LO QUE CUEN­TA ES EL RES­PE­TO

La Vanguardia - ES - - EN FAMLIA -

Los ex­per­tos que nos su­gie­ren de­fen­der nues­tra di­ver­si­dad nos re­cuer­dan que no te­ne­mos que au­to­jus­ti­fi­car­nos ni pe­dir per­dón por ser dis­tin­tos. Hay que con­se­guir que los de­más nos res­pe­ten, no que nos en­tien­dan. Pa­ra eso es esen­cial la aser­ti­vi­dad, la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car­nos con los de­más des­de la igual­dad.

Ac­ti­tud pa­si­va

Exis­ten tres for­mas de co­mu­ni­ca­ción. En una de ellas nos adap­ta­mos a las ex­pec­ta­ti­vas y los ras­gos de per­so­na­li­dad de los de­más. Nos que­da­mos en­ton­ces con la sen­sa­ción de que “ten­dría que ha­ber­le di­cho que...”. Es la ac­ti­tud pa­si­va.

Ac­ti­tud agre­si­va

La se­gun­da ac­ti­tud es la agre­si­va: gestos ame­na­zan­tes, in­te­rrup­cio­nes, ten­den­cia a ex­pli­car­le al otro lo que tie­ne que ha­cer... Son con­duc­tas des­ti­na­das a im­po­ner nues­tra for­ma de ser.

Ac­ti­tud asertiva

La ter­ce­ra ac­ti­tud es la que con­si­gue el res­pe­to, la ac­ti­tud asertiva. Es­tá jus­ta­men­te a me­dio ca­mino en­tre las dos an­te­rio­res: ni pa­si­vo ni agre­si­vo. Ma­ni­fes­ta­mos nues­tros ras­gos de per­so­na­li­dad, acep­ta­mos los de la otra per­so­na y ne­go­cia­mos, si es po­si­ble, un acuer­do me­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.