AR­TE­SA­NÍA DOS PUN­TO CE­RO

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Gi­na To­sas

Par­te del éxi­to de Pa­li­la se ex­pli­ca por los con­tras­tes. Es­ta em­pre­sa, que fa­bri­ca fun­das de ma­de­ra y de piel pa­ra iPho­nes y iPads, ha pues­to la ar­te­sa­nía al ser­vi­cio de la tec­no­lo­gía. Sus pro­duc­tos, a di­fe­ren­cia de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les a los que com­ple­men­tan, es­tán ela­bo­ra­dos a mano. “La idea era do­tar de un as­pec­to úni­co algo que en reali­dad es un tro­zo de alu­mi­nio y cris­tal y que to­do el mun­do tie­ne igual”, re­cuer­da los ini­cios el in­ge­nie­ro in­dus­trial Ta­cho Do­me­nech. Él y su so­cio, Marc An­to­ni Ma­cià, em­pe­za­ron en 2012 ela­bo­ran­do una car­ca­sa de ma­de­ra pa­ra el smartphone de Apple ins­pi­ra­dos en una pa­re­ci­da que lle­va­ba el pre­si­den­te Oba­ma pa­ra su iPad. “Tal co­mo sa­lía el pro­duc­to, ya lo ha­bía­mos co­lo­ca­do –co­men­tan–; es­tá­ba­mos fli­pan­do, no pen­sá­ba­mos que po­día ser tan fá­cil”. Y efec­ti­va­men­te, no lo fue. Al ca­bo de un tiem­po des­cu­brie­ron que su invento se rom­pía cuan­do los apa­ra­tos caían al sue­lo. Sin em­bar­go, si­guie­ron in­sis­tien­do e in­ves­ti­gan­do du­ran­te me­ses. Ma­cià, a quien ade­más de li­cen­ciar­se en Eco­no­mía y ADE, le en­can­ta el di­se­ño y la mo­da, apor­ta­ba ideas en es­te sen­ti­do y Do­me­nech –“un ma­ni­tas”, di­ce su com­pa­ñe­ro– bus­ca­ba nue­vos ma­te­ria­les y fa­bri­ca­ba los prototipos en el ta­ller que tie­ne en el ga­ra­je de ca­sa de sus pa­dres has­ta dar con la so­lu­ción idó­nea. Aho­ra, con una ga­ma de pro­duc­tos am­plia­da a com­ple­men­tos de mo­da, cuen­tan con be­ne­fi­cios, ven­den en tien­das de aquí y del ex­tran­je­ro y han ce­di­do par­te de la pro­duc­ción a ar­te­sa­nos bar­ce­lo­ne­ses pa­ra cen­trar­se tan­to en la ges­tión del ne­go­cio co­mo en la for­ma­ción. Do­me­nech, que ha he­re­da­do la afi­ción de su pa­dre por las mo­tos, es­tá es­tu­dian­do un más­ter en In­ge­nie­ría de Com­pe­ti­ción y Ma­cià ayu­da en una em­pre­sa fa­mi­liar. Los dos ami­gos de la es­cue­la tie­nen per­fi­les dis­tin­tos, pe­ro com­par­ten un mis­mo es­ti­lo de vi­da: “Nos gus­ta via­jar –am­bos han he­cho in­ter­cam­bios de es­tu­dios en el ex­tran­je­ro–, co­no­cer otras cul­tu­ras y ser abier­to de mi­ras, algo im­por­tan­te si quie­res in­no­var”, ex­pli­can. Tam­bién di­cen va­lo­rar las pe­que­ñas co­sas, des­de to­mar­se un gin-to­nic en una te­rra­za de la Bar­ce­lo­ne­ta a des­cu­brir res­tau­ran­tes que des­pués re­co­mien­dan en su blog. No obs­tan­te, acla­ran, “es­to no es in­com­pa­ti­ble con la se­rie­dad a la ho­ra de tra­ba­jar: siem­pre he­mos si­do de es­tu­diar mu­cho y de cal­cu­lar bien las co­sas; so­mos gen­te bas­tan­te cua­dri­cu­la­da”.

Marc An­to­ni Ma­cià 25 años

Ta­cho Do­me­nech 26 años Fun­da­do­res de Pa­li­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.