¿El fin de la pa­sión?

Sie­te años de cri­sis han de­sac­ti­va­do nues­tras pa­sio­nes. Ya nos so­mos los mis­mos, ni en­tre las sá­ba­nas ni en el tra­ba­jo. Unos abo­gan por res­ca­tar­las de los es­com­bros, pe­ro… ¿có­mo? Otros, por ol­vi­dar­las. ¿Por qué?

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Car­men Gra­sa

“Si la pa­sión, si la lo­cu­ra, no pa­sa­ran al­gu­na vez por las al­mas… ¿qué val­dría la vi­da?”, de­cía el pre­mio No­bel Ja­cin­to Be­na­ven­te. Ese im­pul­so irre­fre­na­ble ha­cia algo o ha­cia al­guien, esa exal­ta­ción de los sen­ti­dos, in­ten­sa, que se alar­ga en el tiem­po, es uno de los mo­to­res que nos mue­ven. Aun­que en es­tos mo­men­tos, cuan­do di­cen eco­no­mis­tas y po­lí­ti­cos que la cri­sis amai­na, si pu­dié­ra­mos me­dir la PIB (pa­sión in­te­rior bru­ta) de la ma­yo­ría de no­so­tros, qui­zás nos sor­pren­de­ría com­pro­bar que es­tá por los sue­los, que no hay res­ca­te que la reac­ti­ve, que en nues­tra cuen­ta vi­tal es­ta­mos, lo que se di­ce, en nú­me­ros ro­jos. Ca­si sie­te años de fe­roz re­ce­sión eco­nó­mi­ca, con sus san­gran­tes con­se­cuen­cias, pa­re­cen ha­ber eli­mi­na­do la pa­sión de nues­tra ecua­ción per­so­nal, co­mo si hu­bié­ra­mos de­ci­di­do que no es­ta­mos pa­ra fies­tas, que hay que cen­trar­se en lo im­por­tan­te y de­jar­se de cuen­tos. Co­mo si la pa­sión fue­ra eso, so­lo un cuen­to, ex­tra­or­di­na­rio en tiem­po de bo­nan­za, pe­ro mo­les­to y pro­pio de per­so­nas in­ma­du­ras cuan­do de lo que se tra­ta es de cua­drar los nú­me­ros a fi­nal de mes. Sin em­bar­go, ¿nos he­mos pre­gun­ta­do cuán­tas per­so­nas no hu­bie­ran so­bre­vi­vi­do al cán­cer si Ma­rie Cu­rie, una mu­jer apa­sio­na­da has­ta el ex­tre­mo por la in­ves­ti­ga­ción, no hu­bie­ra des­cu­bier­to el ra­dio? ¿Cuán­tos de no­so­tros no hu­bié­ra­mos na­ci­do si la pa­sión no hu­bie­ra pren­di­do en el co­ra­zón de dos que se ama­ron, en tiem­pos de ale­gría o de tris­te­za eco­nó­mi­ca? Si la pa­sión por im­pe­dir los desahu­cios no hu­bie­ra cris­ta­li­za­do ha­ce cin­co años, más de mil per­so­nas no ten­drían un te­cho ba­jo el que re­fu­giar­se. Si el co­ra­zón no hu­bie­ra arras­tra­do a los gran­des ce­re­bros, no exis­ti­rían in­ter­net, ni la luz eléc­tri­ca, ni las va­cu­nas, ni las li­ber­ta­des, ni las de­mo­cra­cias, ni el de­lei­te se­xual, ni la quí­mi­ca ni la fí­si­ca. La Tie­rra se­gui­ría sien­do pla­na. Y no­so­tros, su re­fle­jo. En­ton­ces… ¿qué val­dría la vi­da? “Es di­fí­cil vi­vir bien sin pa­sio­nes, sin algo que en al­gu­nas oca­sio­nes te cor­te el alien­to en to­dos los sen­ti­dos”, ex­pli­ca Jor­di Co­llell, pro­fe­sor de la fa­cul­tad de Co­mu­ni­ca­ción Blan­quer­na de la Uni­ver­si­tat Ra­mon Lull, pro­fe­sio­nal de per­so­nal bran­ding y so­cio fun­da­dor de la em­pre­sa Soy­mi­mar­ca, quien de­fi­ne la pa­sión co­mo “un sen­ti­mien­to, un im­pul­so ha­cia per­so­nas, co­sas o ideas, que nos con­du­ce a mo­ver­nos. Y mu­chas ve­ces ac­túa por en­ci­ma de la vo­lun­tad. Una per­so­na apa­sio­na­da ha­ce co­sas que ra­cio­nal­men­te no ha­ría, por­que su co­ra­zón la lle­va ha­cia ellas. Es co­mo un tro­pis­mo, co­mo lo que les ocu­rre a al­gu­nas plan­tas que se di­ri­gen ha­cia la luz. Es algo que sa­le de den­tro y que nos im­pul­sa ha­cia una ac­ción de­ter­mi­na­da”. Y es que, se­gún los ex­per­tos, las pa­sio­nes son ac­ti­vas, nos mue­ven. Fun­cio­nan, co­mo di­jo He­rá­cli­to unos 500 años an­tes de Cris­to, co­mo guías de la vi­da. Ade­más, son cla­ve pa­ra nues­tra su­per­vi­ven­cia, in­clu­so co­mo es­pe­cie, por­que la pa­sión y el de­seo, se­gún al­gu­nos es­tu­dios, nos lle­van a ser me­nos crí­ti­cos con aquel de quien nos enamo­ra­mos y eso nos per­mi­te es­ta­ble­cer re­la­cio­nes de pa­re­ja.

Ba­jo mí­ni­mos en­tre las sá­ba­nas Ya no so­mos los mis­mos que ha­ce sie­te años. So­mos otros. Nues­tras prio­ri­da­des han va­ria­do, nues­tras preo­cu­pa­cio­nes han cre­ci­do, en la mis­ma pro­por­ción que ha dis­mi­nui­do el de­seo, el in­te­rés por el pla­cer, la lí­bi­do. Tan­to nos in­quie­ta el fu­tu­ro la­bo­ral que un 38% de no­so­tros re­nun­cia­ría a un año de se­xo a cam­bio de te­ner un ni­vel de in­glés per­fec­to, co­mo afir­ma un es­tu­dio rea­li­za­do por Cam­brid­ge Uni­ver­sity Press. Ade­más, de­di­ca­mos en 2012 unos 34 mi­nu­tos a la se­ma­na a nues­tras re­la­cio­nes se­xua­les, me­nos que en 2010, cuan­do nos de­lei­tá­ba­mos en­tre las sá­ba­nas unas dos ho­ras, se­gún un aná­li­sis del la­bo­ra­to­rio Pfi­zer. No hay du­da de que nues­tras pa­sio­nes han cam­bia­do. “Las es­ta­dís­ti­cas con­fir­man lo que sa­be­mos ya los se­xó­lo­gos clí­ni­cos. Cuan­do una per­so­na tie­ne pro­ble­mas o con­flic­tos in­ter­nos y ex­ter­nos co­mo, por ejem­plo, no te­ner in­gre­sos, es­tar en pa­ro o pen­sar que la pue­den des­pe­dir del tra­ba­jo, re­per­cu­ten sin du­da en su de­seo y en su es­ta­do de áni­mo, dis­mi­nu­yen­do la fre­cuen­cia y la ca­li­dad de las re­la­cio­nes se­xua­les. Se­gún otro es­tu­dio, de­bi­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca, 4 de 10 pa­re­jas es­pa­ño­las tie­nen pro­ble­mas aña­di­dos por es­te mo­ti­vo”, ase­gu­ra en el in­for­me Pfi­zer el doc­tor Vi­cen­te Ba­ta­ller, se­xó­lo­go, psi­co­te­ra­peu­ta y pre­si­den­te de Se­xó­lo­gos Sin Fron­te­ras. Nos han qui­ta­do la ilu­sión y es­tán en la obli­ga­ción de de­vol­vér­nos­la, di­cen unos. Otros abo­gan por re­cu­pe­rar­la por no­so­tros mis­mos, re­na­cer, re­en­con­trar­nos, re­des­cu­brir­nos. Aun­que to­dos coin­ci­den en que la pa­sión amo­ro­sa, al pa­re­cer, se ha

es­fu­ma­do o, cuan­to me­nos, ha per­di­do bue­na par­te de la in­ten­si­dad que le da sen­ti­do. No obs­tan­te, ase­gu­ran quie­nes re­fle­xio­nan so­bre ella, al­gu­nos han si­do afor­tu­na­dos y han se­gui­do ali­men­tán­do­la con­tra vien­tos y ma­reas fi­nan­cie­ros, han sa­bi­do reorien­tar­la, sa­car la pun­ta po­si­ti­va al mal mo­men­to que vivimos, tan­to en nues­tras re­la­cio­nes per­so­na­les co­mo pro­fe­sio­na­les. “Es cier­to que los tras­tor­nos afec­ti­vos que la­men­ta­ble­men­te se pro­du­cen co­mo con­se­cuen­cia de los tiem­pos con­vul­sos que vivimos, afec­tan ne­ga­ti­va­men­te. Pe­ro las cri­sis eco­nó­mi­cas y so­cia­les tam­bién nos ha­cen re­plan­tear­nos nues­tros va­lo­res éti­cos y per­so­na­les. Son, des­de es­ta pers­pec­ti­va, opor­tu­ni­da­des pa­ra prio­ri­zar nues­tras ac­ti­vi­da­des dia­rias y em­pren­der el cam­bio que no­so­tros, y nues­tra re­la­ción de pa­re­ja, me­re­ce­mos”, ex­pli­ca Neus Cór­do­ba, psi­có­lo­ga clí­ni­ca con 20 años de ex­pe­rien­cia y di­rec­to­ra clí­ni­ca del Ins­ti­tu­to Klein. ¿Adiós a la ne­ce­si­dad irre­fre­na­ble de fu­sión fí­si­ca y emo­cio­nal con el otro? ¿Adiós a eso que tan fe­li­ces nos ha­ce y que nos for­ta­le­ce? ¿O so­lo un has­ta pron­to, una pau­sa pa­ra re­en­con­trar la pa­sión per­di­da? To­do de­pen­de, en opi­nión de los es­pe­cia­lis­tas, de lo fuer­te que sea el víncu­lo con nues­tra pa­re­ja, de la do­sis de amor que acom­pa­ñe nues­tra pa­sión, por­que co­mo aña­de la psi­có­lo­ga: “Ne­ce­si­ta­mos de cla­ros­cu­ros, de des­can­sos en el ím­pe­tu amo­ro­so. To­da re­la­ción se ba­sa en un cier­to gra­do de com­pro­mi­so e in­ti­mi­dad y la pa­sión sin com­pro­mi­so pue­de lle­gar a ser, en la in­ti­mi­dad, una lu­ju­rio­sa pau­sa, pe­ro nun­ca lle­ga­rá al gra­do de una re­la­ción ma­du­ra. A la pa­sión bien en­ten­di­da siem­pre le si­guen el afec­to y la ter­nu­ra”.

Des­apa­re­ci­da en com­ba­te en la ofi­ci­na La cri­sis nos ha cor­ta­do las alas y a mi­llo­nes de no­so­tros, los re­cur­sos. El tra­ba­jo ya no es lo que era, ate­na­za­dos por el mie­do a per­der­lo o por mie­do a no en­con­trar­lo si se ha per­di­do. El fu­tu­ro pro­fe­sio­nal se ha en­som­bre­ci­do. A pe­sar de que los ex­per­tos se­ña­lan que las re­ce­sio­nes son un tiem­po de opor­tu­ni­da­des, mi­les, mi­llo­nes de no­so­tros, se­gui­mos vien­do el pa­no­ra­ma ne­gro. Tras sie­te años de in­ter­mi­na­ble cri­sis, so­mos de los que echa­mos más ho­ras al tra­ba­jo en Eu­ro­pa: 300 más al año que los ale­ma­nes y los aus­tría­cos y por en­ci­ma de fran­ce­ses, sue­cos e in­gle­ses, co­mo es­ta­ble­ce la OCDE. Pe­ro ya no le po­ne­mos la pa­sión de an­tes, por­que dis­fru­tar con el tra­ba­jo es algo que no fi­gu­ra en­tre los diez pro­yec­tos que más ilu­sio­nan a los es­pa­ño­les y so­lo mo­ti­va a un 15% de no­so­tros, se­gún el Barómetro de la Ilu­sión que la em­pre­sa Co­fi­dis pre­sen­tó en 2013. “La cri­sis, por su­pues­to, ha afec­ta­do a nues­tras pa­sio­nes pro­fe­sio­na­les, por­que se han cor­ta­do re­cur­sos. Y en es­te sen­ti­do, la au­sen­cia de re­cur­sos pa­ra desa­rro­llar ideas ha afec­ta­do a la pa­sión”, ana­li­za el pro­fe­sor Jor­di Co­llell, que no re­nun­cia a ver la ca­ra de la mo­ne­da: “Por otro la­do, la cri­sis ha per­mi­ti­do, po­nien­do ima­gi­na­ción, que la pa­sión se man­tu­vie­ra vi­va. A las per­so­nas que han sa­bi­do ges­tio­nar su pa­sión y bus­car los ele­men­tos que le per­mi­tan desa­rro­llar­la pa­ra que pue­da lle­gar a flo­re­cer, la cri­sis no les ha afec­ta­do tan­to. A las per­so­nas que eran apa­sio­na­das pe­ro ex­ce­si­va­men­te de­pen­dien­tes de ayu­da ex­ter­na, sí les ha afec­ta­do mu­cho. La cri­sis les ha cor­ta­do las alas”. Si en las re­la­cio­nes amo­ro­sas la pa­sión ne­ce­si­ta acom­pa­ñar­se de una do­sis de amor, de ter­nu­ra y ca­ri­ño, pa­ra ali­men­tar­se y alar­gar­se en el tiem­po, en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal, tal y co­mo es­tán las co­sas, las pa­sio­nes pre­ci­san un cier­to to­que de ra­cio­na­li­dad, en opi­nión de los ex­per­tos, que afec­ta al mo­do de con­su­mar­las. Va­mos, que no es­tá el mun­do co­mo pa­ra de­jar­nos arras­trar por ellas sin te­ner un plan, pe­ro tam­po­co me­jo­ra­rá si re­nun­cia­mos a vi­vir­las y a desa­rro­llar­las. “En una si­tua­ción de cri­sis co­mo es­ta, pri­me­ro he­mos de sa­ber qué nos apa­sio­na, qué nos ha­ce bue­nos y nos in­tere­sa y ma­ni­fes­tar­lo de una ma­ne­ra más con­tun­den­te. Des­pués, pa­ra desa­rro­llar esa pa­sión tie­ne que ha­ber un plan es­truc­tu­ra­do, que no quie­re de­cir en­cor­se­ta­do. Si me sa­le de den­tro ha­cer algo, pues pon­gá­mos­le nom­bre y ape­lli­dos y or­ga­ni­cé­mos­lo de ma­ne­ra que po­da­mos pre­ver los pa­sos que va­mos a dar. Y, por úl­ti­mo, hay que pe­dir ayu­da, ha­cer co­rrer la voz, por­que exis­ten per­so­nas que es­pe­ran ideas po­ten­tes e in­tere­san­tes”, acon­se­ja Jor­di Co­llell. Y aña­de: “No nos po­de­mos guar­dar las pa­sio­nes pa­ra no­so­tros, las pa­sio­nes se tie­nen que com­par­tir. Fren­te a una si­tua­ción de cri­sis, si so­mos ca­pa­ces de man­te­ner vi­va esa lla­ma las co­sas fun­cio­na­rán”.

LA CRI­SIS SE HA LLE­VA­DO POR DE­LAN­TE LA PA­SIÓN EN EL ÁM­BI­TO LA­BO­RAL APAR­TE DEL CON­TEX­TO, EL SER HU­MANO ES APA­SIO­NA­DO POR NA­TU­RA­LE­ZA

¿Alia­da o enemi­ga? So­mos apa­sio­na­dos por na­tu­ra­le­za. Los más atre­vi­dos ha­blan de que lle­va­mos el fre­ne­sí en los ge­nes. Pe­ro no to­dos so­mos ca­pa­ces de ver las bon­da­des de vi­vir una pa­sión. En la his­to­ria los ha ha­bi­do par­ti­da­rios de ex­tir­par­la del al­ma por­que en­tur­bia­ban la in­te­li­gen­cia (los es­toi­cos). Otros han pre­fe­ri­do con­ser­var­la, pe­ro con­tro­la­da (Aris­tó­te­les o Des­car­tes). Y al­gu­nos han apos­ta­do por ella “por­que un hom­bre sin pa­sio­nes es­tá tan cer­ca de la es­tu­pi­dez que so­lo le fal­ta abrir la bo­ca pa­ra caer en ella”, de­cía Sé­ne­ca. En la segunda dé­ca­da del si­glo XXI, que se ini­ció de­vas­ta­da por el tsu­na­mi eco­nó­mi­co, la pa­sión tam­bién es ala­ba­da y de­nos­ta­da a par­tes iguales. La cri­sis ha pues­to en­ci­ma de la mesa, pa­ra una bue­na par­te de los es­pe­cia­lis­tas, su gran ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar en­tu­sias­mo y fe­li­ci­dad. Y da igual que se tra­duz­ca en la eu­fo­ria que pue­de desatar la se­lec­ción, o en las en­dor­fi­nas (hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad) que re­co­rren nues­tro cuer­po cuan­do nos en­tre­ga­mos a la pa­sión amo­ro­sa, o en el en­tu­sias­mo de los em­pren­de­do­res. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, la pa­sión se reivin­di­ca, con más mo­ti­vo du­ran­te y des­pués del ca­ta­clis­mo eco­nó­mi­co, co­mo un ar­ma po­de­ro­sa, co­mo un mo­tor de cam­bio ca­paz de im­pul­sar­nos ha­cia ade­lan­te, pros­pe­rar, vi­vir me­jor y ha­cer­nos más fuer­tes. Y cuan­do de­cae “po­de­mos ac­tuar pa­ra man­te­ner un ni­vel de in­te­rés, de ilu­sión, de mo­vi­mien­to, ha­cia aque­llo que nos ha apa­sio­na­do pa­ra que nos si­ga apa­sio­nan­do. La pa­sión pue­de de­cre­cer, pe­ro tam­bién se pue­de ali­men­tar pa­ra man­te­ner­la”, ex­pli­ca Jor­di Co­llell. Por otra par­te, no fal­tan vo­ces que avi­san so­bre el pe­li­gro de ser de­ma­sia­do apa­sio­na­do. Des­de los que aler­tan de que la pa­sión es un tras­torno ob­se­si­vo com­pul­si­vo, has­ta los que ha­blan de que nos des­equi­li­bra y nos ha­ce per­der par­te de nues­tra li­ber­tad, o los que con­si­de­ran que es una con­duc­ta in­ma­du­ra, pro­pia de la ju­ven­tud. Dos teo­rías so­bre la pa­sión que han ca­mi­na­do pa­ra­le­las a lo lar­go de la his­to­ria y que han lle­ga­do has­ta las puer­tas de un si­glo XXI en­som­bre­ci­do por la cri­sis. ¿Se­rá es­ta ca­paz de ex­tir­par­nos el de­seo, la exal­ta­ción de los sen­ti­dos, la in­ten­sa emo­ción que nos em­pu­ja a ac­tuar? ¿O la pa­sión se aca­ba­rá con­vir­tien­do en el an­tí­do­to con­tra el ve­neno de la re­ce­sión? La his­to­ria nos da una pis­ta, por­que “es­tá lle­na de hom­bres y mu­je­res apa­sio­na­dos que han mar­ca­do la di­fe­ren­cia con res­pec­to a los de­más. Pen­se­mos en las per­so­nas que han de­ja­do un le­ga­do de gran­des idea­les. ¿Qué ha­bría si­do de la hu­ma­ni­dad si es­tas per­so­nas no hu­bie­ran man­te­ni­do vi­va la lla­ma de su pa­sión?”, reflexiona Co­llell.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.