Per­fu­mes de Pra­ga

La cer­ve­za es una de las be­bi­das más po­pu­la­res en verano, en es­pe­cial en paí­ses co­mo Che­quia, don­de fru­to de una lar­ga tra­di­ción se pue­den pro­bar do­ce­nas de va­rie­da­des fra­gan­tes y per­fu­ma­das con el me­jor lú­pu­lo del mun­do

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to y fo­tos Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

La cer­ve­za es el per­fu­me na­tu­ral de la capital de Che­quia, don­de el bre­ba­je es to­da una ins­ti­tu­ción

Por re­gla ge­ne­ral, al pen­sar en un per­fu­me no nos ima­gi­na­mos echán­do­nos una cer­ve­za por en­ci­ma, en­tre otras co­sas por­que nos mi­ra­rían ra­ro. Sin em­bar­go, la le­va­du­ra tie­ne múl­ti­ples uti­li­da­des cos­mé­ti­cas, co­mo por ejem­plo com­ba­tir el ac­né, mien­tras que el lú­pu­lo que se uti­li­za pa­ra aro­ma­ti­zar la be­bi­da se pue­de en­con­trar en la com­po­si­ción de al­gu­nos per­fu­mes de pres­ti­gio, así co­mo en di­ver­sos pro­duc­tos re­la­cio­na­dos. Su olor dul­zón, co­mo de her­bo­la­rio de los de an­tes, im­preg­na bue­na par­te de Bohemia, una de las tres re­gio­nes his­tó­ri­cas de Che­quia. Allí, y en es­pe­cial en la cuen­ca de Ža­tec, los cam­pos se eri­zan de plan­tas muy ver­des que cre­cen en po­co tiem­po has­ta una al­tu­ra inusi­ta­da, y dan un fru­to que pa­re­ce una pi­ña en mi­nia­tu­ra y que se re­co­lec­ta en­tre agos­to y sep­tiem­bre. Ža­tec es hoy el centro del co­mer­cio mun­dial de lú­pu­lo, don­de por otro la­do cre­ce la va­rie­dad más fi­na, co­no­ci­da en es­pe­cial por su nom­bre alemán: saaz. Es­to no es ca­sual, por­que ya en la edad me­dia el em­pe­ra­dor Car­los I de Aus­tria y IV de Hun­gría prohi­bió con buen ojo la ex­por­ta­ción de plan­tas y se­mi­llas, pe­ro no del fru­to. En cuan­to a la ciu­dad, con­ser­va un con­jun­to de edi­fi­cios in­dus­tria­les de otra épo­ca que, con el pa­so del tiem­po, han acu­mu­la­do años y en­can­to, así que op­tan a ser ins­cri­tos co­mo pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad. De he­cho, las ca­lles de Ža­tec pa­re­cen ha­ber­se que­da­do atra­pa­das en el tiem­po, por lo que mu­chos ci­neas­tas se acer­can pa­ra uti­li­zar­las co­mo es­ce­na­rio. Imá­ge­nes de las úl­ti­mas ver­sio­nes de Oliver Twist o Los mi­se­ra

bles se han ro­da­do aquí. Pa­ra lle­gar has­ta ella des­de Pra­ga hay que atra­ve­sar el Jar­dín de Bohemia, un ex­ten­so te­rreno de cul­ti­vo que arran­ca cer­ca de Te­re­zín y lle­ga has­ta Li­to­me­ri­ce. La pri­me­ra po­bla­ción es en reali­dad una be­lla y ma­si­va for­ta­le­za con ta­lu­des don­de cre­ce la hier­ba que, por des­gra­cia, fue uti­li­za­da co­mo gue­to por los na­zis. En cuan­to a Li­to­me­ri­ce, se tra­ta de una de las ciu­da­des más an­ti­guas de Che­quia. Cuen­ta con una in­men­sa pla­za, ex­ce­si­va pa­ra una ciu­dad tan pe­que­ña, que da idea de lo bien que le fue­ron las co­sas; el río El­ba pa­sa por allí y to­do via­je­ro es­ta­ba obli­ga­do a pa­gar pea­je y a per­ma­ne­cer tres días en la ciu­dad co­mo tu­ris­ta for­za­do. En las in­me­dia­cio­nes se al­za los mon­tes de Pleši­vec, un pa­ra­je na­tu­ral que se re­co­rre por ca­mi­nos som­brea­dos por ha­yas y aca­cias y que lle­va has­ta un ex­tra­ño lu­gar don­de do­ce­nas de pie­dras ba­sál­ti­cas se amon­to­nan co­mo si las hu­bie­ra pro­yec­ta­do una gran ex­plo­sión. Se­gún pa­re­ce, aquí cho­ca­ron las pla­cas tectónicas y abrie­ron una grie­ta de la que, en lu­gar de va­por vol­cá­ni­co, bro­ta un ai­re gé­li­do. Co­mo era pre­vi­si­ble, los che­cos la usa­ban pa­ra re­fres­car la cer­ve­za.

Y ya que ha­bla­mos de be­bi­das, una vez vi­si­ta­do Ža­tec es obli­ga­do pa­sar de la Bohemia del Nor­te a Orien­tal pa­ra acer­car­se a Pil­sen, don­de se desa­rro­lló un mé­to­do de fa­bri­ca­ción que hoy se co­no­ce co­mo cer­ve­za pil­sen. En el centro de Pil­sen des­ta­ca la ca­te­dral de San Bar­to­lo­mé, ro­dea­da por lo que pa­re­ce una ex­po­si­ción de edi­fi­cios ba­rro­cos co­lor pas­tel. Por la pla­za se dis­tri­bu­yen tres fuen­tes do­ra­das ul­tra­mo­der­nas que re­pre­sen­tan los sím­bo­los de la ciu­dad –un án­gel, un ca­me­llo y un gal­go–, muy po­lé­mi­cas por lo que con­tras­tan. Y a po­cos mi­nu­tos de la ca­te­dral, otro edi­fi­cio de gran­des di­men­sio­nes aco­ge la fá­bri­ca de cer­ve­za Ur­quell, la ma­yor del país. Sin em­bar­go, lo me­jor es­tá en el sub­sue­lo, en una red de tú­ne­les don­de se guar­da­ban los ba­rri­les de cer­ve­za que se man­te­nían fres­cos gra­cias a unas des­co­mu­na­les es­tan­cias don­de se amon­to­na­ba la nie­ve que, al des­ha­cer­se, co­rría por unos ca­na­les atem­pe­ran­do el am­bien­te.

Ins­ta­la­cio­nes cer­ve­ce­ras en la ciu­dad che­ca de Ža­tec, centro mun­dial del lú­pu­lo Ex­ce­so de per­fu­me

3

1

2

1 Pla­za cen­tral de Li­to­me­ri­ce, una de las ciu­da­des más an­ti­guas de Che­quia

2 Cer­ve­ce­ría his­tó­ri­ca de Pra­ga, vin­cu­la­da al mo­nas­te­rio Strahov des­de el si­glo XIII

3 Tí­pi­cos edi­fi­cios re­na­cen­tis­tas y ba­rro­cos de la pla­za de la Re­pú­bli­ca, en la ciu­dad de Pil­sen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.