­nos a mí ya me per­ju­di­ca. ¿Pue­do ha­cer al­go?

RES­PUES­TA |

Cla­ro que pue­des Sil­via, pe­ro otra co­sa

EN UNA RE­LA­CIÓN NO TE­NE­MOS DE­RE­CHO A IM­PO­NER NUES­TRA MA­NE­RA DE

QUE­RER

es que real­men­te quie­ras. An­tes que na­da ha­ría una di­fe­ren­cia esen­cial en­tre es­tar enamo­ra­do y amar. El amor es mu­cho más pro­fun­do y per­ma­nen­te, pre­va­le­ce mu­cho más que el enamo­ra­mien­to, y es me­nos ego­cén­tri­co y más ge­nuino. Sa­be aten­der las ne­ce­si­da­des de la per­so­na ama­da y no so­lo bus­car en el otro el pro­pio pla­cer. Te pue­do ade­lan­tar que por mu­cho que ame­mos no te­ne­mos de­re­cho a im­po­ner nues­tro ca­ri­ño. El enamo­ra­mien­to con­du­ce a la de­pen­den­cia, a ve­ces in­clu­so ex­ce­si­va o pa­to­ló­gi­ca, y pue­de po­ner en mar­cha en la per­so­na enamo­ra­da el yo do­mi­nan­te o el yo de­pen­dien­te. El amor ro­mán­ti­co mu­chas ve­ces no lo­gra con­ver­tir­se en amor ver­da­de­ro; otras, sí. Pe­ro el amor no es exi­gi­ble y no po­de­mos pre­ten­der que el otro nos quie­ra de acuer­do a nues­tros pa­tro­nes. Des­de lue­go el amor ro­mán­ti­co es muy in­ten­so y pue­de lle­gar a ser alie­nan­te, des­en­ca­de­na ape­go, afán de po­se­si­vi­dad, ce­los y exi­gen­cias y cuan­do uno no ve cum­pli­das sus ex­pec­ta­ti­vas, pue­de ge­ne­rar frus­tra­ción y ra­bia. Por mu­cho que que­ra­mos a una per­so­na no te­ne­mos de­re­cho a im­po­ner­le nues­tra ma­ne­ra de que­rer y me­nos uti­li­zar ese amor pa­ra ma­ni­pu­lar o pre­sio­nar. Ca­da uno, de acuer­do a su tem­pe­ra­men­to, pue­de te­ner una u otra for­ma de amar y evi­den­ciar ese amor. Es cier­to que la per­so­na ro­mán­ti­ca quie­re ser co­rres­pon­di­da con esa mis­ma car­ga, pe­ro no se pue­de for­zar en el otro. Lo im­por­tan­te es si una re­la­ción de pa­re­ja ha­ce di­cho­sos a am­bos miem­bros, pues to­da re­la­ción li­bre­men­te ele­gi­da de­be ser coope­ran­te y no una fuen­te de ten­sio­nes, re­pro­ches, frus­tra­cio­nes y des­di­cha. Tam­bién pue­des ha­blar­lo con él y ha­cer­le ver las ca­ren­cias que tu sien­tes en vues­tra re­la­ción, pe­ro sin ol­vi­dar que hay que acep­tar a una per­so­na co­mo es y no que­rer cam­biar­la una y otra vez. No sé si co­no­ces ese ada­gio que ex­pon­go en al­gu­nas co­lum­nas so­bre el te­ma: “Quié­re­me me­nos, pe­ro trá­ta­me me­jor”. Es muy bo­ni­to y to­ni­fi­can­te el amor ro­mán­ti­co y mu­chas per­so­nas son adic­tas al él, pe­ro no por ello se pue­de con­di­cio­nar a las otras per­so­nas ni juz­gar­las. Lo que su­ce­de es que que­re­mos que los de­más sien­tan co­mo no­so­tros sen­ti­mos. Mu­chas gra­cias por es­cri­bir­me y te de­seo to­do lo me­jor en tu re­la­ción.

Ilus­tra­ción

Pablo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.