PA­SIO­NES QUE MA­TAN

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

“To­das las pa­sio­nes son bue­nas mien­tras uno es due­ño de ellas. Y to­das son ma­las cuan­do nos es­cla­vi­zan”, es­cri­bía Rousseau ha­ce ca­si tres siglos. No le fal­ta­ba ra­zón, por­que la pa­sión lle­va­da al ex­tre­mo pue­de con­su­mir­te, ago­tar tu tiem­po, tu ener­gía. La pa­sión de Ma­rie Cu­rie por su tra­ba­jo la des­tru­yó (amén de los efec­tos le­ta­les del ra­dio ma­ni­pu­la­do sin la pro­tec­ción ne­ce­sa­ria), por­que ape­nas co­mía ni dor­mía. Su pa­sión por la in­ves­ti­ga­ción se trans­for­mó en un fre­ne­sí in­sano. Los ex­per­tos re­co­mien­dan que desa­rro­lle­mos nues­tras pa­sio­nes de una for­ma có­mo­da, no no­ci­va, “por­que algo que te sa­le tan de den­tro pue­de con­su­mir tan­tas ener­gías que sea im­po­si­ble de­jar lu­gar a otras co­sas. Cuan­do una pa­sión afec­ta al prin­ci­pio bá­si­co de su­per­vi­ven­cia, no es desea­ble”, afir­ma Jor­di Co­llell, pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Co­mu­ni­ca­ción Blan­quer­na de la Uni­ver­si­tat Ra­mon Lull. La psi­có­lo­ga Neus Cór­do­ba, di­rec­to­ra clí­ni­ca del Ins­ti­tu­to Klein, lle­va la pa­sión a la re­la­ción de pa­re­ja, es­ta­ble­cien­do la mis­ma con­clu­sión: “A ve­ces es ne­ce­sa­ria esa in­ten­si­dad pa­ra co­men­zar o afian­zar una re­la­ción, pe­ro tam­bién es cier­to que la fo­ca­li­za­ción ex­tre­ma en la pa­re­ja en de­tri­men­to de otras re­la­cio­nes pue­de lle­var­nos a da­ñar nues­tra idí­li­ca re­la­ción amo­ro­sa. Vi­vir en un es­ta­do cons­tan­te de eu­fo­ria no es ha­bi­tual ni sano”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.