DE­POR­TE SIN CAR­GAS

¿Se ima­gi­na via­jar a don­de sea y se­guir prac­ti­can­do su de­por­te fa­vo­ri­to sin car­gar con el ma­te­rial? ¿O se­guir bien acon­se­ja­do por su en­tre­na­dor allá don­de va­ya? Ca­da vez hay más op­cio­nes pa­ra en­tre­nar­se sin im­por­tar dón­de

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Ha­cer va­ca­cio­nes no tie­ne por qué sig­ni­fi­car de­jar la ru­ti­na de­por­ti­va. Más bien al con­tra­rio. Son ca­da vez más quie­nes adap­tan ese tiem­po de des­can­so pa­ra po­ner­se en for­ma pe­ro so­bre to­do pa­ra in­sis­tir en aque­llos de­por­tes más de tem­po­ra­da que casan me­jor con el sol, con los via­jes o con una ma­yor dis­po­si­ción de tiem­po li­bre. El gran pro­ble­ma, sin em­bar­go, es el ma­te­rial. Es de­cir, có­mo po­der prac­ti­car de­por­tes co­mo el wind­surf, la es­ca­la­da, el kitesurf o el sub­ma­ri­nis­mo allá don­de nos des­pla­ce­mos sin te­ner que car­gar con to­do las tablas, los tra­jes, los ar­ne­ses o lo que ha­ga fal­ta en ca­da mo­men­to. O, en el ca­so de quie­nes op­tan por de­por­tes me­nos apa­ra­to­sos en cuan­to a ma­te­rial co­mo es el ca­so del run­ning, dón­de en­con­trar gen­te pa­ra com­par­tir las ho­ras de en­tre­na­mien­to, qué ru­tas se­guir… Pa­ra quie­nes se en­cuen­tran con es­tas si­tua­cio­nes, o in­clu­so pa­ra aque­llos que lo que real­men­te ne­ce­si­tan es un en­tre­na­dor per­so­nal pa­ra que les pla­ni­fi­que to­do, des­de el mé­to­do de en­tre­na­mien­to has­ta las ru­tas, pa­san­do por el ma­te­rial, hay ca­da vez más op­cio­nes. Una de las más re­cien­tes y más com­ple­ta es Ho­meS­pots. Im­pul­sa­da por un equi­po de jó­ve­nes apa­sio­na­dos del de­por­te, es una ini­cia­ti­va em­pre­sa­rial que se de­fi­ne co­mo “la ta­ri­fa pla­na del de­por­te”. ¿Su pun­to de par­ti­da? Marc Cli­ment, uno de los fun­da­do­res ex­pli­ca que sur­gió por ne­ce­si­dad per­so­nal. “Tras­la­dar mi ta­bla y ve­las de wind­surf me ha­bía cos­ta­do un di­ne­ral y una vez en Ta­ri­fa… me rom­pí la pier­na y vol­ví arras­tran­do el ma­te­rial, sin ha­ber to­ca­do el agua”. Es­ta fue la ex­pe­rien­cia per­so­nal que le lle­vó a ima­gi­nar­se una for­ma de via­jar sin te­ner que lle­var el equi­po en­ci­ma. Así na­ció Ho­meS­pots. La idea ha to­ma­do for­ma y se tra­ta de un club don-

de, me­dian­te el pa­go de una cuo­ta men­sual, los so­cios tie­nen a su dis­po­si­ción más de 20 dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas en cual­quie­ra de los cen­tros aso­cia­dos, sin cos­tes adi­cio­na­les, sin lí­mi­te de uso. Ac­tual­men­te la em­pre­sa lle­va ya un año fun­cio­nan­do y cuen­ta con mas de 200 abo­na­dos y 60 cen­tros aso­cia­dos al pro­yec­to en to­da Es­pa­ña. Se les fa­ci­li­ta la prác­ti­ca de más de 20 dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas, co­mo wind­surf, kitesurf, snow­board, es­quí, BTT, sub­ma­ri­nis­mo o es­ca­la­da po­nien­do a su dis­po­si­ción el uso ili­mi­ta­do del ma­te­rial que re­quie­ran en ca­da mo­men­to. Y tam­bién des­cuen­tos en for­faits, cur­sos y ac­ti­vi­da­des di­ri­gi­das en su am­plia red de cen­tros. “Es­to per­mi­te al afi­cio­na­do al de­por­te, ol­vi­dar­se de com­prar, aca­rrear, man­te­ner, al­ma­ce­nar y re­no­var pe­rió­di­ca­men­te equi­pos de­por­ti­vos de cos­te ele­va­do: tablas de snow­board, equi­pos de bu­ceo, tablas de surf, equi­pos de wind­surf y kitesurf, ca­ta­ma­ra­nes, ka­yaks, BTT, equi­pos de es­quí al­pino y nór­di­co y un lar­go et­cé­te­ra”, ad­vier­te Cli­ment, que ad­vier­te que los clubs que per­te­ne­cen a la red Ho­meS­pots tam­bién ad­quie­ren “un va­lor di­fe­ren­cia­dor con el

EN­CON­TRAR EL MA­TE­RIAL A PUN­TO EN EL LU­GAR DESEADO YA ES PO­SI­BLE

que ga­nar vi­si­bi­li­dad, clien­tes y repu­tación a la vez que su­po­ne una fuen­te de in­gre­sos to­tal­men­te in­no­va­do­ra y com­ple­men­ta­ria a su mo­de­lo de ne­go­cio tra­di­cio­nal”. Pa­ra Marc Cli­ment, CEO e im­pul­sor del pro­yec­to, el fu­tu­ro de Ho­meS­pots pa­sa por la in­ter­na­cio­na­li­za­ción: “Te­ne­mos va­rios con­tra­tos de re­pre­sen­ta­ción fir­ma­dos con agen­tes en va­rios paí­ses de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, lo que nos per­mi­ti­rá una rá­pi­da ex­pan­sión de la red de cen­tros y por tan­to del vo­lu­men de abo­na­dos. En tan so­lo cua­tro me­ses más de 600 per­so­nas de to­da Eu­ro­pa se han in­tere­sa­do por el pro­yec­to”. Más en­fo­ca­do al tu­ris­ta, pe­ro par­tien­do de la mis­ma ne­ce­si­dad de me­jo­rar las po­si­bi­li­da­des de ha­cer de­por­te sin te­ner que trans­por­tar el ma­te­rial, es el ob­je­ti­vo de Li­mitless Bar­ce­lo­na. Su res­pon­sa­ble, Án­gel Pa­vón, ex­pli­ca que “ofre­ce­mos pro­gra­mas de­por­ti­vos en la ciu­dad de Bar­ce­lo­na más en­fo­ca­dos a aque­llas per­so­nas que vie­nen de fue­ra y des­de la vi­sión de que nues­tro clien­te de­be dis­fru­tar de to­do el en­torno que ofre­ce la ciu­dad a ni­vel de ocio y cul­tu­ra”. La ofer­ta in­clu­ye to­do lo que el tu­ris­ta ne­ce­si­ta pa­ra ha­cer su ac­ti­vi­dad con la ma­yor fa­ci­li­dad po­si­ble, es de­cir, “trans­fers, ma­te­rial (tan­to si no lo trae él co­mo si quie­re que le ha­gan el tras­la­do de su bi­ci­cle- ta, tablas o lo que sea de su re­si­den­cia a Bar­ce­lo­na)”. Y tam­bién se ocu­pan de en­con­trar a es­te de­por­tis­ta ur­bano el ho­tel, el pro­gra­ma de en­tre­na­mien­tos cien por cien tu­te­la­do y el se­gu­ro ne­ce­sa­rio”. To­das es­tas fa­ci­li­da­des y em­pre­sas que las pro­por­cio­nan sur­gen so­bre to­do por el boom de de­por­tes co­mo el triatlón, ca­da vez más ma­yo­ri­ta­rios pe­ro a la vez ca­ros tan­to por lo que re­pre­sen­ta el ma­te­rial co­mo por los via­jes que im­pli­can a aque­llos que si­guen los cir­cui­tos. Pa­vón ex­pli­ca que con es­te pú­bli­co cre­cien­te, ca­da vez son más los que vie­nen a una ciu­dad tan de­por­ti­va co­mo es Bar­ce­lo­na pa­ra en­tre­nar­se. Y a ellos les ofre­cen “pro­gra­mas a me­di­da o ac­ti­vi­da­des de un so­lo día, co­mo por ejem­plo ir a ro­dar en bi­ci­cle­ta al Cir­cuit de Bar­ce­lo­na-Ca­ta­lun­ya, ha­cer una tra­ve­sía por el mar sa­lien­do des­de la Bar­ce­lo­ne­ta con to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad, ha­cer un trail run­ning por Coll­se­ro­la...”. Pe­ro, ¿y qué hay de via­jar con el en­tre­na­dor per­so­nal? Pa­re­ce algo pro­pio só­lo de las es­tre­llas pe­ro ca­da vez hay más po­si­bi­li­da­des de que ca­da uno ten­ga su pro­pio pre­pa­ra­dor allá don­de va­ya, aun­que sea vir­tual­men­te. Es­ta es la pro­pues­ta de Trai­ni­do. “Tú eli­ges dón­de en­tre­nar, ya sea en Ali­can­te, León, Bar-

ce­lo­na, San­tan­der, Ma­drid, Cá­diz… y só­lo tie­nes que se­guir los con­se­jos y en­tre­na­mien­tos que pla­ni­fi­ca tu pro­pio en­tre­na­dor per­so­nal”, ex­pli­ca en Trai­ni­do. Se tra­ta de un pro­yec­to sur­gi­do ha­ce un par de años pa­ra acer­car a to­do el mun­do el ejer­ci­cio fí­si­co per­so­na­li­za­do y su­per­vi­sa­do por pro­fe­sio­na­les. Con un pre­cio muy ase­qui­ble (24,95 eu­ros al mes), una co­mu­ni­ca­ción on li­ne, de men­sa­je­ría in­ter­na, en la que no de­pen­da de ho­ra­rios y que se pue­de con­sul­tar cuan­do se quie­ra to­dos los usua­rios de es­te ser­vi­cio. Ya son más de 500 per­so­nas de lu­ga­res muy di­ver­sos los que si­guen es­te ser­vi­cio in­clu­so de otros paí­ses. “Brian, de Ho­lan­da, tie­ne su en­tre­na­dor en Trai­ni­do, igual que Martha, que vi­ve en San Fran­cis­co”, ex­pli­ca Je­sús Car­ba­llo, bi­cam­peón del mun­do de gim­na­sia, y crea­dor de es­te ser­vi­cio. Tam­bién di­gi­tal­men­te via­ja allá don­de va­ya el de­por­tis­ta Dir Vir­tual. “Ha­cer una cla­se de yo­ga, Spi­nDiR u otra ac­ti­vi­dad di­ri­gi­da al­re­de­dor del mun­do, es po­si­ble gra­cias a DiR Vir­tual, el gim­na­sio on li­ne que ayu­da a es­tar en for­ma y ac­ti­vo, des­de cual­quier lu­gar y a cual­quier ho­ra, con un am­plio aba­ni­co de ac­ti­vi­da­des di­ri­gi­das por téc­ni­cos de DiR y con di­fe­ren­tes ob­je­ti­vos y ni­ve­les pa­ra es­co­ger”, ex­pli­can des­de la ca­de­na de gim­na­sios. En el úl­ti­mo año, es­te ser­vi­cio ha te­ni­do más de 16.000 pá­gi­nas vis­tas sien­do, sin du­da, las cla­ses que me­jor se adap­tan “aque­llas que me­nos in­di­ca­cio­nes y co­rrec­cio­nes de­ben ha­cer­se co­mo las de Spi­nDiR, ya que la ac­ti­vi­dad sin des­pla­za­mien­tos y en­fo­ca­da en la pan­ta­lla to­do el ra­to lo fa­ci­li­ta”. Eso sí, si es­ta es la mo­da­li­dad que se es­co­ge pa­ra ha­cer en va­ca­cio­nes, la idea es en­con­trar un cen­tro don­de ha­ya una bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca adap­ta­da o... te­ner­la en ca­sa. Las se­gun­das que más fun­cio­nan en for­ma­to de cla­ses vir­tua­les son las de pi­la­tes y to­dos los ti­pos de yo­ga, que se pue­den adap­tar fá­cil­men­te a cual­quier es­pa­cio o si­tua­ción. Y las ter­ce­ras son las cla­ses pre­co­reo­gra­fia­das de bai­le (D•mo­ve! y Zum­ba), igual­men­te fá­ci­les de rea­li­zar allí don­de es­té el usua­rio. Só­lo le ha­ce fal­ta co­ne­xión a in­ter­net y po­ner­se a ello. En cam­bio, las cla­ses vir­tua­les que peor se adap­tan al usua­rio (al es­pa­cio no, pues­to que pue­den ha­cer­se en cual­quier lu­gar) son “las que tie­nen mo­men­tos des­pla­za­mien­tos y cam­bios de plano co­mo el ae­ró­bic o el step, pues­to que el usua­rio con los mo­vi­mien­tos pier­de de vis­ta la se­sión vir­tual y le es más di­fí­cil se­guir­la a me­nos, cla­ro, que se co­noz­ca la co­reo­gra­fía”, ex­pli­ca Ro­bert Herráez, de DiR, que aña­de que “co­mo téc­ni­co, no pue­des ver a los clien­tes có­mo eje­cu­tan y có­mo se adap­tan a la ac­ti­vi­dad que han es­co­gi­do”. Te­nien­do en cuen­ta to­dos es­tos ra­zo­na­mien­tos, ¿qué de­ben te­ner en cuen­ta los alum­nos al en­fren­tar­se a una cla­se vir­tual sea de pi­la­tes, de fit­ness, de ae­ró­bic...? “Pri­me­ro de to­do de­ben te­ner en cuen­ta su ni­vel, qué se­sión se adap­ta a sus ca­pa­ci­da­des ya que no ten­drán nin­gún téc­ni­co que los su­per­vi­se y son ellos mis­mos quie­nes de­ben co­no­cer y po­ner­se sus pro­pias li­mi­ta­cio­nes”, in­di­ca es­te es­pe­cia­lis­ta. Por lo tan­to, en su opi­nión, “de­ben pres­tar aten­ción a las in­di­ca­cio­nes que da el pro­fe­sor vir­tual ya que al no ha­ber téc­ni­co pre­sen­cial no se pue­den ha­cer co­rrec­cio­nes. Es muy re­co­men­da­ble que los asis­ten­tes co­noz­can bien la ac­ti­vi­dad que rea­li­za­rán y que la ha­yan rea­li­za­do pri­me­ro con téc­ni­cos reales”, di­ce Herráez. “La prin­ci­pal ven­ta­ja es que sea la ho­ra que sea el ser­vi­cio de cla­ses vir­tua­les siem­pre es­tá dis­po­ni­ble y las des­ven­ta­jas son que al ser una gra­ba­ción no hay feed­back di­rec­to en­tre el alumno y el téc­ni­co. En­ton­ces no se co­rri­ge a los asis­ten­tes, no se adap­ta el ni­vel a los alum­nos y no se mo­ti­va en los mo­men­tos cla­ve. Só­lo de­pen­de de la mo­ti­va­ción per­so­nal en ese mo­men­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.